Firmas

Subida encubierta de la luz y rebaja del IVA temporal

María Menéndez de Zubillaga
Subida encubierta de la luz y rebaja del IVA temporal
María Menéndez de Zubillaga, presidenta de la Asociacion de Familias Numerosas de Madrid, es la autora de esta columna.
30/6/2021 06:46
|
Actualizado: 30/6/2021 06:46
|

«El 1 de junio entró en vigor una nueva factura de la luz que ha revolucionado los hogares españoles, con una importante subida y, sobre todo, un sistema de tramos de consumo que se lo pone difícil al consumidor que quiera contener el gasto», como dice en su nota de prensa la Federación española de familias numerosas.

Además, afecta directamente a los hogares que se acogen al Bono Social (límite de 10Kw de potencia), a los que necesitan no disparar los gastos habituales, pero si necesarios, como las familias numerosas.

Ante tamaño despropósito y para tapar otras vergüenzas, el Gobierno ha decidido aplacar los ánimos subversivos y probarnos con un descuentillo.

Ellos lo llaman ‘rebaja del IVA’, de un 21% a un 10%. Según el Gobierno supondrá reducir un 10% el recibo de la luz y afectará a todos los consumidores que tengan contratada una potencia inferior a 10Kw (acogidos al Bono Social) y será algo temporal, una medida transitoria que se mantendrá hasta el 31 de diciembre, fecha en la que el Gobierno evaluará la situación para tomar decisiones al respecto.

También ha aprobado el Gobierno la suspensión del impuesto a la generación eléctrica del 7% durante el tercer trimestre para abaratar la factura eléctrica, que ha alcanzado este mes de junio cifras récords.

¿Y qué es esto del impuesto a la generación eléctrica? Se trata de un impuesto del 7% que grava la producción de electricidad y que se creó en diciembre de 2012.

Su objetivo principal era el de contribuir, con lo que se recauda, a la sostenibilidad ambiental y paliar así el impacto ecológico que la producción eléctrica tiene en nuestro entorno. Y no aparece desglosado en la factura porque en teoría no lo paga el consumidor.

Pero, mira por donde, el consumidor será el último responsable de que no se pague, porque, pobrecito el que se acoge al Bono Social, no le suba tanto el precio de la luz, para poner lavadoras, planchar, lavar los platos, calefacción o aire acondicionado, ordenadores, cocina, luces, etc.

¿Nos dirán que somos directamente responsables, los que más hijos aportamos, que somos los que más contaminamos junto con los que comen carne?

Todas estas actividades que necesitan la electricidad se han incrementado con la pandemia y confinamiento: clases online y teletrabajo, más tiempo en casa… Y han provocado un aumento en el consumo de un 50% más.

Además de este aumento del consumo, también se ha trastocado el horario. Durante estos 25 días con los nuevos tramos horarios, después de las 12 de la noche se han puesto más de 800.000 lavaplatos.

También se han trastocado las medidas familiares para conseguir una adecuada conciliación. Tres tramos horarios: valle, llano y punta. El valle más barato, es de 12 de la noche a 8 de la mañana y los sábados, domingos y días de fiesta; el llano es de coste medio, de 8 a 10 de la mañana, de 14 a 18 horas y de 22 a 24 horas; y el tramo punta, de 10 a 14 horas y de 18 a 22 horas.

Resulta que las horas de menor precio para el consumo eléctrico son las noches y los fines de semana. Ni descanso ni tiempo en familia. Las nuevas actividades de ocio serán pasar el aspirador, lavar y planchar la ropa y cocinar para la semana. ¡Menos mal que está de moda Máster Chef! Cambiamos el parque y las excursiones por las labores del hogar.

Lo preocupante además es que el sistema de fijación de precios sigue sin solución. No se garantizan los precios. Y más en los colectivos vulnerables, los que se acogen al Bono Social, tanto con el 25% como con el 40% para vulnerables severos. ¿Es una familia numerosa especial, con 5 hijos o más un consumidor vulnerable severo, sin importar la renta familiar? ¿No se debería considerar la renta per cápita?

Otra cosa sería si queda fijado un precio por Kw y un porcentaje de beneficio por acceder al Bono Social de la luz. Que el IVA fuera rebajado a 0%, puesto que es un impuesto sobre otro impuesto de un bien de primera necesidad como es la luz. ¿O es que vamos a volver a un pasado lejano lleno de velas y antorchas?

También queda la opción de declarar productos de lujo a los electrodomésticos. Y rebajar así el IVA al 4%, como en la compra de obras de arte. ¿O los cuadros pasan a ser bienes de primera necesidad?

Seguimos con la táctica de este Gobierno de titulares que engañan, con subidas de precios encubiertas, con parches que no solucionan y que no favorecen el ahorro de los hogares que más lo necesitan, modificando y actualizando leyes que en realidad suponen un cambio legislativo encubierto, transformando una ley o norma en otra bien distinta.

Volveremos a lavar la ropa en el río, a lavar los platos a mano, a usar velas para alumbrar y recuperar las planchas de hierro. Pero ¿cómo mandaremos un email, como navegaremos por internet y como podrá ser el teletrabajo? ¿Y la venta de coches eléctricos, tan ecológicos? ¿También serán artículos de lujo? ¿Por eso se ha legislado sobre la bicicleta? Los nuevos tiempos exigen otras medidas. Estas zancadillas sí que provocan brechas, divisiones.

Pudiera ser que buscan eso, división. “Asterix y la cizaña” me estaba leyendo ahora. En una aldea poblada por irreductibles galos, que resiste al invasor romano, y donde reinaba paz y armonía.

El invasor romano logra introducir a un romano feo y bajito que consigue dividir y enfrentar a todos y cada uno de los irreductibles galos. La unión hace la fuerza y la división la deshace. Como el azucarillo en el agua.

¿Os acordáis de aquellas protestas por los cortes de luz a vecinos de hogares vulnerables? Incluso alguna casa incendiada por tener que encender velas por el corte de luz. Los que protestaban son los que ahora aceptan la subida brutal de la luz, incluso con la falacia de que el IVA no se puede bajar porque eso hace que el margen de beneficios de las eléctricas aumente considerablemente.

Lean también ‘Rebelión en la granja’ de Orwell. Cuando la vergüenza no existe y la mentira es el motor del estado. Para ellos el fin justifica los medios, siempre.

Otras Columnas por María Menéndez de Zubillaga:
Últimas Firmas