PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Francisco Serrano: ‘Es un disparate que los jueces tengan que aplicar la perspectiva de género por encima del imperio de la ley’

Este magistrado en servicios especiales, líder de VOX en Andalucía, ha publicado una ‘guía práctica para padres maltratados’ junto al profesor José Riqueni Francisco Serrano dio en octubre un paso al frente para liderar a VOX en Andalucía, y en diciembre hizo historia al lograr su partido por primera vez representación en un Parlamento autonómico.
|

Francisco Serrano, magistrado en servicios especiales, y líder de VOX en Andalucía, ha publicado una ‘Guía práctica para padres maltratados’, junto al profesor José Riqueni, con “consejos para sobrevivir a la Dictadura de Género”.

En ella, analizan la problemática de la violencia doméstica, que “además de mujeres, están viviendo muchos hombres, niños y ancianos”, y dicen que “se está ocultando”.

PUBLICIDAD

Serrano ha conversado con Confilegal sobre esta obra, con la que pretenden “contrarrestar la manipulación de las feministas supremacistas, que se embolsan millones de euros cada año, y establecen una incontestable desigualdad jurídica entre hombres y mujeres,  homosexuales y lesbianas”.

PUBLICIDAD

Denuncia que “la Ley de Violencia de Género ha acabado con la presunción de inocencia de los hombres”, y alerta que esto “ha arrastrado a algunos al suicidio”. “No está resolviendo el problema, provoca una proliferación de denuncias falsas, abusivas o instrumentales, y hay una criminalización del varón”, subraya.

Además, informa que VOX pretende limitar ese «feminismo radical» cortando el dinero público. “Que se lo pague Soros”, señala la formación.

PUBLICIDAD
El líder de VOX en Andalucía, Francisco Serrano, y Santiago Abascal, presidente del partido, estrechándose la mano, junto al secretario general de la formación, Javier Ortega-Smith. Foto: EP

Francisco Serrano Castro (1965, Madrid) fue inhabilitado en 2011 por modificar en apenas 24 horas el régimen de visitas establecido para un menor que quería asistir con su abuelo a una procesión.

La madre del niño le denunció y fue condenado a dos años de inhabilitación, que el Tribunal Supremo elevó tras el recurso a 10 años, más una multa. En octubre de 2016 el Tribunal Constitucional revocó la decisión del Supremo.

Aun así, el Consejo General del Poder Judicial se negó a reintegrarle en la carrera judicial y condicionaba su incorporación a realizar de nuevo oposiciones. Por ello, Serrano tuvo que reinventarse con un despacho legal, Serrano Abogados, de Sevilla.

PUBLICIDAD

Al final, el Supremo acabó dándole la razón en abril de 2018, revocando la decisión del CGPJ, y pudo descolgar su toga. Ejerció como titular del Juzgado de Primera Instancia y Familia número 7, de Badalona, durante 40 días. Concluyó esa etapa por voluntad propia pidiendo la excedencia para volver al ejercicio de la abogacía en Sevilla, junto a su familia.

En octubre dio un paso al frente para liderar a VOX en Andalucía, y en diciembre, Serrano hizo historia. Su partido logró por primera vez representación en un Parlamento autonómico, y con sus 12 escaños, junto al PP y a Ciudadanos, puso fin a 37 años de gobierno socialista.

Serrano es autor de ‘Un divorcio sin traumas’ (Almuzara, 2009) y ‘La Dictadura de Género’ (Almuzara, 2012); y José Riqueni, de ‘El Psiquiatra de almas pequeñas’ (Espuela de Plata, 2013), sobre la alienación parental. Precisamente, se conocieron a raíz de que Serrano presentara este libro de Riqueni, y ante el material que ambos tenían hace año y medio decidieron escribir este libro conjunto, ‘Guía práctica para padres maltratados. Consejos para sobrevivir a la dictadura de género’ (Almuzada, 2019).

Lo presentaron en sociedad el 8 de marzo, toda una declaración de intenciones.

PUBLICIDAD

¿Qué persiguen con este libro?

Hacer una denuncia pública de una situación que se está ocultando a través de ciertos medios de comunicación para que la sociedad no sepa que hay otro tipo de maltrato, aparte del que oficialmente se refleja en las estadísticas y las noticias.

Que hay maltratadas, por supuesto, pero también están sufriendo maltrato en el ámbito familiar muchos hombres, niños, y ancianos, y no se habla de ellos.

Queremos denunciar públicamente que lejos de no existir, como oficialmente se intenta hacer ver, que existen y que también necesitan ayuda y apoyo. Se encuentran en una situación de injusticia, no solamente por parte de la persona que puede hacer el maltrato, sino por parte del propio sistema, el legal y el judicial.

¿Qué situaciones reflejan?

La de padres de familia maltratados; niños maltratados por sus padres o por las nuevas parejas de sus padres con la complicidad de sus madres; niños que sufren una alienación parental; niños que están sufriendo una separación traumática cuando podrían ser felices con su padre y con su madre a través de una custodia compartida…

Damos soluciones prácticas frente a todas estas situaciones. Es necesario conocer el virus de género para prevenirlo y afrontarlo con ciertas garantías. El adoctrinamientode género está llegando a todos los ámbitos, incluidas las escuelas, para imponer un pensamiento único.

¿Y qué tipo de consejos dan?

Consejos ante una posible denuncia “de género”; recordamos sus derechos; abordamos el antes y después de un divorcio; la custodia compartida; la alienación parental…

Para un hombre que pueda sufrir una denuncia falsa, abusiva o instrumental, que sepa cómo enfrentarse a este problema. A los maltratadores reales que los metan a prisión y recaiga sobre ellos todo el peso de la ley, pero a muchos inocentes les decimos cómo tienen que reaccionar, cómo se tiene que enfocar una separación de cara a los hijos, cómo se tiene que hacer un convenio regulador con un plan de parentabilidad para una custodia compartida…. Clarificamos las obligaciones con el hijo en el futuro. Y proporcionamos sentencias actuales de interés. Por tanto, este libro no solamente puede servir a los padres que se enfrentan a una ruptura de pareja, sino también a muchas madres que la quieren enfocar desde un aspecto racional y no de venganza o resentimiento.

¿Tratan el caso Juana Rivas?

Sí. Hacemos un análisis detallado de este caso, y de cómo lo ha enfocado un juez valiente, Manuel Piñar, titular del Juzgado Penal número 1 de Granada.

La sentenció a 5 años de cárcel y 6 sin sus hijos, y la Audiencia de Granada acaba de confirmar la pena. Rivas va a pedir el indulto, ¿qué le parece?

Que el correspondiente ministro de Justicia podría incurrir en un delito de prevaricación. Ya está bien de tomadura de pelo y de burla a la Justicia. Si falla la estrategia del adoctrinamiento y la represalia contra jueces que se niegan a plegarse a la dictadura de género y se empeñan en aplicar la ley al margen de perspectivas ideológicas (que me lo digan a mí) siempre queda el remedio del indulto. Al final, el propósito del sistema es cerrar el círculo, para garantizar la impunidad de aquellas que cumplen con la agenda de género, aunque manifiestamente infrinjan las leyes.

Las asociaciones AIVIG, AMAR y ALMA también lo piden. ¿Qué piensa del “hermana, yo sí te creo”?

El “Yo sí te creo” está haciendo muchísimo daño. Suprimamos entonces los juicios, y que cuando llegue una denuncia, que al hombre se le meta directamente en la cárcel, porque si el procedimiento tiene que llegar a una condena inexorable, un juicio es perder el tiempo y el dinero, ¿no?

Esto está ocurriendo, por desgracia, con muchos informes de valoración de violencia en los que los peritos, lejos de aplicar metodología científica, (test y pruebas avaladas científicamente) se limitan a entrevistarse con la víctima y el agresor (cuando deberían ser presunta víctima y presunto agresor) creyéndose la versión de la primera.

Lejos de un informe pericial científico, ese informe se convierte en una mera opinión de un perito que lejos de tener la debida cualificación, obedece a planteamientos ideológicos.

Feministas somos todos los que creemos en la igualdad, pero una cosa es la igualdad real que propugnaba el feminismo de primera y segunda generación, y otra la del feminismo supremacista actual, que lo que quiere es una revolución cultural a través de pasar del concepto de la lucha de clases a la lucha de sexos. Nosotros denunciamos ese concepto fanático ideológico que está imponiendo el feminismo supremacista.

¿Qué opina de que para acceder a cualquier especialidad los jueces y magistrados tengan ahora que acreditar formación en perspectiva de género?

Que es adoctrinamiento de jueces, que tienen que aplicar la perspectiva de género por encima del imperio de la ley.

Eso es imponer criterios ideológicos, recalco, por encima del imperio de la ley, y es un disparate, una barbaridad. Es atacar los mismos pilares del Estado de Derecho, como ocurrió con Stalin, y con la Alemania nazi.

Pero en fin, si algún juez no entra en ese juego, siempre queda el remedio del indulto, como he dicho antes.

La Ley de Violencia de Género ha acabado con la presunción de inocencia de los hombres, que les ha llevado en algunos casos al suicidio. No está resolviendo el problema, provoca una proliferación de las denuncias falsas, abusivas o instrumentales, de cara a obtener beneficios ante una ruptura matrimonial o de pareja. Hay una criminalización del varón, sin haber conseguido el propósito de defender a las mujeres que siguen siendo víctimas de violencia machista ante situaciones de desigualdad y relación de poder. Estas últimas son las situaciones indeseables que hemos de seguir combatiendo, pero con eficacia.

¿Por eso quieren en VOX derogar de La ley de violencia de género y sustituirla por una Ley de violencia intrafamiliar?

Exacto. Pedimos una reforma donde se incluya a todas las víctimas de violencia doméstica, pero la agenda de género no quiere incluir a más personas porque eso supondría repartir el pastel de las subvenciones entre más asociaciones.

¿Qué cree que hay detrás de esa perspectiva de género de la que tanto se habla? 

La Dictadura de Género es un negocio que mueve millones de euros en cada ejercicio, una industria clientelar que da trabajo a más de medio país, y que ha transformado España en poco más de dos décadas en un Estado de No Derecho, en un país que necesita con urgencia volver a una Justicia justa.

No tendrían que existir Juzgados de Violencia sobre la mujer. Son tribunales de orden público creados específicamente para proteger a una parte de la sociedad frente a otra.

¿En VOX quieren limitar ese “feminismo radical” cortando el dinero público?

Sí. Ni un euro más para los lobbies que propagan el odio y la división. Solamente en Andalucía hay 2.200 asociaciones de mujeres, muchas de las cuales no cumplen con una función de servicio social, sino que sirven a sus propios intereses.

Por tanto, sería necesario fiscalizar y supervisar a todo ese complejo asociativo para comprobar si el dinero que todos les hemos proporcionado es destinado a proteger los derechos de las mujeres maltratadas o los suyos propios. Porque para la mujer realmente maltratada, que sufre discriminación por parte del varón, queremos incluso que se les dé más recursos, y en cuanto al agresor real, que se agraven las penas.

El libro publicado por Francisco Serrano y el profesor José Riqueni.

Y el dinero al “feminismo radical” que se lo dé George Soros, dice su partido…

Sí. Porque detrás de todo esto hay un fenómeno y «lobby» supranacional que quiere acabar con el actual orden social europeo. Por eso, promueven y financian a todas aquellas corrientes que suponen debilitar las estructuras del Estado, y de la cultura y formas de vida europea.

Detrás de esto hay motivaciones ideológicas, electoralistas –para cosechar el voto de la mujer-, y motivaciones económicas. Y para conseguir esa imposición que hay de totalitarismo emplea tres estrategias. 

¿Cuáles son?

Primero, la del engaño, la de las estadísticas y el ir a la conclusión de la estadística o el informe y ya después lo rellenamos.

Para difundir la mentira utilizan principalmente ciertos medios de comunicación totalmente manipulables y manipulados, que si un padre se suicida con sus hijos dicen que un padre ha matado a sus hijos y se ha quitado la vida, y si lo hace la madre se dice que se ha caído desde una terraza con sus hijos.

Tras la estrategia del engaño está la de la amenaza, la del miedo. La de decir cuidadito que aquí estamos nosotros y te pinto la fachada de donde vayas a hablar, y digo que eres un fascista y un machista. Y cuando la amenaza y el insulto no funcionan entonces viene la represalia.

¿La ha sufrido en sus carnes?

El castigo tan desproporcionado de expulsarme de la carrera judicial no deja de ser una represalia por no haberme amoldado y ser objetiva y socialmente correcto. En diciembre de 2009, la presidenta del Observatorio de Violencia de género, Inmaculada Montalván, dijo que tenían que apartarme de la carrera judicial por mi pensamiento desviado. Tres meses después buscaron la causa.

Como juez ya me advertían “ten cuidado que no te puedes meter con esta gente que es muy peligrosa”. Mi propio padre me lo decía. Y en verdad me he sentido machacado por el “lobby” de género, y acosado por esa ideología. Me han llamado “el juez machista”, “misógino”, “el cara papa”, “el defensor de maltratadores”…

Han llegado a decir que en mi despacho sólo se defiende a maltratadores y a pederastas. Barbaridades. En la actualidad, el que no tiene perspectiva ideológica de género es perseguido en este país.

La última represalia que han intentado conmigo ha sido querer echarme como diputado por tener un bufete, por el tema de la compatibilidad.

Han pinchado en hueso. Puede ser administrador de un despacho sin cobrar nada, ha resuelto la Comisión del Estatuto de los Diputados. ¿Quién lleva ahora el bufete?

Mi hija mayor, que ha estudiado Derecho. Ella es la gerente, y hay otros siete profesionales. Yo me estoy limitando a delegar asuntos y a terminar los que tenía iniciados antes de ser diputado. Yo ya me dedico prácticamente al 100% al Parlamento.

¿Les han cerrado alguna puerta para la presentación del libro o le han hecho escraches?

Gracias a Dios no, de momento. Tenemos previstas presentaciones en Marbella, en Huelva, en Valencia, en Ronda.

A nosotros nos repugnan los maltratadores. Eso es lo primero que queremos decir. El varón que considera a la mujer por el hecho de serlo, la maltrata, la discrimina, la desconsidera… ese tipo de personas nos dan asco.

Se lo pregunto porque a su compañera de VOX Alicia Rubio la cesaron como jefa de estudios tras publicar el libro ‘Cuando nos prohibieron ser mujeres… y os persiguieron por ser hombres’, y le organizaban escraches donde abordaba este tema, llegando incluso a obligar a la cancelación de los actos.

Conozco perfectamente la persecución que ha sufrido Alicia Rubio, porque en su caso, además, tiene el agravante de que es mujer, y la consideran una traidora a la causa. Alicia es una mujer valiente que cree en el feminismo por la igualdad y no se pliega al feminismo supremacista. Por eso la persiguen las fanáticas.

El martes tuvo usted un encuentro con jóvenes de VOX en un local de Sevilla, y amaneció lleno de pintadas…

Como decía Gandhi: “Primero te ignoran, después se ríen de ti, y luego te atacan”. Como el feminismo radical tiene una red clientelar enorme del negocio de género ellos mueven a sus masas de zombis según les interesa.

Los propios chavales de VOX fueron los que quitaron las pintadas. Son jóvenes valientes que representan a la España viva y que no se acobardan ante insultos y amenazas de violentos intolerantes de extrema izquierda.

Por cierto, ¿en qué situación está el recurso que presentó ante el Tribunal de Estrasburgo por su inhabilitación?

Todavía está pendiente de que pueda anular mi condena de inhabilitación culposa por dos años. Tendría que haber sido magistrado otra vez en agosto de 2013, pero estuve cerca de seis años indebidamente inhabilitado.

En la misma situación se encuentra el juez murciano Ferrín Calamita…

Sí. El CGPJ rechazó su reingreso como juez en abril de 2018, y lo tiene recurrido ante el Supremo. Lo lleva el mismo abogado que me llevó a mí el asunto, Fernando Rodríguez Galisteo. Se lo recomendé yo.

Lo inhabilitaron por 10 años y cuando pasaron le dijeron que estaba inhabilitado para siempre, y que tenía que hacer otra vez las oposiciones. Lo de Ferrín Calamita fue una represalia.

¿Usted volverá a ejercer como magistrado?

Me gustaría retirarme como magistrado. Ahora estoy de servicios especiales y he pedido plaza en Sevilla. A mí lo que me gusta es ser juez. Es mi vocación.