PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Tensiones en la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo ante la entrada en vigor del nuevo recurso

Segundo Menéndez, Jesús Cudero, Diego Córdoba, Luis María Díez-Picazo, Joaquín Huelin y Enrique Calvo, junto con Segundo Menéndez, conforman el "círculo de confianza" del presidente Carlos Lesmes en la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo. Carlos Berbell.
|

No está siendo pacífica la adaptación de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ante la entrada en vigor del nuevo recurso el próximo día 22. Las tensiones se palpan entre sus miembros en las reuniones preparatorias que en estos días están teniendo en lugar.

En una de ellas, celebrada por los componentes de la nueva Sección Primera, responsable de la admisión de los nuevos recursos, las chispas saltaron entre el presidente de la Sala -y de esa misma sección-, Luis María Díez-Picazo, de 58 años, y Segundo Menéndez, de 66 años, en el curso de un intercambio de pareceres y opiniones.

PUBLICIDAD

«Esto se ha acabado porque lo digo yo», dijo Díez-Picazo a Menéndez, y dio un fuerte puñetazo en la mesa.

PUBLICIDAD

Acto seguido, se levantó y dejó la sala en la que estaban reunidos los componentes de la Sección, visiblemente alterado, según ha podido saber Confilegal.

Ante ese estado de cosas, otro de los presentes, Octavio Herrero, siguió a Díez-Picazo y le convenció para que volviera a la reunión.

PUBLICIDAD

Se da la circunstancia de que Díez-Picazo y Segundo Menéndez forman parte del círculo de confianza del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, junto con otros cuatro componentes de esa Sección, los magistrados Diego Córdoba, Joaquín Huelin, Eduardo Calvo y Jesús Cudero.

Juan José Suay, Manuel Vicente Garzón y Herrero, con los que se conforma la Sección, no lo son.

Segundo Menéndez es uno de los hombres con más trayectoria de la Sala de lo Contencioso-Administrativo y su experiencia acumulada de 20 años sin duda pesa. Hasta la remodelación de la organización interna de la mencionada Sala, presidía la Sección Cuarta. Pidió voluntariamente integrarse en la Sección Primera, de admisión.

PUBLICIDAD

La antigüedad de Díez-Picazo es sensiblemente inferior, 8 años. Pero cuenta con la confianza plena del presidente Lesmes.

Preocupa, y mucho, la entrada del nuevo recurso de casación en la Sala Tercera. «Está produciendo una gran inseguridad, porque nos enfrentamos a lo desconocido, y, aunque está previsto, no deja de ser desconocido. De ahí que puedan suceder este tipo de cosas», informaron fuentes del Alto Tribunal a Confilegal.

PUBLICIDAD