El presidente del TSJ de Canarias al magistrado Alba: “Te están siguiendo. Te interesa retirar la denuncia” contra Ramírez

De acuerdo con una denuncia presentada por Alba ante la Fiscalía General del Estado De izquierda a derecha, Antonio Doreste, presidente del TSJC, al que denunció el magistrado Salvador Alba, en el centro, ante la Fiscalía General del Estado, por presionarle para que retirara una denuncia contra el empresario Miguel Ángel Ramírez, a continuación.
|

Salvador Alba, magistrado de la Sección 6ª de lo Penal de la Audiencia Provincial de Las Palmas de Gran Canaria, ha denunciado ante la Fiscalía General del Estado al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), Antonio Doreste Armas, por haberle presionado -supuestamente- para que retirara una denuncia contra el empresario Miguel Ángel Ramírez, presidente de la Unión Deportiva Las Palmas.

Según el diario El País, la denuncia, interpuesta el pasado viernes en la sede central de la FGE, en la calle Fortuny, contiene una serie de grabaciones de conversaciones mantenidas entre Doreste y Alba.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En una de ellas el presidente del TSJC le dice al magistrado: “Te están siguiendo (…). Tiene un montón de información sobre ti, algo de un viaje a Italia (…). Y la información no es de un mindundi (…). Te interesa retirar la denuncia…”.

Audio de una conversación entre el magistrado canario Salvador Alba y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Gran Canaria, Antonio Doreste, en el que este le transmite presiones para favorecer en una causa a Miguel Ángel Ramírez, empresario y presidente de la UD Las Palmas.

La conversación tuvo lugar en el aparcamiento de la Ciudad de la Justicia de Las Palmas el 31 de octubre de 2016.

Doreste le indica a Alba que tiene un recado para él de una persona “que es muy poderosa” y que traduce de la siguiente forma: “Viene a decir, ‘que me deje tranquilo y yo lo dejo tranquilo [a él]…”.

PUBLICIDAD

La máxima autoridad de la Justicia en Canarias afirma no recordar esa conversación, publica El País en su información, que firma José Antonio Hernández, premio Ortega y Gasset por sus publicaciones sobre el caso Gürtel.

Lo que supuestamente pretende con ese recado el presidente del TSJC, que dice hablar en nombre de un tercero “poderoso”, es que Alba retire una denuncia que a título personal le puso a Ramírez por “falsedad y tráfico de influencias” y también por, supuestamente, “manipular” otra grabación oculta hecha por Ramírez durante un encuentro extrajudicial con Alba.

PUBLICIDAD

EL MAGISTRADO DENUNCIA QUE EL PRESIDENTE DEL TSJC LE PRESIONÓ

Según el juez Alba, el presidente del TSJC le presionó de esta forma para que retirase una denuncia que él interpuso contra Ramírez después de que este empresario grabase un encuentro extrajudicial que mantuvieron ambos el 16 de marzo de 2016.

PUBLICIDAD

En esa fecha Alba investigaba, al frente del Juzgado de Instrucción 8 de Las Palmas, a Ramírez por varias infracciones penales: delito fiscal y un supuesto fraude de 2,6 millones a la Seguridad Social, y sobre el empresario pesaba una fianza de 17 millones que le impuso Alba, con algunas cuentas bloqueadas.

Ramírez grabó el encuentro extrajudicial con el juez Alba y parte del diálogo fue difundido por la prensa.

Y Alba se querelló contra Ramírez por supuestamente “manipular” esa grabación y falsear su contenido.

En esa grabación, Ramírez comenta a Alba que tiene datos comprometidos de su antecesora en el Juzgado de Instrucción 8 de Las Palmas, la juez y exdiputada de Podemos Victoria Rosell en relación con supuestos negocios comerciales entre Ramírez y la pareja sentimental de la juez, el periodista Carlos Sosa.

En la misma Ramírez describe sus buenas relaciones con altas autoridades judiciales de las islas.

PUBLICIDAD

EL PRESIDENTE DEL TSJC, UN MENSAJERO DE UNA TERCERA PERSONA “PODEROSA”

En su encuentro con Doreste, cuya grabación se reproduce en el encabezamiento de esta información, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) indica a Alba que le transmite el recado de esa tercera persona “poderosa”, que también define como “sería y de alto nivel”, porque esta posee información que le compromete.

Lo que el juez Alba interpreta como “una amenaza”, y así lo expone en su denuncia ante la Fiscalía General del Estado.

La denuncia de Alba ocupa 14 folios y contiene abundante documentación junto con grabaciones que supuestamente revelan amistades y connivencias entre el empresario Ramírez y magistrados de las islas.

Ramírez se jacta en una de las grabaciones de ser amigo y ejercer influencia sobre altas autoridades judiciales de Canarias (incluso cita sus nombres) a los que asegura haber invitado a eventos y al palco de su equipo de fútbol.

En una de las grabaciones aportadas por Alba a la fiscalía general, el presidente de TSJC le indica que sabe que esa persona “poderosa” en nombre de la cual le habla tiene información sobre él de cuando fue estudiante en Italia. “Sí, yo fui Erasmus en Italia, después no he vuelto a ir… yo hice barbaridades… con 19 o 20 años”, se ríe el juez Alba en la grabación al escuchar el mensaje de Doreste.

– “¿Tú tienes por ahí algo bien escondido que este tío te pueda coger?”, le pregunta también Doreste.

– “¡No creo, pero bueno!”, replica Alba.

Doreste insiste a Alba en que está preocupado por si tiene “algo por ahí escondido (…) y que lo saquen”. “Yo que sé, yo no sé tu vida, macho, a lo mejor tienes por ahí un novio marroquí…”, le sugiere Doreste. El juez Alba contesta riéndose e ironiza: “¡Sííí… un novio marroquí, que me daba!… jejeje”.

-“Bueno, yo te mando el mensaje. Te lo digo hoy porque el miércoles es el día clave. A lo mejor te convendría ponerte malo o algo…” [ese miércoles el juez Alba estaba citado para ratificar su denuncia contra Ramírez por la supuesta manipulación de la grabación].

– “¿Tú sabes lo que le ha pasado a Nicolás González Cuellar [abogado de Alba]? Le han pegado una paliza”, apunta el juez Alba.

– “¿Sí?, ¿le han pegado? Pues a lo mejor…”, indica Doreste.

– “¿Cómo que a lo mejor? Que le han pegado una paliza… que le han roto una muñeca y se tiene que operar…”, matiza Alba.

– “¿Sabes quién? Digo que a lo mejor porque… ¿qué te crees que estoy diciendo…”

– “Pues yo lo he pensando, lo he pensado….”, zanja el juez Alba.

El País informa que contactó con Doreste y le informó de la grabación y su contenido.

Al respecto, indicó que ha hablado en distintas ocasiones con el juez Alba, pero que “hace ya tiempo” y que “no recordaba esa conversación”.

Alba asegura en su denuncia que, tras querellarse contra Ramírez por “la manipulación” de la grabación (el asunto lo lleva el Juzgado de Instrucción 2 de Las Palmas), el presidente del TSJC empezó a visitarle “constantemente” para que retirase la querella.

“Para presionarme y dirigir mi actuación procesal” y con el propósito de que retirase la denuncia contra Ramírez, “lo que finalmente hice por miedo”, destaca el juez Alba.

Y añade: “Ha llegado a transmitirme amenazas literales del empresario e investigado, don Miguel Ángel Ramírez Alonso, tales como que ‘me está investigando’, ‘me está espiando’ y que ‘ha accedido a mi correo electrónico personal’ para buscar unos datos que sacará a la luz para perjudicarme”.

La primera que empezó a investigar al empresario Ramírez, desde el Juzgado 8 de Las Palmas, fue Rosell, pero esta dejó el juzgado para convertirse en diputada de Podemos y la sustituyó el juez Alba.

Se dio la circunstancia de que la juez Rosell denunció también al juez Alba por haber mantenido el citado encuentro extrajudicial con Ramírez en relación con ella y su pareja.

La denuncia de Rosell acabó en la Sala Pena y Civil del Tribunal Superior de Canarias, que preside el juez Doreste.

Y fue esta sala la que decidió investigar al juez Alba tras la denuncia de la juez Rosell.

Esta le acusa de falsedad y de supuestamente haber asesorado extrajudicialmente a Ramírez para perjudicarla profesionalmente.

Por este motivo, el fiscal pide ahora al juez Alba 10 años de cárcel y se enfrenta a un juicio por cuatro delitos, entre ellos prevaricación.

Alba niega haber intentado perjudicar a la juez Rosell. E insiste en que accedió a reunirse con Ramírez a petición del abogado de este y señala que informó del mismo a sus superiores del Consejo del Poder Judicial y al presidente del Tribunal Superior.