PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

A la cuarta, la investigada María del Mar Bermúdez se presentó ante el juez pero se negó a declarar

En la foto, María del Mar Bermúdez y su marido, Francisco Palo. Foto: Pinterest.
|

El magistrado Pedro López Jiménez, titular del Juzgado de Instrucción 1 de Madrid, no permite que nadie le tome a broma ni se ría de él.

Y mucho menos María del Mar Bermúdez García, quien, tres veces consecutivas había eludido ir a declarar como investigada por los supuestos delitos de calumnias, falsificación, estafa procesal y denuncia falsa.

Por eso la convocó el pasado lunes, con apenas 24 horas de antelación, para que compareciera ante él ayer martes, a las 12 en punto de la mañana, para tomarle declaración.

El tono y la forma empleada por el magistrado no permitió ningún tipo de interpretación.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Cualquier nueva justificación para eludir lo inevitable posiblemente lo habría lamentado porque era la autoridad la que lo ordenó.

La primera vez, el 9 de julio pasado, argumentó que no tenía abogado de oficio.

La segunda, el 3 de septiembre, adujo que se encontraba enferma.

La tercera, fijada para el 3 de octubre, se justificó diciendo que sufría estrés post traumático como consecuencia de la muerte su hija, Sandra Palo Bermúdez sucedida hace 15 años.

PUBLICIDAD

El magistrado López Jimenez el pasado 20 de junio admitió a trámite la querella contra María del Mar Bermúdez interpuesta por José María Garzón, socio director del despacho Garzón Abogados y exletrado de la mujer y de su marido, Francisco Palo Mauricio, a los que en su momento representó como acusación particular en el juicio por el asesinato de su hija, Sandra Palo.

LOS INFORMES PERICIALES SON EL CENTRO DEL CASO

El siguiente paso que tiene que dar el magistrado es convocar a los peritos criminalísticos, expertos en Grafoscopia, de la Policía Científica de la Policia Nacional y del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil para que ratifiquen los informes realizados para el magistrado del Juzgado de Instrucción 33, Tomás Martín Gil. 

En dicho órgano judicial recayó la querella que Bermúdez presentó contra Garzón, al que acusó de estafa por supuestamente haber falsificado la firma de su marido en el documento de autorización del cobro de la minuta.

PUBLICIDAD

Los peritos de la Policía y de la Benemérita llegaron a idéntica conclusión: la que había falsificado la firma de su marido había sido nada menos que la propia María del Mar Bermúdez García.

Ello provocó que el juez Martín Gil archivara la querella que interpuesta contra el abogado.

PUBLICIDAD

De la misma manera, el titular del Juzgado de Instrucción 1 tiene que requerir a su compañero del 33 las actuaciones del caso archivado.

Después, irremisiblemente las diligencias previas se convertirán en procedimiento abreviado y en el consiguiente auto de apertura de juicio oral.

Estos peritajes son, precisamente, la base de la querella admitida a trámite.

PUBLICIDAD

DENUNCIA FALSA CONTRA SU EXABOGADO

Tras ese desenlace, Garzón se querelló contra María del Mar

Garzón acusa a Bermúdez de haber presentado una querella contra él a sabiendas de su falsedad y habiendo falsificado la firma de su marido en el documento de autorización de cobro de la minuta.

Con ello, ha tratado de engañar a la justicia y, además, le ha dado la máxima publicidad a través de los medios de comunicación con el fin de menoscabar su fama profesional.

Bermúdez, de forma consecutiva a la interposición de la querella –ahora archivada– contra Garzón, realizada en 2016, la “complementó” con una denuncia ante la Fiscalía Provincial de Madrid, sabiendo que el asunto estaba ya judicializado.

Paralelamente a la instrucción emprendida por el Juzgado 33, Bermúdez y su marido presentaron una demanda de reclamación civil por la que pretendieron que el abogado les pagara una indemnización de casi 500.000 euros.

Dicha demanda fue desestimada.