El promotor de la Acción Disciplinaria propone suspender por 6 meses a la magistrada “pitonisa”, María Jesús García

La magistrada María Jesús García Pérez, quien se sacaba un sobresueldo echando las cartas del tarot. El Progreso.
|

El promotor de la Acción Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Ricardo Conde, ha propuesto la suspensión cautelar por un máximo de seis meses, de la jueza de Vigilancia Penitenciaria número 3 de Lugo, María Jesús García Pérez, tras haber comprobado “indiciariamente” que cobra por echar el tarot y que siguió haciéndolo incluso cuando trascendió públicamente su actividad como vidente.

A mediados del pasado mes, el CGPJ había abierto un expediente disciplinario a esta jueza por la supuesta comisión de una falta “muy grave” por anunciarse como tarotista y vidente y llevar a cabo estas prácticas.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La decisión de suspenderla o no queda ahora en el tejado de la Comisión Disciplinaria, que previamente tiene que dar traslado al fiscal y a la propia afectada, que puede responder por escrito. Ese paso podría producirse antes de que termine el mes de agosto.

Según ha informado este jueves el CGPJ, la decisión de suspenderla de forma provisional se ampara en la supuesta comisión de “una falta muy grave” prevista en el artículo 417.6 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, consistente en “el ejercicio de actividades incompatibles con el cargo de juez o magistrado”, establecidas en el artículo 389 de esa norma.

El promotor de la acción disciplinaria considera que las actuaciones practicadas en el expediente permitieron acreditar “indiciariamente” que la magistrada “viene ejerciendo una actividad de cartomancia a través de la baraja del tarot, aceptando dinero a cambio”, y que “ha seguido haciéndolo” incluso después de que, tanto el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) como el propio promotor de la acción disciplinaria, abriesen diligencias informativas al tener conocimiento de esa actividad.

PUBLICIDAD

GRAVEDAD DE LOS HECHOS

La suspensión cautelar de la magistrada por un periodo máximo de seis meses se adopta “en vista de la gravedad de los hechos, de la naturaleza de la sanción que se le podría imponer en caso de apreciarse la comisión de la falta -que podría llegar a ser la de expulsión de la Carrera Judicial- y de la posibilidad de reiteración de la conducta”.

Antes de decidir sobre la propuesta de suspenderla de forma cautelar, la comisión disciplinaria del CGPJ dará audiencia a la magistrada expedientada y al Ministerio Fiscal para que hagan las alegaciones que estimen oportunas.

PUBLICIDAD

TRAYECTORIA

El proceso contra la jueza se inició después de que el TSXG trasladase un escrito del presidente de la Audiencia Provincial de Lugo en el que comunicaba que había tenido conocimiento de que la magistrada “de forma pública reparte octavillas publicitarias (…) anunciándose como tarotista y vidente con gran experiencia en echar las cartas de tarot”.

PUBLICIDAD

Este escrito dio lugar a unas diligencias informativas por parte del promotor de acción disciplinaria, a las que se unieron varias informaciones periodísticas en las que se afirmaba que la propia magistrada realizó la citada actividad. Concretamente, el periódico ‘El Progreso’ de Lugo narró en sus ediciones en papel la experiencia de incógnito en una sesión de tarot, así como ‘La Voz de Galicia’, que también publicó esta práctica.

La polémica ha rodeado a esta jueza en varias ocasiones, puesto que según publicó ‘El Confidencial’ el pasado mes de junio, el CGPJ abrió diligencias a María Jesús García en 2001 por “bailar como ‘stripper’ en un local de Canarias, donde tenía su destino profesional entonces.

En su momento, según esta misma publicación, alegó que era un ‘hobby’.

Entonces, fuentes del poder judicial confirmaron a Europa Press que en los últimos cuatro años y medio esta jueza no había contado con ninguna otra diligencia abierta.

No obstante, en Galicia, la jueza también tuvo como destino Santiago de Compostela y llegó a motivar una queja pública del Colegio de Abogados compostelano por llevar a las vistas un gato. EP.

PUBLICIDAD