PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“La foto de la apertura de tribunales es una estampa del machismo judicial”, según Gloria Poyatos, presidenta de la AMJE

|

“La foto de apertura de tribunales es una estampa del machismo judicial, a pesar de que las mujeres ya somos mayoría en la carrera judicial”,  afirma Gloria Poyatos, presidenta de la Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE) y magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

“Desde nuestro punto de vista, esa imagen es un insulto a la dignidad de las mujeres juezas, porque las invisibiliza con un mensaje simbólico de negación de su existencia y de su importante aportación a la justicia española”, añade Poyatos.

“En la carrera judicial sigue imperando el machismo institucional que hace de tapón para que las mujeres juezas ocupemos los puestos de responsabilidad que nos correspondería”,  dice la magistrada del TSJC.

“En el Tribunal Supremo sólo el 13 por ciento de los magistrados (10) son mujeres. En el Tribunal Constitucional, de 12 magistrados, sólo 2 son mujeres. De los 17  Tribunales Superiores de Justicia existentes, sólo una mujer ocupa una Presidencia. Y en las 50 Audiencias Provinciales, sólo en 8 las mujeres son presidentas. Y entre los jueces decanos, en la última reunión, de 43 asistentes, 11 eran mujeres”, agrega la presidenta de la AMJE.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Desde el punto de vista de la magistrada Poyatos, las dificultades para que las mujeres ocupen cargos de responsabilidad se encuentran en la conciliación.

poyatos
Gloria Poyatos, magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Canarias y presidenta de la Asociación de Mujeres Juezas de España.

“Según los datos estadisticos del CGPJ entre 2004 y 2008 las solicitudes de excedencias por cuidados de hijos en la carrera fueron casi monopolizadas por las juezas ( entre el 93 y el 100 por ciento segun el año). Y se pidieron para el cuidado de la familia. ¿Eso qué quiere decir? Que disponen de menos tiempo libre para las gestiones gubernativas respecto de los jueces”, cuenta la magistrada.

“Eso se reproduce sistemáticamente en los jueces decanos, que son elegidos por sus iguales. Lo sé porque he sido jueza decana. Las juezas nos postulamos menos a los decanatos. ¿Por qué? No porque seamos menos eficaces, porque eso nos implica un tiempo añadido a nuestro trabajo habitual. Las mujeres juezas, al igual que las mujeres de otras profesiones, tenemos una prioridad de valores a la hora de emplear nuestro tiempo. Esa prioridad se traduce en el cuidado de los familiares, frente a los valores masculinos que priorizan el trabajo y los méritos académicos”,

PUBLICIDAD

Para evitar ese “techo de cristal de las mujeres en la justicia”, la AMJE propone, entre otras medidas, la valoración curricular del tiempo dedicado a los cuidados familiares, tanto de jueces como de juezas.

“Porque además, ese tiempo aumentará, sin duda, la inteligencia emocional del juez o de la jueza al aportarle mayor destreza y habilidad para la resolución de asuntos con impacto humano”, remacha la magistrada Poyatos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD