Firmas

Opinión | Del apretón de manos al laberinto legal: Cómo la confianza se transformó en hoja de encargo

Opinión | Del apretón de manos al laberinto legal: Cómo la confianza se transformó en hoja de encargo
Jesús Garzón, socio de la firma Garzón Abogados, reflexiona sobre el pasado, cuando un simple apretón de manos cerraba un acuerdo, y la actualidad, donde se discute todo, aunque esté firmado. Foto. Confilegal.
15/4/2024 06:31
|
Actualizado: 14/4/2024 21:16
|

La época dorada del apretón de manos era una era donde los tratos se sellaban con un gesto tan simple como icónico: ¡el apretón de manos!

Sí, estamos hablando de esos días en que las palabras «trato hecho» no necesitaban más que un buen apretón para ser selladas.

Porque ese apretón de manos, además, tenía encanto.

¿Recuerdas esos tiempos cuando el sudor en la palma de la mano no era motivo de asco, sino un signo de sinceridad?

El apretón de manos era el equivalente a la firma de un contrato.

Pero, ¿cómo se hacía?

Primero, dos individuos se encontraban, cada uno con sus propias intenciones y propósitos. Se miraban a los ojos, evaluando, midiendo… y luego, un destello de entendimiento: el trato estaba en el aire.

Luego, con una sonrisa cómplice, ambos extendían sus manos, como dos gladiadores preparándose para un combate, solo que en este caso, ¡era un combate de cortesía y buenos negocios

Finalmente, aquí es donde la magia ocurría.

No había necesidad de firmas, sellos ni documentos legales. Solo dos manos unidas en un pacto invisible pero sólido. Apretón firme, mirada decidida, ¡y voilà! El acuerdo estaba sellado.

Pero no todo quedaba ahí.

Tras el apretón, venía el intercambio de palabras amables, el elogio mutuo sobre la habilidad de negociación y, por supuesto, la inevitable charla sobre el tiempo.

¡Ah, esos eran los días!

Ahora, imagínate hacer eso hoy, en tu negocio, en tu despacho.

Que cada vez que das un presupuesto, sólo tendrías que decírselo al cliente y después hacer ese apretón de manos, y ya está hecho.

Sin posteriores discusiones de si tu me has dicho o de si ese no era el precio.

La honorabilidad estaba por encima, hoy yo no presentaría una demanda sin una hoja de encargo firmada con anterioridad.

Llámame raro, pero son mis costumbres y debes respetarlas.

Porque en el día a día se ha vuelto habitual volver a regatear bastante el precio una vez que has acabado tu trabajo.

Le añades que, además para intentar negociar, los clientes, mayoritariamente lo fundamentan en que tu trabajo no ha sido el correcto…., ¡hasta cuando has ganado!

Hay denuncias por deslealtad profesional, quejas al Colegio de Abogados, y no sé qué cuantas cosas mas habrás vivido tú.

Todo lo que fue vino y rosas, se convierte en veneno.

Claro que en todos los casos no hay que firmar esa hoja de encargo, claro que no. Sólo en los casos en que no has cobrado tu minuta antes de empezar.

Aunque también en esos casos te protestarán después, ya lo veras.

Pero es que ahora son otros tiempos.

La palabra ya no vale tanto como antes. Ya no tiene ese valor. Ya da igual lo que digan u opinen de ti si te ahorras unos eurillos.

Si se pierde el valor de la honorabilidad de la palabra.

Si se pierde el valor de la honorabilidad de la abogacía.

Se perderá el valor de la Justicia.

www.garzonabogados.com

Otras Columnas por Jesús Garzón Flores:
Últimas Firmas
  • Opinión | La modificación del objeto social para incorporar nuevas tecnologías: una cuestión a debate
    Opinión | La modificación del objeto social para incorporar nuevas tecnologías: una cuestión a debate
  • Opinión | Puigdemont ni puede ser investido presidente de la Generalitat de Cataluña ni presionar más a Sánchez
    Opinión | Puigdemont ni puede ser investido presidente de la Generalitat de Cataluña ni presionar más a Sánchez
  • Opinión | Que no nos engañen con el CGPJ
    Opinión | Que no nos engañen con el CGPJ
  • Opinión | CDL: A vueltas con la ‘Anti-Suit Injunction’: UniCredit contra RusChemAlliance ante la Jurisdicción de Inglaterra y Gales (II)
    Opinión | CDL: A vueltas con la ‘Anti-Suit Injunction’: UniCredit contra RusChemAlliance ante la Jurisdicción de Inglaterra y Gales (II)
  • Opinión | Prisión o Camino de Santiago: la actual peregrinación restaurativa de la mano del jurista Ricardo Pardo Gato
    Opinión | Prisión o Camino de Santiago: la actual peregrinación restaurativa de la mano del jurista Ricardo Pardo Gato