La Guardia Civil investiga a 46 personas por delitos vinculados a la contaminación marina y al tráfico de residuos
En el marco de la operación '30 días en el mar', desarrollada el pasado octubre, dirigida por Interpol a nivel mundial y Europol para la Unión Europea. Fotos: GC

La Guardia Civil investiga a 46 personas por delitos vinculados a la contaminación marina y al tráfico de residuos

Se enfrentan a penas de prisión de 6 meses a 5 años y multas de hasta 24 meses
|
13/12/2019 00:00
|
Actualizado: 22/4/2021 10:23
|

La Guardia Civil ha informado hoy que en el marco de la ‘Operación 30 días en el mar’, dirigida por Interpol a nivel mundial y coordinada por Europol y Frontexentre los Estados miembros de la UE, ha investigado a 46 personas por diferentes delitos vinculados a la contaminación marina y al tráfico de residuos.

Se enfrentan a penas de prisión de 6 meses a 5 años y multas de hasta 24 meses, apunta la Benemérita.

En España se han llevado a cabo 1.028 inspecciones en buques, puertos, empresas, instalaciones y lugares cercanos al mar posibles focos de emisión de vertidos, y se han detectado más de 101 incidentes.

Esta operación corresponde a la segunda fase de una serie de acciones, desarrolladas a iniciativa de Interpol, dirigidas a «combatir la contaminación marina a nivel mundial de una forma eficaz».

En ella han participado más de 61 países de todo el mundo a través de más de 200 agencias.

A nivel mundial se han realizado más de 17.000 inspecciones y se han detectado 3.000 incidentes relacionados con vertidos al mar.

EN ESPAÑA SE HAN DETECTADO 25 VERTIDOS ILEGALES AL MAR Y SE HA IDENTIFICADO A LOS RESPONSABLES

En nuestro país, la operación ha estado liderada por el Seprona de la Guardia Civil.

Las investigaciones han estado dirigidas a la «detección de residuos en el mar, emisiones de gases contaminantes procedentes de los buques, vertidos al mar desde costa y tráfico ilegal de residuos».

Según informa la Dirección General de la Guardia Civil, las investigaciones llevadas a cabo por la Benemérita han permitido detectar hasta un total de 25 vertidos ilegales al mar, y se ha identificado a los responsables.

Indica que en alguno de los casos, han provocado un deterioro del ecosistema que ha dado lugar a la eliminación de las poblaciones vegetales y animales autóctonas.

Las poblaciones más afectadas se sitúan en las costas de Andalucía, Levante, Baleares, Galicia y Canarias, explica.

Según detalla, el vertido más contaminante se ha registrado en la Costa del Sol, donde el caudal de aguas residuales domésticas e industriales, sin depurar, de una población alcanzarían los 34 millones de metros cúbicos.

Asimismo, informa que en muchas regiones se han detectado vertidos de residuos plásticos generados por la agricultura intensiva, así como consecuencia de las aguas de rechazo producidas por desalobradoras y desaladoras ilegales vinculadas con la agricultura.

Recuerda que en Murcia, después de las últimas inundaciones y la detección de los vertidos que han causado la muerte por asfixia de centenares de peces, se ha abierto investigación bajo la coordinación de la Fiscalía de Medio Ambiente para el esclarecimiento de estos vertidos descontrolados.

TRÁFICO DE RESIDUOS

El Seprona también ha llevado a cabo actuaciones encaminadas a la prevención y persecución del tráfico ilícito de residuos, en particular de residuos plásticos.

En este sentido, la Guardia Civil informa que las autoridades asiáticas han priorizado la lucha contra el vertido descontrolado de plásticos importados que sufren sus países, y que eso tiene consecuencias inmediatas en el resto del mundo.

«Algunos gestores que especulaban con la venta de plásticos a Asia no ven dar salida a unas cantidades previstas, una opción que están escogiendo es eliminarlos mediante quema, procedimiento muy contaminante», indica.

Informa que en Tenerife han sido investigadas varias personas por envío ilegal de residuos peligrosos a África, y que en la Comunidad Valenciana se han identificado varias empresas que obtenían beneficios ilícitos exportando plásticos a Asia.

La Guardia Civil hace hincapié en que la contaminación marina supone una amenaza grave y creciente contra el medio ambiente, en particular contra los ecosistemas marinos y costeros.

«Plantea riesgos para la salud pública y la seguridad alimentaria, debido al agotamiento de las poblaciones de peces, directamente relacionado con la economía de países en vías de desarrollo», insiste.

También indica que los últimos estudios registrados apuntan a la gran influencia de la contaminación marina en la creciente emergencia climática.

Recuerda que el último informe de la ONU advierte sobre la pérdida de oxígeno en los océanos a causa del aumento de las emisiones que contaminan esas aguas y la atmósfera, incluso en las profundidades, y que la falta de oxígeno amenaza la biodiversidad marina y constituye una amenaza creciente para la pesca.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Tribunales