Firmas

Opinión | Externalización de servicios en las empresas

Opinión | Externalización de servicios en las empresas
Vicente Magro es magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo: Foto: Confilegal.
28/4/2024 06:32
|
Actualizado: 27/4/2024 19:52
|

Con la costumbre de apoderarnos de las denominaciones que los anglosajones dan a las cosas nos encontramos con una palabra que se está poniendo de moda en la actualidad en el mundo empresarial, como es la figura del «Outsourcing», que viene a ser la externalización de servicios que contratan las empresas cuando les es más eficaz que determinadas actividades que suponen ayudas y prestación de servicios concretos que son ajenos a su propio negocio son llevados a cabo por expertos o especialistas que son contratados para funciones muy concretas y específicas que se llevan a cabo de forma puntual.

En estas condiciones, el “outsourcing” supone la intervención de un profesional ajeno a la actividad profesional de la actividad de la empresa, cualquiera que sea la dimensión de ésta, grande, mediana o pequeña, y que, en consecuencia, no es un profesional dependiente del negocio, sino un tercero especializado ajeno al mismo que interviene con el titular de la empresa en una actuación profesional muy concreta.

Se trata, así, de una modalidad de actividad laboral que requieren hoy en día los negocios para ahorrarse costes y reclamar la intervención de profesionales ajenos al negocio, y que son altamente especializados para determinadas actuaciones concretas que el profesional del negocio no conoce por los exigentes conocimientos que requiere esa intervención concreta que reclama el titular del negocio al profesional del “outsourcing”.

Sobre la figura del “outsourcing” es importante destacar el estudio que se ha llevado a cabo en el diario digital Confilegal acerca de los estudios que se han realizado sobre el uso de esta técnica por parte del sistema empresarial y los beneficios que reporta a la pequeña y mediana empresa la utilización de expertos y especialistas en la asistencia externa que se lleva a cabo a los titulares de cualquier negocio, sea cual sea su dimensión.

Se destaca, así, en Confilegal que en un evento celebrado este mes de abril de 2024 bajo el título «Externalización: una estrategia clave para la competitividad de tu empresa» se puso de manifiesto que “la tendencia al outsourcing de servicios profesionales está creciendo, según indica el estudio IBR Strategic Review, elaborado Grant Thornton, porque señala que más de la mitad de las empresas ya han externalizado al menos una de sus áreas y un 18% planea hacerlo pronto».

REDUCE COSTOS

Así, se puso de manifiesto que en un contexto de incertidumbre económica, esta práctica ayuda a las empresas a reducir costes y centrarse en su núcleo principal de negocios.

Y es que en un escenario de incertidumbre económica, el «outsourcing» permite ahorrar costes y focalizar la actividad de la compañía en lo que en esencia constituye su trabajo y actividad concreta, dejando que externos a la empresa lleven a cabo actividades concretas, por ejemplo, de relaciones con Administraciones públicas, o terceros, que requieren de conocimientos específicos que quedan al margen del propio objeto del negocio en sí mismo, o actividad concreta a la que se dedica el empresario, tal y como solicitar subvenciones, realizar contratos con terceros, cuestiones administrativas o fiscales, negociaciones con terceros acerca de problemas que afectan a la empresa y requieren de una determinada conducta de un tercero que se niega a llevarla a cabo.

Se destacó en esta jornada que desde 2020, el 25% de empresas externalizó entre una y tres líneas y la demanda de servicios de outsourcing aumentó más de un 30% solo durante 2023.

El «outsourcing» se ha convertido en una herramienta de gran utilidad para que las empresas mejoren su eficiencia y se centren en la estrategia gracias a un servicio profesional, personalizado y especializado en el sector y actividad de cada compañía.

BENEFICIOS QUE VAN MÁS ALLÁ DEL AHORRO DE COSTES

Así, el 44% de las empresas que externalizan reconocen como principal ventaja el ahorro de costes y la simplificación de procesos, seguido por el gran desarrollo tecnológico que ofrecen (31%) y la garantía de viabilidad que supone para las compañías (29%).

Los beneficios del «outsourcing» van más allá del ahorro de costes y de liberar a las compañías de tareas que no generan valor.

Reducen de manera notable los riesgos en material legal, laboral, fiscal o contable, ya que todas las áreas estarán actualizadas en un escenario normativo muy cambiante.

Con ello, el recurso al “outsourcing” supone acudir a especialistas para que ayuden a la empresa a actuar en círculos no relacionados directamente con la producción de la misma y con el objeto negocial, pero que se trata de áreas que deben quedar bien cubiertas, porque en el caso de no hacerlo quedaría afectado el mismo objeto del negocio, afectando a medio plazo a la producción.

De esta manera, la empresa y sus trabajadores se centran en lo que es el objetivo del producto que manejan dejando a los especialistas con «expertise» que resuelvan áreas específicas que requieren de una especialización concreta.

Otras Columnas por Vicente Magro:
Últimas Firmas
  • Opinión | «Aguas Oscuras», la increíble lucha de David frente a Goliat en el caso del Teflón
    Opinión | «Aguas Oscuras», la increíble lucha de David frente a Goliat en el caso del Teflón
  • Opinión | La aplicación judicial de la amnistía: Muerte por mil cortes
    Opinión | La aplicación judicial de la amnistía: Muerte por mil cortes
  • Opinión | Aprendizaje automático y gestión de datos: Pilares esenciales para el funcionamiento de la Inteligencia Artificial
    Opinión | Aprendizaje automático y gestión de datos: Pilares esenciales para el funcionamiento de la Inteligencia Artificial
    ,
  • Opinión | Novedades del Proyecto de Ley de Eficiencia Judicial y protección al consumidor
    Opinión | Novedades del Proyecto de Ley de Eficiencia Judicial y protección al consumidor
  • Opinión | Devolución del IRPF a mutualistas
    Opinión | Devolución del IRPF a mutualistas