PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Cubrir la vacante del vicepresidente del Supremo o no cubrirla: El dilema de Carlos Lesmes

El vicepresidente del Tribunal Supremo, Ángel Juanes, y el presidente del Alto Tribunal y del CGPJ, Carlos Lesmes, en una foto tomada el 9 de enero de 2014, cuando el primero juró su cargo. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
|

El próximo 22 de octubre próximo Ángel Juanes Peces, vicepresidente del Tribunal Supremo, cumplirá 72 años. Y por ley, pasará a la jubilación obligatoriamente.

El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes Serrano, tendrá, entonces, que tomar la decisión de cubrir su vacante o no hacerlo.

PUBLICIDAD

Un auténtico dilema.

PUBLICIDAD

Todo dependerá, es cierto, de si vamos otra vez a elecciones generales el 10 de noviembre próximo –que parece lo más probable a estas alturas– o si, por el contrario, PSOE y Unidas Podemos llegan a un acuerdo de gobierno de última hora y evitan lo que, a día de hoy, parece inevitable.

Si se produjera el primer escenario, la renovación del actual CGPJ se iría, como mínimo, a abril de 2020. 

PUBLICIDAD

De acuerdo con la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), le corresponde al presidente del CGPJ proponer a un magistrado del Tribunal Supremo como vicepresidente y al Pleno del Consejo elegirlo por mayoría simple.

Así sucedió con Juanes Peces el 20 de diciembre de 2018, fecha en la que se fue elegido por el Pleno del CGPJ primer vicepresidente de la historia del Tribunal Supremo.

Una figura que fue incluida en la reforma de la LOPJ de 2013, llevada a cabo por el gobierno del PP, cuando Alberto Ruiz-Gallardón era ministro de Justicia, en la que se suprimió la figura de vicepresidente del CGPJ que había venido existiendo desde 1980.

PUBLICIDAD
Ángel Juanes, vicepresidente del Tribunal Supremo, en el centro, el 9 de enero de 2014, cuando tomó posesión, flanqueado por sus padrinos, José Luis Calvo Cabellos, a la izquierda, y Fernando Pignatelli Meca, los dos de la Sala de lo Militar, de donde procedía Juanes; observando, a la derecha, Pascual Sala, expresidente del Tribunal Constitucional. Foto: Confilegal.

El actual vicepresidente del Supremo fue prorrogado en su cargo por el Pleno del Consejo –en funciones desde diciembre de 2018– hasta el día de su cumpleaños. 

¿Qué hará Lesmes ahora?

PUBLICIDAD

¿Cubrirá la vacante o no lo hará, dejando que el Supremo opere como lo había venido haciendo hasta 2013, permitiendo que el más antiguo de los cinco presidentes de Sala asuma ese rol hasta que el próximo Consejo proceda a un nuevo nombramiento (le correspondería a Ángel Calderón, presidente de la Sala de  lo Militar)?

Es cierto que, a diferencia de la renovación de los presidentes de Sala, Lesmes no tiene que convocar ningún concurso público.

Basta con que él proponga un candidato siete días antes del Pleno y que salga elegido por mayoría absoluta (11 votos de 21). 

Según fuentes del Consejo, consultadas por Confilegal, todavía no se ha hablado de la elección de un nuevo vicepresidente.

No parece necesario, dada la situación de eventualidad existente.

PUBLICIDAD

Lo que parece más probable es que Lesmes opte por no nombrar ningún sustituto para dar la apariencia de que está en funciones y de que, de verdad, quiere irse.

Por otra parte, faltaría por ver si alguno de los 77 magistrados del Supremo aceptaría dicho nombramiento para seis meses, como mucho, y servir en un mandato ya amortizado. 

El presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo aspira a otro destino lejos del Alto Tribunal.

Lleva bastantes meses recibiendo clases de francés, por si le pudiera salir la carambola de convertirse en abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), si Manuel Campos Sánchez-Bordona –actual abogado general en Luxemburgo– fuera nombrado magistrado del Tribunal Constitucional de España.

También podría salirle otra carambola: convertirse en magistrado del Tribunal Constitucional. Precedentes de expresidentes del CGPJ y del Supremo en el máximo tribunal de garantías hay: Javier Delgado Barrio, Francisco Hernando y Pascual Sala. 

Son cuatro las plazas que tienen que renovarse, lo que le corresponderá al Congreso de los Diputados, en la que, hoy por hoy, el PSOE tiene mayoría y en cuyo gobierno figura Margarita Robles, ministra de Defensa, a la que Lesmes desposeyó de la categoría de magistrada del Tribunal Supremo cuando ésta dio salto a la política.

En cualquiera de los dos casos, el Gobierno tiene mucha cuchara que meter.