PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El expediente disciplinario archivado a la magistrada Victoria Rosell será recurrido

Sobre estas líneas, la magistrada María Victoria Rosell Aguilar, exdiputada de Podemos y candidata a vocal del CGPJ. Carlos Berbell/Confilegal.Confilegal.
|

“Tanto el promotor de la Acción Disciplinaria, Antonio Jesús Fonseca-Herrero, como el teniente fiscal del Tribunal Supremo, Luis Navajas, como el presidente de la Comisión Disciplinaria, ponente del caso Rosell, Wenceslao Olea, coincidieron en la gravedad de los hechos por los que se abrió expediente disciplinario a la magistrada Victoria Rosell. Es incomprensible el resultado. Sin duda alguna lo voy a recurrir en alzada en los próximos días. En cuanto me sea comunicado oficialmente el acuerdo. Esto está lejos de ser un caso cerrado”. De esta forma tan contundente se pronunció ayer el abogado Eduardo López Mendoza, tras conocer la decisión de la mencionada Comisión de archivar el expediente disciplinario.

Fonseca-Herrero había propuesto a la Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) un mes de suspensión en sus funciones de magistrada a Victoria Rosell Aguilar, como “autora responsable de una infracción disciplinaria muy grave de desatención en el cumplimiento de los deberes judiciales”, según decía la propuesta, que llevaba por fecha 6 de abril de 2017.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Navajas, en su informe -de 28 de marzo de 2017- afirmaba que los hechos merecían “una corrección terminante, por su gravedad y trascendencia”. 

Sin embargo, la Comisión Disciplinaria, reunida el martes pasado, acordó por 5 votos -los de Vicente Guilarte, Ángeles Carmona, Roser Bach, Victoria Cinto y Enrique Lucas– a 2 –Wenceslao Olea y Carmen Llombart– archivar el expediente disciplinario a la titular del Juzgado de Instrucción 8 de Las Palmas de Gran Canaria.

Victoria Rosell había sido recusada por el letrado López Mendoza, al que ésta investigaba por una supuesta estafa, el 26 de noviembre de 2013.

PUBLICIDAD

Como es preceptivo, Rosell envió la recusación a la Audiencia Provincial para que tomara una decisión.

Algo que hizo el 11 de mayo de 2015.

PUBLICIDAD

Sin embargo, según el promotor disciplinario y el teniente fiscal, la magistrada Rosell, en vez de abstenerse de tomarle declaración durante ese periodo de tiempo -como es obligado-, lo intentó en dos ocasiones. A lo que se negó el letrado.

PUBLICIDAD

Para ellos estaba claro.

Para los cinco vocales que votaron en contra, también. No había caso.

La decisión que tomó la Comisión Disciplinaria no fue en absoluto pacífica. Al contrario, fue muy acalorada e intensa, según ha podido saber Confilegal.

Sus componentes quedaron divididos en los dos grupos mencionados.

La mayoría no consideró probado que Rosell hubiera intentado interrogar a López Mendoza, cosa de la que estaba más que convencido Olea, que proponía un castigo mucho más duro para la magistrada.

PUBLICIDAD

De hecho, Olea anunció que presentaría un voto particular, explicando sus razones, al que la vocal Llombart dijo que se adheriría.

Es la primera vez en el último año que la Comisión Disciplinaria no ha votado por unanimidad una decisión.

El recurso de López Mendoza se realizará en alzada ante el propio Consejo General del Poder Judicial.