Firmas

Para entender la sentencia de los ERE de Andalucía: Hay corrupción aunque no se robe dinero

Judge the Zipper
Para entender la sentencia de los ERE de Andalucía: Hay corrupción aunque no se robe dinero
El autor de esta columna es magistrado, uno de los jueces divulgadores más populares en la red. Judge the Zipper convierte las cuestiones más enrevesadas en explicaciones comprensibles para todos. Esta vez le ha tocado a la sentencia de los ERE, que ha condenado a los expresidentes de Andalucía, José Antonio Griñán y Manuel Chaves.
28/7/2022 06:48
|
Actualizado: 27/7/2022 22:32
|

Judge the Zipper, uno de los jueces tuiteros más populares en la red –tiene 84.400 seguidores–, explica en su último hilo por qué hay también corrupción si la persona responsable en cuestión no se queda con el dinero.

Y lo hace con la percha de la sentencia de los ERE de Andalucía. Autorizado, una vez más por el autor, Confilegal publica esta esclarecedora columna que tuvo forma de hilo en Twitter:

Con relación al caso #EREAndalucia, leo asombrado a no poca gente que dice que no hay corrupción si la autoridad o funcionario no se queda el dinero público, esto es, si no lo ingresa para sí.

Voy a ver si aclaro algunos conceptos a la pata la llana.

Hilo veraniego va.

Técnicamente, no existen los «delitos de corrupción», pero todos entendemos que, bajo esta denominación de andar por casa, nos referimos a un conjunto de delitos que los funcionarios públicos o las autoridades pueden cometer en el ejercicio de sus funciones.

PREVARICACIÓN

Cuando el funcionario o autoridad toma una decisión injusta (contraria a la Ley) y lo hace a sabiendas, intencionadamente.

Aunque puede darse, este delito no exige el enriquecimiento de nadie (ni del autor ni de un amigo o familiar), pero sigue siendo delito.

Por ejemplo: el alcalde que obliga a saltarse la ley de contratos para no adjudicar ningún contrato municipal a su enemigo.

¿Es corrupción saltarse la Ley para fastidiar a otro, aun sin enriquecerse uno?

Pues sí, lo mismo que si es para beneficiar a un amigo, o a él mismo.

TRÁFICO DE INFLUENCIAS

Cuando la autoridad o funcionario público (pero también un particular) influye en otro funcionario o autoridad para conseguir una decisión que le beneficia económicamente a él o a un tercero.

Aquí sí hay enriquecimiento, vale, pero no tiene que ser el propio, puede ser el de otro y sigue siendo delito, corrupción.

Decir que esa «influencia» se consigue abusando de una relación personal con el funcionario: amistad, afectividad, parentesco, compañerismo, jerarquía…

COHECHO

Es pedir, ofrecer o aceptar regalos, favores o retribuciones a un funcionario para que infrinja la ley en beneficio de un particular o, sin infringirla, cobre por hacer lo que debería hacer gratis.

Aquí siempre hay beneficio económico del funcionario o autoridad.

MALVERSACIÓN

Cuando la autoridad o funcionario se apropia del dinero público o bien lo desvía de su fin legítimo.

Y es que tenéis que saber que cada euro del dinero público tiene un destino concreto, y si intencionadamente se gasta en otra cosa (propia o no), es corrupción.

Así, el tribunal no ha probado que Chaves o Griñán se quedaran con un euro, pero sí que, a sabiendas, tomaron la injusta decisión (prevaricación de ambos) de desviar el dinero público del sitio a donde tenía que ir para dárselo a afines al partido (malversación de Griñán).

Hay más «delitos de corrupción», yo me he limitado a esbozar los más típicos. Pero confío que, tras leer esto, quede claro que no toda corrupción supone robar dinero.

Quien diga que sí, miente interesadamente.

Y si de verdad se lo cree, espero que no ocupe cargo alguno.

Otras Columnas por Judge the Zipper:
Últimas Firmas