PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Consejos para proteger la privacidad de los menores en las redes sociales

Dibujo del muñeco "Nico", ideado por la profesora de Geografía e Historia del ISO Las Veredillas, Esmeralda Reviriego, para demostrar a sus alumnos de tercer curso la importancia de controlar las imágenes que publican en las redes sociales.
|

La famosa frase: “Por todos mis compañeros y por mi primero” que utilizábamos, y continúan diciendo los más pequeños, para salvar a nuestros amigos, y a nosotros mismos, en el juego infantil del Escondite Inglés, parece que encuentra relación con el último fenómeno viral de las redes sociales, y la importancia sobre la concienciación de la privacidad en los menores de edad.

Esta frase bien podía haber sido utilizada por los protagonistas de edad escolar en la siguiente historia que, sin pretenderlo, han ayudado a muchos otros sobre importancia de un uso adecuado de las redes sociales, mediante la puesta en marcha de una iniciativa que, junto con su profesora, ha evidenciado la facilidad con la que se puede escapar de cualquier control la circulación de una imagen a través de las redes sociales, teniendo como consecuencia, un grave impacto sobre la privacidad de cualquier individuo.

PUBLICIDAD

Tenías que salir de tu escondite, en el momento que considerases más oportuno, y tocar con la palma de la mano al lugar habilitado para salvarse al que llamábamos “casa”. Si llegabas antes de quien “ligaba”, te salvabas, y si, además eras el último permaneciendo más tiempo escondido sin que nadie averiguase donde estabas, salvabas a todos tus compañeros si decías la conocida frase. Y así, el juego volvía a comenzar.

PUBLICIDAD

Esta frase del popular juego infantil, parece que cobra de nuevo sentido con los acontecimientos sucedidos el pasado martes, que como apuntábamos, bien podía haber sido utilizada los protagonistas de esta historia que tanto ha revolucionado las redes sociales, mediante la puesta en marcha de una iniciativa que, junto con su profesora, ha servido para ellos mismos y otros muchos menores, reflexionen y se conciencien sobre la importancia de tener el control sobre sus datos personales.

Así, el martes de la pasada semana, la profesora de Geografía e Historia del Instituto de Secundaria Obligatoria, Las Veredillas, Esmeralda Reviriego, quiso poner en práctica una iniciativa con el objetivo de concienciar a sus alumnos del 3º curso, sobre la importancia de tener el control del contenido de las imágenes que publican en las redes sociales.

PUBLICIDAD

La iniciativa consistía en hacer circular por la red una fotografía que recogía el dibujo de un muñeco, previamente realizado en la clase, al que habían bautizado con el nombre de Nico, y una frase que decía: “Soy Nico, ayúdame a recorrer el mundo”.

Esta fotografía la lanzaron por las redes sociales de uso cotidiano para prácticamente toda la gente hoy en día: Whatsapp, Facebook, Twitter e Instagram. En pocas horas el mensaje se había hecho viral, había llegado a diferentes partes del planeta, como Estados Unidos, Francia, Venezuela, Hungría, incluso, a muchas personas, les había llegado hasta en nueve ocasiones, causado furor en las redes sociales.

Un éxito la iniciativa liderada por esta ingeniosa profesora que, junto con sus alumnos, han contribuido a concienciarse, y concienciar a otros muchos menores, de la importancia del uso adecuado de las redes sociales y el grave impacto que puede tener ésta sobre su privacidad, pues la difusión de un dato de carácter personal de manera inadecuada a través de las redes sociales, puede implicar la imposibilidad de mantener el control sobre sus datos circulados.

PUBLICIDAD

Esta iniciativa pone de manifiesto que en la realidad que vivimos y el mundo que nos rodea, nos enfrentamos al gran reto de enseñar a los más jóvenes a desarrollar prácticas coherentes con la protección de su privacidad. Resulta necesario enseñar a emplear a los más jóvenes, normas de conducta adecuadas con la protección de su privacidad en un entorno de vida digital.

Las imágenes son datos personales

Nico, es solo un dibujo, pero bien podía haber sido una fotografía que permitiera la identificación de alguno de los menores, cuya repercusión en la red hubiera tenido un grave impacto sobre su privacidad.

PUBLICIDAD

Debemos recordar que las imágenes constituyen un dato personal si permite la identificación de una persona, pues de acuerdo el artículo 3.a) de la todavía vigente Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal son datos personales “cualquier información concerniente a personas físicas identificadas o identificables “. Por su parte el Reglamento de desarrollo de la citada Ley, esto es, el Real Decreto 1720/2007, especifica como datos de carácter personal “cualquier información numérica, alfabética, gráfica, fotográfica, acústica o de cualquier otro tipo concerniente a personas físicas identificadas o identificables.”

Bien sabemos que la revolución digital ha tenido un gran impacto en el estilo de vida en toda la población en general, pero sin duda, el mayor impacto lo han sufrido los menores, pues su desarrollo hasta la edad adulta, se llevará a cabo dentro de un entorno digital, lo que representa, sin duda, muchos beneficios, pero también nuevos riesgos.

En este orden de cosas, surge la necesidad global de educar sobre un uso adecuado de las redes sociales y las tecnologías digitales en general, e integrar un uso responsable y adecuado sobre ellas, pues el desarrollo del menor se lleva a cabo, dentro de un entorno tecnológico y digital.

Los menores de edad se encuentran familiarizados con las redes sociales, desarrollan su vida a través de ellas, la destreza con la que llevan a cabo el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC´s) les posibilita mayores medios de comunicación y formación, incluso representan cambios didácticos. Sin embargo, esta destreza familiarización, no siempre viene acompañado de buenas prácticas acordes con la protección de su privacidad.

Normas de conducta para proteger la privacidad de los menores en las redes sociales

La finalidad de estas recomendaciones es prevenir la aparición de ciertos hábitos que pueden ser perjudiciales para la privacidad de los menores y su bienestar social.

PUBLICIDAD

La información e instrucción a los menores en estas normas de conducta constituye un aspecto clave, no solo para la pacífica convivencia del uso de las redes sociales y la privacidad de éstos, sino para la propia integridad del menor. No podemos olvidar que, dentro del entorno digital surgen la comisión de numerosos delitos, como por ejemplo grooming o acoso sexual, ciberbullyng que pueden ser prevenidos e identificados a tiempo, con el empleo adecuado de las redes sociales.

Podemos destacar las siguientes normas de conducta o iniciativas para un uso adecuado de las redes sociales por parte de los más pequeños:

– Evitar publicar información personal. Evitar que el menor revele información personal es clave para que nadie la utilice. No desvelar números de teléfono, direcciones, nombres completos, etc.

– Configurar de manera adecuada las opciones de privacidad. En la mayoría de las redes sociales se puede escoger que el perfil de los usuarios sea público o privado, escoger la opción privada es la mejor elección para que, únicamente determinadas personas, puedan tener información sobre los datos del menor.

– Evitar nombres de usuarios que contengan información personal del menor. Año de nacimiento, nombre completo, es información que preferiblemente se debe descartar utilizar.

– Usar contraseñas largas con más de seis caracteres. Combinar números y letras es la mejor opción.

– Instruir al menor a no facilitar, bajo ningún concepto información personal a terceras personas, si no es con una autorización previa de un adulto.

– Inculcar al menor no aceptar solicitudes de personas que no conozcan. Esta medida también es clave, pues como mencionábamos anteriormente, gran parte de delitos hacia los menores se producen, o se inician a través de las redes sociales. Grooming o acoso sexual al menor es un ejemplo de algunos de ellos.

– Explicar al menor que se entiende por dato personal, cuales son los posibles conflictos que pueden surgir a través de las redes sociales y los riesgos que conlleva entablar relaciones con gente desconocida.

– Instruir al menor que ante el primer signo de sospecha o abuso debe de informar inmediatamente a un adulto de su confianza.¡

A su vez dentro de los medios tecnológicos, los padres, educadores y tutores cuentan con el empleo de diversos medios para prevenir situaciones no deseadas o que pongan en riesgo al menor. Podemos destacar el empleo de herramientas de monitorización, a través de las cuales, el adulto puede llevar un registro de las páginas visitadas por parte del menor. Los filtros de contenidos, es otra de estas herramientas, cuyo empleo, permite bloquear el acceso a los menores a ciertos servicios de internet o limitar su tiempo de conexión, además impide que el menor pueda tener acceso a páginas web que contengan determinadas palabras.

Estas son solo algunas de las recomendaciones que podemos implementar, sin embargo, no son las únicas. Cualquier norma de conducta o recomendación en el uso adecuado de redes sociales son buenas, si tienden a proteger y concienciar a los más pequeños sobre los riesgos que conlleva internet y la necesidad de protegerse frente a éstos.