La Audiencia de Palma admite a trámite las recusaciones contra juez del Cursarch
El magistrado Manuel Penalva Oliver, titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Palma.

La Audiencia de Palma admite a trámite las recusaciones contra juez del Cursarch

|
18/1/2018 06:10
|
Actualizado: 17/1/2018 22:33
|

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares ha admitido a trámite los dos incidentes de recusación contra el juez Instrucción número 12 de Palma, Manuel Penalva, planteados en el caso Cursach (Caso de la Policía Local de Palma) y en una pieza separada del mismo, relacionada con uno de los encausados investigado por obstrucción a la justicia.

Según han informado desde el Tribunal Superior de Justicia de Baleares, la resolución de cada uno de los incidentes de recusación será dictada por la misma sección de la que forman parte las magistradas instructoras -Gemma Robles y Rocío Martín-, pero sin que ellas formen parte de la Sala que tenga que resolver.

Este proceso acabará dirimiendo si el juez puede continuar o no a cargo de la investigación de este caso o, si por el contrario, debe encargarse otro instructor.

En esencia, los abogados defensores adheridos a la recusación, promovida en un primer término por la representación del directivo de Grupo Cursach, Bartolomé Sbert, creen que podría haber enemistad con los investigados y que el juez carece actualmente de imparcialidad.

Tal como se puede leer en el auto de admisión hecho público este miércoles, Penalva podría no ser idóneo para investigar el caso debido a «la amistad íntima o enemistad manifiesta» que podría tener con las partes o por tener «interés directo o indirecto» en la causa.

En todo momento, el juez Penalva siempre se ha opuesto su propia recusación reclamada por pérdida de imparcialidad, que ha sido solicitada por numerosos investigados liderados por la mano derecha de Cursach, Bartolomé Sbert. Y que ha sido apoyada por la Fiscalía Anticorrupción. De hecho, en diciembre de 2107 presentó un escrito de 192 páginas defendiéndose de todas y cada una de las alegaciones contra él.

Mientras se tramitan los incidentes de recusación, el juez que legalmente sustituye a Penalva, el magistrado de Instrucción 6, Miquel Florit, continúa instruyendo la causa.

Recurso de la pieza principal

En su escrito, la magistrada Gema Robles admite a trámite la recusación, pero en el auto, sin entrar en si concurren o no las causas para apartar la juez, reprocha al recurrente que tergiverse parte de una providencia del instructor en sus alegaciones y convierta «lo que debería ser una sana discrepancia» en «una especie de cruzada universal, traspasando algunos límites que nunca debieron ser cruzados y pervirtiendo la finalidad del propio incidente».

La jueza también señala en el auto que varias alegaciones apuntan a la «alienación de testigos», «creación de testimonios incriminatorios» y «contaminación que ello ha producido en otros ámbitos», algo que la magistrada considera que «torpedea directamente la labor jurisdiccional».

También cita alegaciones sobre la construcción de una «verdad judicial» y acerca de que algún testigo ha conseguido determinada condena y afirma que «se menosprecia la labor desarrollada por distintos operadores jurídicos, no solo por el juez de instrucción» y se prescinde del debido respeto a las resoluciones judiciales.

Recuerda que «muchas de sus resoluciones no han gustado a las partes, como es normal», pero ha habido dos sentencias condenatorias en el marco de esta causa, «confirmadas por la Audiencia».

El incidente de la pieza separada

La magistrada Rocío Martín admite a trámite el incidente planteado por la defensa de dos investigados en una pieza separada de la causa principal por agresión y por amenazas a testigos protegidos del caso Cursach. También se plantea la ausencia de imparcialidad del juez, por tener interés en la causa, porque se ha interpuesto dentro de plazo.

En este asunto, se asegura que un testigo supuestamente agredido miente y que dicha mendacidad no se ha investigado por falta de imparcialidad del instructor y del fiscal. Añade que no les interesaba investigar la mentira sobre una supuesta agresión porque sería «una grave lesión a la causa principal».

La Fiscalía se opuso a la recusación por ausencia de motivo legal y pidió la condena en costas y sanción al recusador, por evidencia de «mala fe en el incidente».

El origen del caso Policía Local

En el caso Policía Local, se investiga desde 2014 una presunta trama delictiva en dicho cuerpo de seguridad, por el que agentes y funcionarios habrían recibido prebendas para beneficiar a determinados empresarios, entre ellos a Bartolomé Cursach, dueño el grupo del mismo nombre.

La defensa del ex director general del Grupo Cursach, Bartolomé Sbert, planteó la recusación del juez Penalva por amistad íntima o enemistad manifiesta con las partes y por tener interés directo o indirecto en el pleito.

Sbert estuvo diez meses en prisión preventiva por esta causa y salió libre en diciembre tras depositar 500.000 euros de fianza.

La defensa de Sbert presentó el incidente de recusación después de la publicación de varios wasap y conversaciones del juez con testigos que consideró «incompatibles con la función jurisdiccional», en uno de los cuales insulta a los letrados de las defensas.

Alegó también manipulación de testigos, falta de persecución de delitos de falso testimonio, filtraciones a la prensa, abuso del secreto de sumario y actuaciones procesales irregulares, A dicho incidente de recusación se adhirieron a la recusación las defensas de 42 investigados, entre ellas la de Cursach.

Noticias Relacionadas:
Lo último en Tribunales