Firmas

No es verdad que los políticos miren por el bien de las familias numerosas

María Menéndez de Zubillaga
No es verdad que los políticos miren por el bien de las familias numerosas
La columnista, María Menéndez de Zubillaga, es presidenta de la Asociación de Familias Numerosas de Madrid.
01/4/2019 06:15
|
Actualizado: 10/5/2021 10:40
|

La Ley 26/2015 de Protección a la Infancia ya decía que no se podía discriminar a los hijos por razón de su edad. Todos deben beneficiarse por igual.

Por eso no tenía sentido que no se mantuviera la categoría especial y que solo los hijos mayores la disfrutaran y no los pequeños.

Ahora ese sentido común y ese sentido de la justicia han quedado restablecidos. Pero a fuerza de tribunales y de costes económicos soportados por las familias numerosas, aunque sostenidas por las asociaciones.

Esto demuestra que no es verdad que los políticos miren por el bien de las familias numerosas.

Nos dejaron «a los pies de los caballos», pero hemos sabido pelear y hemos conseguido la protección y seguridad jurídica que necesitamos para no estar dependiendo del político de turno.

La Ley de Infancia, donde se dispuso la Disposición Final Quinta que dice que se mantiene el título de familia numerosa hasta que el último de los hijos cumpla 26 años, se publicó el 18 de agosto de 2015.

A partir de ese momento, las familias que iban reduciendo el número de hijos en el título, se les rebajaba la categoría, de especial a general.

Eso suponía, y supone hoy también, una reducción importante en los beneficios que otorga ser familia numerosa.

Así, empezaron muchas familias a reclamar administrativamente esta sinrazón.

Fue en el inicio de 2016.

A través de la asociación se fueron agrupando a dichas familias por fechas de presentación de las reclamaciones.

E íbamos llevando un control de los tiempos para seguir los trámites administrativos a medida que nos iban negando este mantenimiento.

Pero llegó un momento en que para continuar había que presentar una reclamación contencioso administrativo.

Y esto debe ser presentado por un abogado.

LOS GASTOS LEGALES DISUADIERON A MUCHAS FAMILIAS A DEJAR DE LITIGAR

Lo que supone afrontar unos gastos que se escapan de los presupuestos familiares. Y casi todas las familias desistían de seguir adelante.

Solo algunas se empeñaron y continuaron la batalla, por ellas y por todas las familias numerosas que también se iban a beneficiar.

En Andalucía hubo una familia que ganó la batalla en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

En Valladolid otra también conseguía sentencia favorable.

En la Comunidad Valenciana entendieron la justicia de la exigencia y se dispuso el mantenimiento de la categoría especial.

Aunque en otras Comunidades Autónomas no se interpretaba la misma ley de la misma manera y se defendían de la sinrazón con la excusa de que en Valencia hacían lo que querían y no lo que decía la ley.

Esto también da una idea de cómo se trata a la familia, de 17 maneras diferentes.

Incluso presentamos una queja al Defensor del Pueblo que nos daba la razón.

En Madrid por fin encontramos una familia valiente que decidió dar el paso, pues cumplía con la exigencia de haber presentado reclamación administrativa y potestativa, respondiendo la Comunidad de Madrid con el silencio administrativo.

Mientras, seguíamos presionando y tratando de influir en los diferentes organismos, instituciones y grupos políticos.

Y llegaron las sentencias favorables de Andalucía y meses más tarde en Madrid.

La del TSJA fue recurrida por la Junta de Andalucía.

La del Tribunal Superior de Justicia de Madrid no ha sido recurrida aún por la Comunidad de Madrid.

Hace unos días la nueva Junta andaluza ha renunciado a que el recurso prosperara, retirándolo.

Y el 25 de marzo, por fin, la ansiada respuesta del Supremo llegó. Aunque nos enteramos el viernes 29 de marzo.

La sentencia favorece a las familias numerosas de categoría especial (5 hijos o más y en algún caso las de 4 hijos), para que cuando vayan saliendo los hijos del Título oficial no se les rebaje la categoría.

A partir de ahora, podremos mantener los descuentos y ayudas. Y no sólo para los hijos, también para los padres. Los padres de familias numerosas, que no pueden ahorrar como otros porque tienen muchos gastos y que tanto esfuerzo les cuesta mantener y atender a la familia con tantos hijos.

A cambio benefician a toda la sociedad con la aportación humana necesaria para garantizar el reemplazo generacional y la sostenibilidad del sistema actual de pensiones.

Y más en estos tiempos de invierno demográfico, donde las familias numerosas son un oasis en el desierto y un bien precioso para todos.

Lo mejor de todo es que esta decisión viene del Tribunal Supremo y no de una promesa electoral. Así sienta precedente y nos da una seguridad y protección jurídica muy importante.

«Una cosa no es justa por el hecho de ser ley, pero debe ser ley porque es justa».

 

Otras Columnas por María Menéndez de Zubillaga:
Últimas Firmas