PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Cuál es el impacto real de las plataformas digitales en el mercado laboral español?

El 43% de las personas trabajadoras en España tiene algún tipo de relación laboral diferente al contrato de tiempo completo y duración indefinida. La media europea es del 23%Presentación del estudio de plataformas digitales y relaciones laborales.
|

Este martes se presentó en Cotec el informe «El mercado laboral digital a debate: plataformas, trabajadores, derechos y WorkerTech». El estudio ofrece una primera aproximación al impacto de las plataformas digitales sobre el mercado laboral en España.

Fue uno de los proyectos seleccionados en la segunda edición del Programa de Innovación Abierta de Cotec (2017) y lo ha coordinado el experto en emprendimiento Albert Cañigueral, fundador la organización especializada en economía colaborativa Ouishare, con el apoyo de la consultora Malt.

PUBLICIDAD

El director general de Cotec, Jorge Barrero, destacó del estudio en la presentación que ofrece “una taxonomía muy completa para entender una realidad que afecta globalmente a todo tipo de trabajadores”.

PUBLICIDAD

 Barrero confió en que este trabajo pueda servir de ayuda “para abordar políticamente un fenómeno que supone todo un reto para los reguladores, al tiempo que desafía a la empresa tradicional en múltiples sectores”.

Los expertos que participaron en este evento señalaron como en los últimos años –de manera más o menos discreta–, la revolución tecnológica también está transformando las relaciones laborales dentro del mercado de trabajo.

PUBLICIDAD

La experiencia de otros ámbitos demuestra que la velocidad, el alcance y el impacto sistémico de la digitalización suelen superar de largo las expectativas previas

Cañigueral destacó el crecimiento de nuevas formas de trabajar.

“Cada vez más, los trabajadores combinan diferentes fuentes de ingresos y conforman sus vidas a través de una amplia variedad de relaciones laborales no convencionales”, dijo en referencia a nuevos perfiles de freelancers, teletrabajo, empleo a través de plataformas de economía bajo demanda (gig economy), etc.

PUBLICIDAD

El autor del estudio recordó que hoy día hay en España más de 130.000 trabajadores independientes y en torno a 50.000 empresas que emplean sus servicios, así como que el 43% de los contratos ya son no indefinidos.

Ante estas cifras, Cañigueral señala en el informe que uno de los principales retos es “combinar la flexibilidad y libertad del trabajo independiente con las protecciones y beneficios tradicionalmente asociados al trabajo por cuenta ajena”.

PUBLICIDAD

El estudio analiza la oferta de servicios personalizados WorkerTech, el acceso a sistemas de protección y la defensa de los derechos de este tipo de trabajadores.

Una de las primeras conclusiones es que la organización del trabajo se aleja cada vez más del modelo imperante en nuestro imaginario colectivo de un trabajo fijo de 9:00 a 18:00 en un espacio físico particular.

Los trabajos no convencionales crecen

Esta afirmación se corrobora porque aumentan las formas de trabajo no convencionales.

Pensar solo en los términos tradicionales del trabajo ignora a millones de personas que combinan diferentes fuentes de ingresos y conforman sus vidas a través de una amplia variedad de relaciones laborales no convencionales:

Freelancers, teletrabajo, trabajo mediante plataformas de economía bajo demanda (gig economy), etc.

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo existe una fuerte tendencia a la externalización por parte de las empresas. Acceder al talento bajo demanda resulta hoy más sencillo que contratarlo e incorporarlo de manera permanente a una organización.

Al igual que las empresas ya externalizaron servicios como la limpieza, la seguridad y los sistemas de información, ahora también pueden hacerlo en funciones como el diseño, el soporte o atención al cliente, la planificación financiera e incluso la gestión y dirección de proyectos.

Una tercera conclusión de este estudio se basa en que aparecen plataformas digitales pensadas para intermediar de manera eficiente entre la oferta y la demanda de talento para cualquier tipo de trabajo.

La tecnología permite digitalizar y aumentar el volumen y la escala de intercambios y servicios asociados con este tipo de contratación (búsqueda y evaluación de perfiles, sistemas de reputación, gestión de pagos, etc.).

Aunque su uso dentro del mercado de trabajo sigue siendo mínimo (entre un 1% y 3% de la fuerza laboral genera ingresos mediante plataformas digitales según diversos estudios) las plataformas tienen un gran potencial de disrupción del mercado laboral.

Esta realidad ya es presente por las plataformas que existen: Hoy en día existen plataformas para acceder con facilidad a todo tipo de talento y necesidades.

Desde los microtrabajadores (microworkers) en plataformas de microtareas online como Amazon Mechanical Turk, a los trabajadores bajo demanda (gig workers) mediante plataformas como Glovo, Uber, MyPoppins o TechBuddy.

También existen plataformas enfocadas a los trabajadores de cuello azul como CornerJob o JobToday que ofrecen una alternativa digital a las empresas de trabajo temporal.

La oferta se completa con soluciones digitales para la contratación de freelancers y trabajadores de cuello blanco (diseñadores, traductores, programadores, directores de proyectos, expertos en ciberseguridad, etc.) como UpWork, Freelancer o Malt.

Hasta se pueden encontrar perfiles de alta especialización en plataformas como TopTal, Up Counsel o GLG diseñadas específicamente para este tipo de trabajadores. Es un fenómeno global y en rápido crecimiento.

Se abre por tanto un escenario caracterizado por la relación intermitente y mediada por plataformas digitales entre las personas trabajadoras y sus empleadores. Este tipo de perfiles contará con varias fuentes de ingresos fluctuantes en vez de un único trabajo y un único pago.

En este contexto, se abre el interesante debate de cómo distribuir la responsabilidad acerca de asegurar los derechos y cubrir las necesidades de las personas trabajadoras independientes entre todos los actores presentes:

Estado, plataformas, trabajadores independientes, agrupaciones de trabajadores y los consumidores o los que reciben el servicio.

Los expertos acuñan el término WorkerTech es como se conoce la oferta de servicios digitales que aprovechan el poder y la comodidad de la tecnología para ofrecer a los trabajadores independientes y flexibles beneficios personalizados a la vez que les facilitan el acceso a sistemas de protección y la defensa de sus derechos.

El reto existente se encuentra en combinar la flexibilidad y la libertad del trabajo independiente o por cuenta propia con las protecciones y beneficios tradicionalmente asociadas al trabajo asalariado o por cuenta ajena.

En otras palabras, dejar atrás y superar la falsa dicotomía heredada de la era industrial que diferenciaba entre el asalariado altamente protegido y el trabajador autónomo prácticamente sin derecho a nada.

La presentación fue seguida de un debate en el que participó la profesora titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la Universidad de Castilla-La Mancha Luz Rodríguez, miembro de la plataforma Los 100 de Cotec.

Junto al experto en economía internacional y políticas públicas José Moisés Martín quienes incidieron en esta nueva realidad de las plataformas y en cómo asegurar los derechos de los profesionales que trabajan en ellas.