PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un hombre será juzgado por violar a su hija y a dos amigas fingiendo ahuyentar espíritus malignos

La madre de la menor será juzgada por consentir las prácticas sexuales de su marido Exterior del Palacio de Justicia de Barcelona, que acoge en su seno al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y a los siete cuadros de la discordia. Google.
|

La Sección Segunda de la Audiencia de Barcelona juzgará el próximo jueves a un padre por violar a su hija de 15 años y a dos amigas suyas de forma continuada durante dos años engañándolas diciendo que tenían que ahuyentar espíritus malignos.

También se sentará en el banquillo de los acusados la esposa del procesado, ya que era conocedora de los abusos y consentía las prácticas sexuales de su marido con las menores, una de ellas hija suya, ya que se encontraba en el domicilio cuando sucedían, llegando incluso a preguntarles “cómo les había ido”, afirma el fiscal.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Ministerio público pide una condena de 45 años de cárcel para el presunto violador, que estuvo en prisión preventiva entre el 17 de enero y el 3 de febrero de 2014, por tres delitos continuados de agresión sexual a menores, y nueve para ella como cómplice por omisión.

Para ambos solicita una medida de alejamiento a menos de un kilómetro de las menores hasta un año después del tiempo de condena y siete años de libertad vigilada, además de que el procesado deberá indemnizar a cada víctima con 50.000 euros.

Según su escrito de acusación, el acusado Javier G.D. engañó a las tres menores aprovechándose de su condición de padre de una de ellas “para lograr una mayor persuasión” y les hizo creer que pertenecía a la Orden de Odín y que tenían espíritus malignos en su interior.

PUBLICIDAD

Les aseguró que la única manera de sacar dichos espíritus era practicando un ritual sexual, llegando a advertirles de que si no transigían en realizar dichos actos con él sus familiares estarían en peligro y les ocurrirían cosas malas, y a una de las menores le llegó a decir que si no acudía a la cita con él su hermana menor moriría.

PUBLICIDAD