Firmas

El placer de leer sobre derecho en agosto

El placer de leer sobre derecho en agosto
Vicente Magro es magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo. Foto: Confilegal.
09/8/2023 06:32
|
Actualizado: 10/8/2023 09:41
|

Al que le gusta y ama el derecho como le ocurre a todos los juristas que se precien de serlo, incluso en periodo vacacional, agosto es el mejor mes del año para leer sobre derecho de forma más relajada que cuando hay que buscar las respuestas al tema concreto que tenemos sobre la mesa.

Porque estar de vacaciones nos permite adentrarnos en temas jurídicos más generales, o en alguno en concreto sobre el que no hemos tenido tiempo para dedicarle por el trabajo diario y te permite descubrir respuestas sobre las que no habías caído por las obligaciones diarias.

Además, cuando una persona está de vacaciones está más relajada y las ideas pueden brotar más rápidamente y con más naturalidad que cuando sometes al cerebro al estrés diario.

Comentaba con gran acierto recientemente nuestro Presidente de Sala de lo penal del Tribunal Supremo Manuel Marchena en una conferencia de Máster a alumnos de derecho que deberían probar ponerse a leer los viernes por la noche sentencias del Tribunal Supremo en lugar de salir a la calle.

Y aunque pueda parecer extraña esta afirmación que puede entenderse que lo es en tono de broma, bien mirado es una realidad y necesidad a trasladar a quienes se van a dedicar profesionalmente al ejercicio del derecho, a fin de trasladarles esa fórmula de empaparse de la jurisprudencia más actualizada del Tribunal Supremo que va dando respuesta a las dudas que surgen en el día a día en la abundante casuística que existe hoy en día.

HAY QUE ESTAR ACTUALIZADO

Porque estar actualizado en la jurisprudencia del más Alto Tribunal te permite diferenciarte en positivo del resto que no lo hace, al estar al día de estas soluciones que se van dando todas las semanas y todos los meses y que es una obligación que todo jurista se debe imponer si no quiere correr el riesgo de quedarse desactualizado en la jurisprudencia del Tribunal Supremo y que, sin embargo, el letrado/a de la parte contraria sí que haya puesto entre sus más sanas costumbres las de leer jurisprudencia, porque siempre te sonará aquella sentencia que leíste un día en el que optaste por obligarte con esa sana costumbre de leer la jurisprudencia del Tribunal Supremo en sus distintos órdenes jurisdiccionales según el área de especialización por la que haya optado cada jurista.

Desde este punto de vista, el verano es largo y los descansos físicos y mentales pueden venir acompañados de esa lectura jurídica que se hace sin prisas, sin plazos, sin obligaciones perentorias de presentar un escrito, o poner una sentencia, sino con esa paz y tranquilidad que te da disponer de un tiempo en el mes de agosto en el que no hay prisas, ni estrés y en el que te puede apetecer profundizar en lo que dice la doctrina más autorizada, o la jurisprudencia en un tema en concreto.

Y esto no debe suponer un mayor estrés, o que no dediques el mes de agosto a descansar.

Porque no es incompatible descansar con leer derecho. Sobre todo, para quienes aman al derecho y se nota que lo quieren y les apasionan las cuestiones jurídicas.

PASIÓN POR SER MEJOR PROFESIONAL

Porque a un jurista que se precie, leer sobre derecho no es un trabajo, sino que es una pasión por ser mejor profesional.

Y si se hace, no como una obligación, sino por el gusto que una persona tiene por profundizar en los temas de interés de actualidad que tiene su profesión en los distintos órdenes jurisdiccionales, nos ayudará a ser mejores personas y mejores profesionales.

Por ello, decía Aristóteles que “No se puede ser y no ser algo al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto”, porque no se puede dejar de ser jurista en agosto y serlo el resto del año, y este mes puede servirnos para mejorar y coger conocimientos jurídicos en temas sobre los que tenemos curiosidad por aprender más, porque, al fin y al cabo, es esta “curiosidad” la que nos permite luego ser mejores.

Es cierto que, como recuerda John Steinbeck “El arte del descanso es una parte del arte de trabajar”, porque es evidente que “Para poder ser más competitivos en nuestro trabajo descansar es esencial».

Pero no hay que olvidar la no menos acertada frase de MarkTwain de que “La clave para tener éxito es hacer de tu vocación, tus vacaciones”, porque si disfrutamos trabajando, el trabajo se convertirá en una tarea mucho más grata.

Terminar recordando por todo ello que leer sobre derecho en vacaciones no es trabajar.

Y si lo tomamos como un placer que nos gusta seremos mejores juristas y aprenderos a disfrutar más del derecho cuando consigamos cada día estar más y mejor formados.

Otras Columnas por Vicente Magro:
Últimas Firmas
  • Opinión | La certificación de personas en el ámbito jurídico: esa gran desconocida
    Opinión | La certificación de personas en el ámbito jurídico: esa gran desconocida
  • Opinión | La desconocida ‘Security for Costs’ en el Derecho de Inglaterra y Gales: Un abismo para los incautos (V)
    Opinión | La desconocida ‘Security for Costs’ en el Derecho de Inglaterra y Gales: Un abismo para los incautos (V)
  • Opinión | Ley Beckham, ¿una oportunidad dorada con doble cara?
    Opinión | Ley Beckham, ¿una oportunidad dorada con doble cara?
  • Opinión | Cómo los abogados manejamos las dudas jurídicas: estrategias y recursos esenciales
    Opinión | Cómo los abogados manejamos las dudas jurídicas: estrategias y recursos esenciales
  • Opinión | Ventajas de un Comité de Cumplimiento Normativo frente a un «Compliance Officer» individual
    Opinión | Ventajas de un Comité de Cumplimiento Normativo frente a un «Compliance Officer» individual