PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Susana Díaz resalta el «dolor» de su familia ante la «cascada de insultos» del doctor Jesús Candel, ‘Spiriman’

Más de un centenar de seguidores de la Asociación Justicia por la Sanidad se han manifestado en apoyo de CandelDíaz ha afirmado que fue "público y notorio" lo que sobre ella dijo Spiriman.
|

La expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha declarado como testigo en el juicio que se sigue contra el médico Jesús Candel por supuestas injurias y calumnias contra ella y el exviceconsejero de Salud Martín Blanco, resaltando el «dolor» que durante meses sintió su familia ante una «cascada de insultos» que en principio no supo adónde «iba a llegar».

La «gente por la calle» se lo decía, ha indicado la secretaria general del PSOE-A, y sus familiares le señalaban que le habían vuelto a decir «corrupta». Por todo ello se ha reconocido «muy ofendida».

PUBLICIDAD

Por videoconferencia desde un Juzgado de Sevilla, Susana Díaz ha prestado declaración como testigo ante el Juzgado de lo Penal 6 de Granada.

PUBLICIDAD

Díaz ha afirmado que fue «público y notorio» lo que sobre ella dijo Spiriman, como se conoce a este médico que lideró las movilizaciones contra la fusión hospitalaria, luego derogada, a través de redes sociales.

A preguntas de la defensa del acusado, Susana Díaz ha dicho conocerlo pero no lo que representa, lo que ha provocado las risas de los seguidores de Spiriman que han llenado la sala de vistas, a los que el juez ha apercibido.

PUBLICIDAD

Por la mañana, más de un centenar de seguidores de la Asociación Justicia por la Sanidad se han manifestado en apoyo de Candel.

El doctor Candel argumenta que criticó la gestión sanitaria y que se defendió de «los ataques» de Díaz

El doctor Jesús Candel ha señalado que las palabras que utilizó «de forma soez y vulgar» en sus vídeos difundidos en redes sociales buscaban criticar «la gestión sanitaria» y «nunca a la persona».

Igualmente, en declaraciones a los periodistas a las puertas de los Juzgados de Caleta, en Granada capital, Candel ha explicado que, tras unas afirmaciones en el Parlamento de la entonces presidenta que ha dicho que se refirieron a él, emitió estos vídeos para defenderse ante «los ataques de Susana Díaz».

PUBLICIDAD

«A partir de esas injurias y calumnias» que ha señalado que él recibió en sede parlamentaria, sin tener «opción» a defenderse», grabó esos vídeos, en los que ha afirmado que hizo uso de su «libertad de expresión».

«Ante ese ataque está más que justificado lo que ellos llaman insulto», ha señalado el médico granadino, quien ha hecho referencia también a unas pintadas amenazantes que aparecieron en la puerta de su casa tras esa comparecencia parlamentaria.

PUBLICIDAD

La expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha declarado como testigo en el juicio que se sigue contra el médico, resaltando el «dolor» que durante meses sintió su familia ante una «cascada de insultos» que en principio no supo adónde «iba a llegar».

Por su parte, el exviceconsejero de Salud Martín Blanco ha solicitado, además de la indemnización que para los perjudicados ha pedido la Junta como acusación particular, la retirada de los vídeos de Spiriman, los cuales ha afirmado que tienen «ánimo de lucro».

Blanco ha afirmado no conocer al doctor Candel, habiendo coincidido con él en «tres entornos judiciales».

Este miércoles también ha declarado a través de videoconferencia, al igual que Díaz, unas declaraciones testificales con las que ha iniciado el juicio, que ha proseguido con la visualización, durante la mañana, de más de una decena de vídeos de Spiriman alrededor de la fusión hospitalaria.

La vista se ha reanudado en la tarde con la declaración del acusado.

PUBLICIDAD

El exviconsejero ha afirmado que familiares desde otros puntos de España lo llamaban «preocupados» por lo que decían de él esos vídeos, por los que sus hijos ha indicado que se sintieron «amenazados».

En su petición inicial, la Fiscalía solicita un total de 9.720 euros de multa por dos supuestos delitos continuados de injurias y calumnias contra la que fuera presidenta de la Junta, además del pago de 5.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Por su parte, la acusación particular solicita inicialmente 24.900 euros de multa por la presunta comisión de sendos delitos continuados de injurias y calumnias con publicidad contra Díaz y Blanco y las pertinentes indemnizaciones.