PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Audiencia Provincial ordena el ingreso en prisión inmediato del profesor del Valdeluz

la Fiscalía exigió el ingresó inmediatoAndrés Díez trabajaba en este colegio madrileño desde 1999, donde impartía Ética, Música y Religión. Fue detenido el 11 de febrero de 2014. EP.
|

La Audiencia Provincial de Madrid ha decidido hoy en una vistilla en la Audiencia Nacional el ingreso en prisión inmediato de Andrés Díez, el profesor del colegio Valdeluz condenado a 49 años de cárcel por doce delitos de abuso sexual cometidos contra alumnas de este centro escolar entre 2004 y 2014.

La sentencia, conocida el pasado lunes, lo condenó también a indemnizar por daños morales en un total de 142.000 euros a las víctimas y declaró la responsabilidad civil subsidiaria del colegio en cuyas instalaciones se ubicaba la academia de música en la que daba clases el condenado.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El tribunal ha tenido en cuenta para tomar su decisión el principal argumento expuesto por Fiscalía, el “riesgo de fuga” y en un segundo término ha valorado la posibilidad de reiteración argumentada por las acusaciones particulares.

La Fiscalía exigió su ingresó inmediato en la cárcel por la “gravedad de los delitos”.

También lo han reclamado hoy las acusaciones particulares, al entender que hay riesgo de que pueda volver a delinquir.

PUBLICIDAD

Por su parte, Andrés Díez ha defendido de nuevo su inocencia, mientras que su letrado, Ramón Muñoz, ha alegado que la sentencia aún no es firme y que no existe riesgo de fuga.

El agobado ha alegado que el profesor tiene una familia “estructurada”, es propietario de diversos bienes, carece de recursos dinerarios y tiene que atender de su mujer, enferma de alzheimer y dependiente “cien por cien” de sus cuidados. Ha presentado un informe médico.

PUBLICIDAD

Además, ha dicho que su cliente está recibiendo tratamiento psiquiátrico y que sufre una “fuerte” ansiedad, situaciones que descartan también posible riesgo de fuga.

PUBLICIDAD

La defensa del colegio Valdeluz, Jesús Mandri, ha indicado que el centro aún no ha decidido si recurrir o no la sentencia, pero entiende que hay argumentos para poder hacerlo.

También ha dicho que esa responsabilidad civil “solamente” se ha declarado en el caso de seis de las víctimas.

la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal ha analizado detenidamente los dos informes médicos presentados por la defensa, uno respecto al estado de salud de su mujer y otro sobre un episodio de ansiedad que sufre el interesado.

“Los jueces comprenden la situación personal del condenado, pero entienden que no son motivos suficientes para no adoptar la medida cautelar de prisión”, han informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, y ha indicado que el profesor está siendo conducido a prisión.

DE COSQUILLAS A MANOSEOS

Según la sentencia, el profesor utilizaba su cercanía con las alumnas “para tocarlas y satisfacer su deseo e impulso sexual, comenzando con besos, abrazos, cosquillas, hasta ir aumentando los toqueteos progresiva y gradualmente en el tiempo, poco a poco, llegando a manosear piernas hacia ingles y zona vulvar e interior de los muslos, espaldas, senos y nalgas”.

PUBLICIDAD

El tribunal señala que el profesor llegó a restregar “en alguna ocasión su pene en sus espaldas o llevando el acusado la mano de alguna de ellas a su miembro, por fuera de la ropa”.

Asimismo, “llegó a introducir sus dedos en la vagina de algunas de ellas, escudándose muchas veces en la necesidad de llevar a cabo correcciones posturales mientras estaban sentadas tocando el piano”.

En otras ocasiones, aprovechando la atención de los alumnos/as a la pantalla donde se proyectaban -en penumbra- audiovisuales musicales, llevaba a cabo también tocamientos sobre las menores, a quienes sentaba a su lado.

El juicio se celebró entre los pasados 21 de mayo y 12 de junio, a puerta cerrada.

El representante del Ministerio Fiscal pidió 69 años de cárcel por catorce delitos de abuso sexual.

Solamente sobre dos alumnas no se considera acreditada la conducta delictiva del acusado. En un caso dada la retractación total en el juicio de cuanto una de ellas había declarado anteriormente, y en el otro por la insuficiencia de prueba.

SU VERSIÓN

En su declaración ante el juez, Andrés Díez afirmó que la acusación “falsa” que ejercen las catorce exalumnas se debía a tres motivos: a que tenían “demasiadas” hormonas adolescentes; a su deseo de conseguir dinero a través de la indemnización que se le imponga y; a “una venganza” de las chicas hacia su mujer.