Toda la confianza en el presidente del Tribunal Constitucional

Juan José González Rivas es el nuevo presidente del Tribunal Constitucional. TC.
|

Transcurrido poco más de un mes, parece que las siempre turbulentas aguas del Tribunal Constitucional han vuelto a su cauce. Ya no es el momento de mirar atrás, sino hacia el futuro.

Se han nombrado cuatro magistrados de gran talla jurídica  y se ha elegido como presidente a Juan José González Rivas un magistrado, que lo es de procedencia -juez de carrera y vocación-, cuyo  objetivo,  al que ha dedicado su vida profesional, ha sido siempre  impartir justicia, garantizando la tutela efectiva, con sujeción exclusiva a la Constitución y las leyes .

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La elección de González Rivas  es sin duda un gran acierto y más en unos tiempos en los que parece que los gritos o las estridencias se imponen sobre las razones, sin puntos de referencia claros.

Desde esa perspectiva, la apuesta por un perfil técnico, miembro cualificado de la Asociación Profesional de la Magistratura y una vida entera dedicada a la Justicia, se revela como un acierto pleno y un punto de inflexión que permita al Tribunal recuperar la credibilidad y la confianza de la ciudadanía y, por tanto, su misma razón de ser, frente a las críticas, muchas veces interesadas, de politización o autismo.

Los retos que se abren en esta etapa que ahora comienza son muchos y graves: las nuevas demandas y necesidades de una sociedad en permanente proceso de transformación, la puesta en cuestión de valores y principios que dábamos por sentados como la libertad de expresión y sus límites, las tensiones territoriales llevadas al límite…, pero nada a lo que no se pueda dar respuesta desde la Constitución y la prudente y sensata interpretación y aplicación de la Ley por parte de todos, Jueces y representantes de la soberanía popular.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Tenemos y ponemos toda la confianza en un magistrado, Juan Jose González Rivas, cuya preparación, capacidad, dedicación y saber hacer le han hecho acreedor de esta designación, por la que la Asociación Profesional de la Magistratura se felicita y en cuyo desarrollo le desea los mayores éxitos, que sin duda serán también los de la ciudadanía.