Firmas

Las promesas de los políticos a las familias numerosas

María Menéndez de Zubillaga
Las promesas de los políticos a las familias numerosas
La columnista, María Menéndez de Zubillaga, es presidenta de la Asociación de Familias Numerosas de Madrid.
Las familias numerosas madrileñas demandan medidas correctoras para no verse penalizadas
23/5/2019 06:15
|
Actualizado: 10/5/2021 10:40
|

La confianza es la seguridad firme que una persona o grupo tiene en que algo suceda, sea o funcione de una manera determinada, o en que otra persona o grupo actúe como ella desea o espera.

La democracia que manda ahora es representativa.

Así, aunque la soberanía reside en el pueblo, para gobernar y gestionar la sociedad con eficacia, éste elige a sus representantes y depositan en ellos, con su voto, la confianza o seguridad firme en que van a conseguir que una gestión determinada de la vida pública sea la que prometen por ser, en principio, la mejor para todos.

De esta manera, las personas y los grupos depositarán su confianza en los que creen son afines a sus necesidades y exigencias.

Ya sabemos que del dicho al hecho hay mucho trecho. Sin embargo, hay algunos candidatos que no esperan al hecho. Y no lo hacen por inconsciencia porque en política todo está muy medido. Nada es porque sí.

Así que si prometen una cosa es para buscar algo: confianza, adhesión, apoyo, interés.

Luego hacen lo que han prometido o no. Y el motivo será el que más les beneficie a ellos. Eso seguro.

Esto hace que la confianza la encuentren “por imperativo legal”, porque hay que votar y porque no hay otra cosa mejor.

Promesas a grupos determinados

Aún así, siempre esperas alguna cosa, alguna promesa buena para todos o para un grupo determinado de la sociedad. Pero no esperas que la vileza de la traición sea incluso antes de depositar la confianza en algunos candidatos.

Esto viene a que, en estos momentos de invierno demográfico, de falta de niños, de familias desamparadas y desprotegidas, aunque sean las que estén aportando hijos e impuestos, las familias numerosas madrileñas demandemos las medidas correctoras necesarias para que no nos veamos penalizadas, sobre todo fiscalmente y también en educación, en vivienda, en transporte, en cultura, etc. Y nuestro esfuerzo económico de formar y mantener una familia grande que tanto aporta para todos sea compensado en parte.

Pues bien, no solo nos piden los candidatos apoyo y confianza, sino que exigen adhesión cuando ni siquiera contamos para ellos en sus propuestas.

La candidata popular Ayuso promete que las familias numerosas de categoría general (3-4 hijos o 2 cuando uno tiene discapacidad o el/los padres) se ahorrarán la mitad del IRPF autonómico y las de categoría especial (5 hijos o más o 4 por discapacidad o renta baja) directamente no lo pagarán.

Aunque esto solo se promete para un periodo de 3 años. Una legislatura, puesto que el primer año será para ponerlo en marcha y empezar a aplicarlo.

Bien, ¿no?

Ahora nos fijamos en la letra pequeña. Dicen que hay en la Comunidad de Madrid unas 7.215 familias que se constituyen como familias numerosas al año. 6968 de categoría general y 247 de categoría especial.

Y la medida, bien estudiada y bien controlada en su impacto económico, es que los beneficiarios de la bajada de impuestos serán solo 7000 familias el primer año, el doble el segundo año y el triple el tercer año. Es decir, nuevas familias numerosas.

113.000 familias numerosas en la Comunidad de Madrid

¿Y las que ya son familia numerosa? ¿Cuántas familias numerosas que tanto aportan para todos se ha dejado en el rincón de castigados la candidata Ayuso? ¿Sabe que en la Comunidad de Madrid hay más de 113.000 familias numerosas?

Pensando en votos, mejor beneficio al grupo más mayoritario, ¿no? Porque me dará mayor número de votos.

En la Comunidad de Madrid, hay 754.828 de pensionistas a 1 de mayo de 2018. Pero solo hay 113.000 familias numerosas.

Entonces, ¿a quien beneficio? Pues a los que son más para conseguir más votos. Porque la candidata Ayuso también ha prometido el abono transporte gratis para los mayores de 75 años. NO hay para todos y hay que elegir a quien favorecer.

Hay que agradecer que esto lo sepamos antes del 26M.

También Sánchez descubre sus predilecciones, aunque ha sido después de las elecciones generales. Pretende revisar sus fuentes de ingreso y sus gastos después de los “viernes sociales” con los que ha favorecido a muchos sectores de la población española.

Ahora toca recortar a otros grupos porque para todos no llega.

Así, nuevamente son las familias numerosas a las que se les revisarán las deducciones fiscales. Quizás se recorte pensando en la renta. Pero no en la Renta per Cápita, claro. Que sería lo justo.

Que se tenga en cuenta a cada miembro de la familia numerosa. Nada más sensato y razonable. Porque cada uno de esos hijos si que contarán para pagar impuestos cuando se pongan a trabajar.

Si que se les tendrá en cuenta. Pues empecemos a hacerlo ya. El valor que tienen las personas no es por los impuestos que pagas. ¿O sí?

Otras Columnas por María Menéndez de Zubillaga:
Últimas Firmas