Firmas

Opinión | A vueltas con la Mutualidad

Opinión | A vueltas con la Mutualidad
Lourdes Pulido es abogada ejerciente en Madrid. En su texto muestra su disconformidad con la Mutualidad. Foto: LP.
07/6/2024 06:29
|
Actualizado: 07/6/2024 07:54
|

En estos momentos se están celebrando Asambleas Territoriales de la Mutualidad en todos los colegios de la abogacía de España, para elegir a los representantes que van a poder acudir a la Asamblea General Ordinaria del próximo 29 de junio.

Nunca se había visto tanto movimiento en la Mutualidad, no solo de quienes participan en la misma, sino también de su Junta de Gobierno, y cargos de cierta entidad, para dar información que al parecer antes no consideraban que fuera necesaria para los 210.000 mutualistas y que ahora les interesa facilitar.

Desde hace un tiempo, la realidad está saliendo a la luz, y supera la ficción en la que estábamos. Miles de abogados han salido a la calle y están en las redes, reivindicando una pensión justa, digna, la que se nos prometieron hace decenas. Pidiendo que quienes así lo quieran, se puedan pasar al RETA, para intentar que las pensiones que se cobren cuando se jubilen, no sean míseras. Hay mutualistas que no cobrarían ni tan siquiera el importe de una prestación no contributiva. Y si eres mutualista alternativo, te recomiendo que te informes cuanto antes de en que condiciones va a estar tu futura pensión.

En este tiempo, y sobre todo en los últimos meses, nos hemos dado cuenta de muchas cosas que ignorábamos, nos hemos dado cuenta de la “película” que se nos ha ido contando y de la cruda realidad que están viviendo muchos compañeros que no se pueden ni jubilar, o que ya están cobrando unas pensiones que ni superan los 300. €, que no se revalorizarán año a año y que como no hagamos nada, son las que muchos de nosotros vamos a cobrar.

El artículo 50 de la Constitución dice que “Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad”. Y desde luego no podrán decir, ni los colegios de la abogacía, ni el CGAE, ni menos aún la Mutualidad, que no lo conocen.

Si mi colegio se preocupa del bien social, de que las leyes sean justas, de forma genérica, más aún, y sobre todo, dado que debía ser su prioridad, se debe preocupar de velar por nuestros derechos como profesionales, su deber, en mayúsculas tenía que haber sido durante todos estos años, y no ahora, no, desde hace años, el pensar en nuestro futuro cuando dejemos de trabajar, sobre todo, si muchos de nosotros, además, hemos sido abogados de oficio, que hemos venido prestando un servicio público, cobrando unas “indemnizaciones” ridículas, sin ningún tipo de cobertura en la seguridad social.

Pero a nuestras instituciones, se les ha debido olvidar durante muchos años ese deber, ya que, en lo que a las pensiones que van a quedar a miles de abogados, ¿Qué han hecho los colegios para proteger a sus colegiados y colegiadas? ¿En qué medida el CGAE ha velado por ello? ¿En que medida lo ha hecho la Mutualidad?

Voy a explicar el motivo por el cual es tan importante asistir a las asambleas territoriales de los colegios en las próximas fechas, ya que, estoy convencida de que, en realidad, es la única forma de exigir transparencia en la Mutualidad, para exigir que el Art. 50 se cumpla, para que todos los mutualistas, los alternativos y los que no lo son, todos, puedan conocer que ha hecho la mutualidad a lo largo de estos años y que han hecho los colegios, y pedir a su Junta de Gobierno explicaciones que, si no estamos presentes, será difícil que den, si quienes están allí representándonos son precisamente aquellos que dan por buena la gestión que se ha hecho hasta ahora.

Los alternativos no son, no somos, una especie de grupo (como dice el Sr. Navas, director de la Mutualidad), que va a tumbar poco menos que a la Mutualidad (¡por Dios!, una entidad que maneja más de diez mill milloones de euros, a merced de unos pocos mutualistas alternativos “really?”). Que no se confunda el reivindicar nuestros derechos, el pedir información y la transparencia debida, con atacar a nadie. De no estar conformes con la gestión de la Junta de gobierno, o estar en contra de la Mutualidad, hay una sutil diferencia. Que nadie se confunda, o más bien, que no se les confunda, porque, estamos escuchando en los últimos días, manifestaciones cubiertas de una enorme falta de trasparencia y de lealtad.

Hemos recibido una carta del presidente de la Mutualidad, que como mutualista considero que es inadmisible. Y hemos escuchado al Sr. Navas en una sesión informativa (que se puede ver en YouTube), que no tiene desperdicio.

COSAS IMPORTANTES

Pues bien, vamos a recordar algunas cosas que son muy importantes para que, como dice el Sr. Navas, se vote en “conciencia”, conciencia que, no sé cómo, a algunos les deja dormir por las noches.

El Sr. Navas define al mutualista alternativo como aquel que eligió estar en la Mutualidad. Así lo dice en dicha sesión informativa: “Alternativo es aquel que en su momento ha elegido, a través de la mutualidad, poder ejercer la profesión de abogado por cuenta propia, hasta el año 96 no era posible”. Error Sr. Navas, porque miles de alternativos estamos en la mutualidad porque era obligatoria. Y cuando se pudo elegir, no podíamos rescatar el dinero que habíamos aportado. Quedamos cautivos en la Mutualidad si queríamos mantener nuestro dinero.

Por otra parte, nadie, incluidos nuestros colegios, nos informaron de si era o no recomendable continuar en la Mutualidad, y la obligación de los Colegios era la de informarnos y facilitarnos la documentación oportuna.

Y esto es así, porque en la IV Junta de Colegios de Abogados, celebrada en Tenerife en 2005, se acordó algo muy interesante. Casualmente, en ese momento, era Decano del Colegio de Valladolid, (de 2000 a 2009, así como consejero electivo del Consejo General de la Abogacía de 2010 a 2016, período en el que también ejerció de Tesorero del mismo, coincidiendo con nuestra actual presidenta Victoria Ortega, vocal de la Mutualidad).

En dicha Junta, se llegaron entre otras a esta

“Conclusión: 1ª. Los colegios de abogados tiene la obligación de informarse e informar a sus colegiados de la situación actual y perspectivas de futuro del sistema de previsión social de los abogados. En esa labor de información deben colaborar el CGAE y los consejos autonómicos.

«2ª. A) Los Colegios de abogados …, junto con la documentación que entreguen a los solicitantes de ingreso en los mismos, facilitará información detallada y comparativa de las cuotas y prestaciones de los distintos regímenes de previsión social, a los que tenga opción. B) Los colegios de abogados recomendarán a los nuevos colegiados la afiliación al RETA en el momento de su colegiación, sin perjuicio de iniciativas futuras. 

«4ª. El régimen especial de los trabajadores autónomos (RETA) de la Seguridad Social es, hoy por hoy mucho más favorable para el afiliado, que cualquiera de los regímenes actualmente regulados, sin perjuicio de alternativas o planes de futuro, en condiciones homogéneas.

«5ª. Se insta a los colegios de abogados, a los consejos autonómicos y al CGAE para que (…) estudien y adopten las decisiones que procedan para tratar de obtener para la abogacía un sistema completo de previsión social digno de tal nombre, sea a través de la Mutualidad (…) del sistema público (…) RETA o de cualquier otro sistema que pudiera crearse, estudiando la situación actual y las perspectivas razonables de futuro.”

Yo he visto este documento hace unos días, y no he podido más que enojarme, y  mucho, con mi colegio y con el CGAE, porque si en ese momento, yo hubiera conocido esta información, si hubiera informado el CGAE también del informe Mercer, podría haber tomado la decisión de incorporarme al RETA (manteniendo o no mis aportaciones a la Mutualidad) y a día de hoy tendría derecho a una pensión, hubiera estado durante todos esos años con una sanidad pública a la que no tuve acceso y que tuve que pagar, con un seguro privado (pagándonos tratamientos y medicinas) y unas coberturas que no me ha dado la Mutualidad durante todos estos años.

En el ICAM, en la hoja de “requisitos para la incorporación» del año 2006, se pedía como documentación el “Formulario de Inscripción en la Mutualidad de la Abogacía (incluido sobre de incorporación)”. Es decir, ¿después del 2005 se seguía favoreciendo, o más bien, exigiendo, el estar en la Mutualidad?

Existen convenios entre la Mutualidad y los Colegios y aunque yo he pedido que se me faciliten, para conocer la realidad de los intereses entremezclados entre colegios y mutualidad, tan solo he podido acceder a alguno por mi cuenta. ¿Es que acaso, no tenemos derecho a saber cuáles son los intereses y beneficios que de forma mutua obtienen nuestros colegios y la mutualidad?.

Pero hubo colegios, que parece que si fueron más conscientes de la situación, como el de Zaragoza, que en circular 20/2005 tras celebrar la asamblea territorial extraordinaria de la mutualidad, publicó: “Todos ellos (los representantes elegidos en la territorial) asistirán a la Asamblea General Extraordinaria con el mandato de la Territorial de votar en contra de la sustitución del actual sistema por el Plan Universal de la Abogacía, en contra de la modificación parcial de los Estatutos de la Mutualidad para adaptarlos al PUA y en contra de encomendar a la Junta de Gobierno la preparación de un Proyecto de nuevos Estatutos. Como quedó claro en la Asamblea en boca de los diferentes oradores que defendieron el voto en contra que finalmente prosperó, la postura mayoritaria entre los mutualistas de Zaragoza es que se debe negociar con la Seguridad Social la posibilidad y condiciones de incorporación al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, negociación que para llegar a buen puerto en las mejores condiciones requiere mantener la unidad de los mutualistas y del patrimonio de la Mutualidad, unidad que se perdería de aprobarse y ponerse en práctica el PUA, condicionando con ello en perjuicio nuestro la posibilidad misma de la integración.” Parece que no es la primera vez que la Mutualidad tiene en frente a mutualistas.

Lo repito, me siento engañada. Y ahora tengo que escuchar comentarios que me siguen enfadando.

Como, entre otros, los del Sr. Navas (director Mutualidad), cuando dice, en relación a las votaciones de las actuales asambleas, que “En cada colegio, si se acercan en este caso a las territoriales que le corresponda allí encontrarán las personas que están a favor de la mutualidad” y la responsable de Comunicación de la Mutualidad, dice “podrán preguntar y encontrar las personas que les faciliten quienes son los candidatos favorables a mutualidad. Fenomenal”.

Otras Columnas por Lourdes Pulido Alcón:
Últimas Firmas
  • Opinión | Novedades del Proyecto de Ley de Eficiencia Judicial y protección al consumidor
    Opinión | Novedades del Proyecto de Ley de Eficiencia Judicial y protección al consumidor
  • Opinión | Devolución del IRPF a mutualistas
    Opinión | Devolución del IRPF a mutualistas
  • Opinión | A la búsqueda de un concepto integral de orden público
    Opinión | A la búsqueda de un concepto integral de orden público
  • Opinión | CDL: Algunas curiosidades del ‘trust’ bajo el derecho de Inglaterra y Gales (III)
    Opinión | CDL: Algunas curiosidades del ‘trust’ bajo el derecho de Inglaterra y Gales (III)
  • Opinión | Indefensión por la falta de una regulación de las viviendas turísticas en Madrid
    Opinión | Indefensión por la falta de una regulación de las viviendas turísticas en Madrid