Firmas

En Semana Santa, Panteón de España

Eduardo Ranz
En Semana Santa, Panteón de España
En la foto el autor de la columna, Eduardo Ranz, director de ERA Abogados.
17/4/2022 06:48
|
Actualizado: 16/4/2022 21:18
|

El 6 de noviembre de 1837 las Cortes Generales votaron el proyecto para convertir la iglesia de San Francisco el Grande en Panteón Nacional de Políticos Ilustres, que acogería los restos mortales de los personajes considerados de especial relevancia en la historia de España.

Por desgracia, en aquel entonces se dieron por perdidos los restos de grandes escritores, como Miguel de Cervantes, cuyos restos no fueron recuperados hasta el año 2015.

Finalmente, el 20 de junio de 1869, se inauguró el panteón, desfilando unidades del ejército y de la Guardia Civil, políticos e intelectuales.

Adentrándonos en el monumento, encontramos entre otros, la sepultura de Cánovas del Castillo, asesinado en 1897, político conservador que protagonizó junto con Sagasta “el turnismo”.

En su interior, un mausoleo conjunto, en el que se observa la estatua de la libertad española, obra del escultor Ponciano Ponzano, que recuerda a la estatua a la Libertad americana en Nueva York, sin embargo, la nuestra es anterior.

En el monumento se encuentran grades defensores de la democracia, un homenaje a grandes héroes de las Cortes de Cádiz, como es el caso de Agustín Argüelles, a quien le debemos “españoles ya tenéis patria”, al sacerdote Muñoz Torero quien abolió el Tribunal de la inquisición, o a Mendizábal el protagonista de la desamortización, quien expropió los bienes de la Iglesia y que finalmente salieron a pública subasta a favor del estado.

Años después, fueron recibiendo sepultura en el monumento, los restos de políticos como Martínez de la Rosa, Calatrava, Olózaga, Eduardo Dato o José Canalejas.

El panteón se encuentra junto a la madrileña Basílica de Atocha, ambos desde 1992, declarados Bien de Interés Cultural, con categoría de monumento.

La reforma de Ley de Memoria Histórica, trae consigo la modificación del nombre del Panteón de Hombres Ilustres, a “Panteón de España”, conforme al lenguaje inclusivo.

Desde la Asociación Cultural Hacenderos, del distrito Retiro en Madrid, reivindican la memoria y el valor del panteón, y la necesidad de reflotarlo como monumento a escala internacional.

Tenemos en Madrid el Panteón de Hombres Ilustres al modo de otros países europeos constitucionalistas.

Además de ser un museo que guarda y exhibe los monumentos funerarios de los políticos más relevantes de finales del siglo XIX y principios del XX, y de contener obras de arte de gran valor, es un lugar de consenso democrático que explica bien el siglo político del XIX.

El siglo XIX partió de enfrentamientos, desencuentros, confrontaciones, pero también una ilusión, lograr un consenso que hiciera de la política española un lugar en el que poder vivir, como símbolo identitario español.

Un siglo que arrancaba con guerra, hambre, invasión, Cortes de Cádiz, de “cuando toda España era Cádiz”, y terminó con restauración, con parlamento, con democracia y con la constitución de 1876, la más longeva de la historia de España, hasta este momento.

El siglo XIX nos enseña que, en política, nada es nuevo.  

En esta noticia se habla de:

Otras Columnas por Eduardo Ranz:
Últimas Firmas