PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Consejo de Transparencia se vio inmerso en 88 demandas e invirtió 287.160 euros en pleitos frente a organismos públicos en el 2018

| | Actualizado: 22/06/2020 17:52

La transparencia avanza de forma lenta en nuestro país.

Pese al juicio que hace el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG) en su Memoria del 2018 donde se destaca los avances conseguidos que, aunque más lentos de lo esperado, han consolidado la transparencia en la agenda de los organismos públicos, lo cierto es que eso de rendir cuentas a los ciudadanos es algo molesto para los poderes públicos.

De hecho, desde Presidencia del Gobierno se ha obviado la resolución del Consejo de la Transparencia que le instaba a difundir el coste y los acompañantes de Pedro Sánchez en sus últimos y recientes viajes a Cuba, Chile, Bolivia, Colombia y Costa Rica.

Tras el plazo de diez días que señalaba dicha resolución no hubo respuesta. En otras ocasiones en materia de viajes, Moncloa se agarra a la Ley de Secretos Oficiales para no desvelar información de este tipo a peticiones anteriores.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un dato sintomático de la lectura de dicho informe es que aconseja “reducir en lo posible la litigiosidad potenciando al máximo nivel la autoridad del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno”.

Es decir, reducir los recursos judiciales que los organismos públicos interponen frente a las resoluciones que dicta el Consejo de Transparencia reconociendo el derecho a acceder a la información cuando no están de acuerdo con ellas.

Este es un organismo público, con plena independencia, pero adscrito al Ministerio de Política Territorial y Función Pública.

Este tiene por objeto “promover la transparencia de la actividad pública, velar por el cumplimiento de las obligaciones de publicidad, salvaguardar el ejercicio de derecho de acceso a la información pública y garantizar la observancia de las disposiciones de buen gobierno”.

PUBLICIDAD

A finales de 2018, el Consejo había sido demandado en 88 ocasiones por organismos y entidades estatales que tienen que ejecutar sus resoluciones. 

En todas estas ocasiones “el Consejo ha tenido que acudir a letrados y procuradores privados para ser representado en juicio”. Esto ha supuesto un coste de 287.160€.

En la Memoria del año 2018 advierte sobre la necesidad de incrementar los recursos de los órganos de transparencia, reducir los litigios entre organismos públicos y denuncia la situación de interinidad de su Presidencia.

PUBLICIDAD

En cuanto la actividad del Consejo durante el año 2018, destaca el incremento de un 25,4% de su actividad principal, las reclamaciones en materia de acceso a la información.

Durante el año se presentaron 1338 reclamaciones, de las cuales 755 fueron dirigidas al Estado y 583 a las Administraciones Territoriales con las que el Consejo tiene firmado convenio para la resolución de sus reclamaciones.

PUBLICIDAD

También se ha producido un aumento del 10,4% de las denuncias por incumplimientos de la ley de transparencia, habiéndose recibido un total de 74 durante el año 2018.

Como valoración general, el Consejo de Transparencia destaca, al igual que en las memorias de años anteriores, el avance en la implantación de la transparencia en nuestro país.

Todavía persisten algunas deficiencias organizativas y el cumplimiento de la ley de transparencia es aún incompleto en determinadas áreas y sectores de las instituciones y las Administraciones Públicas, pero ya prácticamente todos los organismos públicos disponen de un Portal de Transparencia específico o generalista.

PUBLICIDAD

Estos Portales de Transparencia deben mejorar la calidad de la información que ofrecen, aunque sí se observa un mayor conocimiento de las obligaciones establecidas en la ley de transparencia.

Puede decirse que, aunque el avance sea más lento de lo deseado, se ha conseguido consolidar la transparencia en la agenda de los organismos públicos de modo y que ya no tiene marcha atrás.

De hecho, el pasado mes de octubre tras el Congreso Internacional de Transparencia celebrado en Málaga, los responsables de los distintos Consejos de Transparencia, con Javier Amorós, presidente en funciones del Consejo Estatal suscribían una declaración para reclamar más medios para estas entidades.

Un organismo sin presidente ni medios suficientes

En forma de conclusiones en el documento que se presenta, el Consejo de Transparencia reclama la elección de un presidente del organismo, más recursos humanos para la organización y la reducción del número de recursos judiciales que interponen los organismos públicos sobre sus resoluciones.

En primer lugar, expone que “debe corregirse la situación de vacancia de la Presidencia”.

Desde noviembre de 2017, fecha en la que falleció la primera presidenta del Consejo, Esther Arizmendi, no se ha cubierto su vacante.

Esa situación “ha obligado a limitar el proceso de toma de decisiones” y “ha condicionado la representatividad institucional y la capacidad de interlocución de este, especialmente a la hora de solicitar de las autoridades competentes mayores dotaciones de recursos presupuestarios y humanos”.

La segunda conclusión de la memoria se refiere a la falta de recursos del Consejo de Transparencia. A 31 de diciembre del año pasado la dotación de efectivos era la misma que al inicio de su actividad en el año 2015, concretamente veintidós personas.

Tal y como se refleja en el documento, la carga de trabajo se ha incrementado, pero no se ha traducido en un aumento de su plantilla.

Transparencia y partidos políticos

En relación al cumplimiento de la Ley de Transparencia por parte de los organismos públicos, la Memoria del Consejo analiza, entre otros, los contenidos publicados en el Portal de Transparencia de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y las recomendaciones que realizó en el 2016 para mejorar el Portal de Transparencia de la Administración General del Estado (Portal AGE).

El cumplimiento de la ley de transparencia para los sujetos privados se ha circunscrito a analizar la publicidad activa de los cuatro partidos políticos de ámbito nacional representados en el Congreso de los Diputados en el año 2018 ─PSOE, PP, Cs y Unidas Podemos─.

En el documento se resalta el alto grado de cumplimiento de las obligaciones de transparencia en el Portal de Transparencia de la AEPD, aunque se le recomienda reubicar determinada información para que se ajuste completamente a las obligaciones de la ley.

Entre las recomendaciones que el Consejo de Transparencia realizó al Portal AGE y que han sido incorporadas constan la reorganización de la información económica, presupuestaria y estadística, así como las mejoras de accesibilidad.

Sin embargo, destaca el informe, aún no se han completado los cambios sobre el uso de sistemas de identificación y firma electrónica avanzados, que en la práctica supone una barrera para el ejercicio del derecho de acceso a la información.

Además, advierte el Consejo, otras recomendaciones no se han implantado como mejorar el acceso de la información de contratos y subvenciones que se realiza actualmente través de bases de datos de muy complicado manejo o la información curricular de los subdirectores generales de la Administración General del Estado.

En el análisis de la información publicada en las webs de los cuatro partidos políticos evaluados, el Consejo refleja que “existe un cierto margen de mejora en el cumplimiento del nivel obligatorio de la Ley de Transparencia por parte de las cuatro formaciones políticas evaluadas”.

No obstante, valora positivamente que se publicite la agenda del partido y la publicidad de un Código ético de la organización.