PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El doctor de los bebés robados tiene ‘memoria selectiva’

Eduardo Vela: "Yo no le he dado ninguna niña a nadie"Eduardo Vela, ya jubilado, se enfrenta a una petición fiscal de 11 años de cárcel; la acusación solicita 13./ EP.
|

Eduardo Vela, el que fuera director de la Clínica San Ramón de Madrid -epicentro de la trama de bebés robados- ha declarado este martes en el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid por un caso de 1969.

Inés Madrigal, presidenta de la organización SOS Bebés Robados de Murcia, es la primera denunciante que ha logrado sentar al médico en el banquillo de los acusados.

PUBLICIDAD

Se estima que hay unos 3.000 afectados en toda España.

PUBLICIDAD

El ginecólogo, de 85 años, ha asegurado ante el tribunal que no ha dado «ninguna niña a nadie».

El doctor Vela ha dicho que sólo se encargaba del tema médico en la clínica, que eran las matronas y las asistentes sociales quienes registraban a los bebés, y que no le suena «de nada» este caso.

PUBLICIDAD

Vela se enfrenta a una petición fiscal de 11 años de prisión por un supuesto delito de sustracción de menores continuado, suposición del parto, falsedad documental y detención ilegal. La denunciante eleva la solicitud de pena a 13 años.

En las cuestiones previas, la defensa del acusado, el abogado Rafael Casas, ha planteado que los delitos están prescritos, algo que han rechazado la fiscal, el abogado de la acusación, Guillermo Peña, y el tribunal que preside Maria Luisa Aparicio.

Tanto la Fiscalía como la acusación particular han sostenido que es un delito que continúa, a fecha de hoy, porque la niña está desaparecida y no puede considerarse prescrito.

PUBLICIDAD

«NO LO SÉ»

«¿Recuerda a Inés Pérez? Le suena este nombre. Recuerda que se hizo un careo en el juzgado con esta señora, que le decía que usted le había dado a la niña», ha insistido la fiscal al ginecólogo.

«No le he dado una niña a nadie», le ha replicado el acusado indicando un no con la cabeza. Además, ha dicho que no le suena «de nada» este caso.

PUBLICIDAD

Sobre si firmó o falseó partes, le ha contestado que «no».

Pero seguidamente ha dicho que sí firmaba los partes de nacimiento.

«Yo creo que nadie comprobaba si los datos del certificado eran correctos», ha agregado.

Además, ha recordado que había monjas en la clínica y otros médicos que atendían partos.

Sobre cuál era el protocolo cuando una mujer entraba en la clínica a dar a luz, el acusado ha movido la cabeza y ha dicho que solo sabía «el tema médico».

PUBLICIDAD

Ha afirmado que las asistentas sociales y las matronas se encargaban de registrar a los nacidos. «¿Dónde se guardaban estos libros?», le ha inquirido. «No lo sé», ha replicado.

También ha indicado que las monjas y asistentas se encargaban de las adopciones que se tramitaban. «Alguna monja quizá», ha dicho al ser preguntado sobre esta cuestión.

La fiscal le ha mostrado un documento sobre el cuestionario para la declaración del nacimiento en el registro civil y el parte del facultativo que asistió al nacimiento de Inés Madrigal.

Vela no ha reconocido su firma.

Además, ha señalado que tras el cierre de la clínica en 1982 no se llevó ningún documento, y que no sabe que pudo pasar con los libros de registro que nunca han aparecido.

«ME ENTREGÓ A MI MADRE»

Por su parte, Inés Madrigal, la denunciante, ha comenzado su declaración afirmando que Vela le entregó a su madre. Con 18 años, su madre adoptiva le contó la verdad.

«Me dijo que era la hija de una señora que no me podía tenerme», ha relatado, y que ésta le comentó que había sido a través de un sacerdote llamado Félix.

Sin embargo, con 8 años comenzó a sospechar que había algo raro. «En aquella época, mis padres vivían en Los Molinos. Un día mi madre llegó con un bebé y la gente no la había visto embarazada. Y ya saben que en los pueblos se habla», ha narrado.

Pasó el tiempo y un día en el colegio, la llaman «adoptada».

Sobre cómo se lo ha contado su madre, ha recordado que siempre le decía el mismo relato:

«Recibieron una llamada telefónica en la lechería del pueblo porque eran los únicos que tenían teléfono».

«Les citaron en San Ramón porque había una niña de buena familia embarazada y les iban a dar el niño y que iba a simular embarazado con cojines. Le dijo que no fuera a la peluquería y que tuviera síntomas de embarazada. Les llamaron a la semana».

Cuando en 2010 supo que la partida de nacimiento estaba falsificada fue «un palo terrible», algo «demoledor». «He cruzado perfiles de ADN cuatro veces «, ha señalado.

A preguntas de la fiscal, ha dicho que quiere ser indemnizada, pero ha querido dejar claro que esto no ha sido por dinero.

ABUCHEADO AL GRITO DE «CRIMINAL»

Un centenar de víctimas del caso de bebes robados se ha concentrado frente a las dependencias judiciales y ha abucheado e insultado al grito de «criminal» y «asesino» al doctor cuando salía en coche tras celebrarse la primera sesión.

Los agentes de la Policía Nacional han tenido que intervenir para evitar que golpearan el coche.

Madrigal ha recibido una gran ovación a su salida.

En declaraciones a los medios ha informado que mañana están citadas unas periodistas francesas que hicieron una cámara oculta donde Vela habría reconocido la entrega a su madre. «La mujer de Eduardo Vela decía que me había regalado a mi madre y él afirma», ha dicho.

«No me sorprende que no se acuerde. Qué casualidad que contesta a unos letrados y a otros no. Puede tener una mejoría selectiva -de su salud-«, ha señalado.

Según el letrado de Inés, que ejerce la acusación particular en este juicio, el doctor Vela ha experimentado una «mejoría repentina» desde su entrada en la Sala, momento en que «no recordaba ni su nombre», hasta que ha llegado el turno de su defensa, a la que ha contestado «a la perfección».

Vela había intentado suspender su declaración por su supuesta incapacidad por su estado de salud y su avanzada edad, pero los forenses certificaron que sí se encontraba en condiciones. Con información de EP.