PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Anticorrupción pide la imputación del Defensor del Pueblo catalán por cohecho en el 3%

Según señala, Ribó viajó con su hija a Berlín para ver la final Champions de 2015, entre el FC Barcelona y la Juventus, por cuenta de un empresario imputado en el caso, Jordi SolerEl 'Síndic de Greuges' (el Defensor del Pueblo catalán), Rafael Ribó. Foto: EP
|

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado al magistrado de la Audiencia Nacional (AN) José de la Mata que inicie los trámites para investigar por un delito de cohecho impropio al ‘Síndic de Greuges’ (Defensor del Pueblo catalán), Rafael Ribó, quien viajó con su hija a Berlín para ver la final Champions de 2015, entre el FC Barcelona y la Juventus, por cuenta de un empresario imputado en el 3%.

Pide al juez, titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la AN, que eleve exposición razonada al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJCat) dándole traslado de los indicios delictivos, ya que Ribó, en calidad de Síndic de Greuges, goza de aforamiento.

Rafael Ribó Massó (Barcelona, 1945) lleva 15 años en este cargo. 

La Fiscalía relata en su escrito a De la Mata que en junio de 2015 el empresario Jordi Soler “decidió invitar a diversas personalidades del ámbito del partido político Convergencia Democràtica de Catalunya (CDC) o de instituciones públicas” catalanas a la final de Berlín.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Indica que entre ellas estaba el convergente Ramón Camp, quien tras recibir un email de Soler con indicaciones para quedar en el Aeropuerto de Barcelona, contestó “introduciendo” a estos dos nuevos invitados, tal y como recoge el intercambio de mensajes hallado por la Guardia Civil en el móvil del empresario.

“El Rafael (Ribó) tiene una entrada proveniente del Barcelo(na) y me pregunta si hay plaza para su hija”, decía el mensaje de Ramón Camp.

“Oki. Ahora ya somos 14 y 14”, contestó el empresario, y le pidió los datos de los viajeros.

PUBLICIDAD

El viaje se produjo y en él que iban Ribó y su hija, a la luz de la lista de pasajeros facilitada a la Guardia Civil por la compañía aérea. Incluía el alquiler de un avión y de una furgoneta para los desplazamientos en Berlín.

De acuerdo a los investigadores, costó 39.300 euros y se facturó a nombre de Electromecánica Soler, Grup Soler Constructora y Soler Global Service, tres empresas de Jordi Soler bajo la lupa por la sospecha de encubrir mordidas a Convergència a cambio de obra pública.

“VIAJE ‘COMERCIAL’. NO SE LO DIGAS A NADIE”

Anticorrupción señala que según otro de los mensajes hallados en el móvil de Soler, el viaje, para asistir al duelo Barça-Juventus de Turín, no tenía “una naturaleza social ni amistosa”.

PUBLICIDAD

Señala que el día del partido escribió a un contacto identificado como Josep Antoni Colomer: “Ahora estoy en Berlín. No le digas a nadie. Ya te explicaré. Viaje ‘comercial'”.

PUBLICIDAD

Para la Fiscalía, esta conducta de Ribó podría incurrir en un delito de “cohecho impropio” puesto que el Defensor del Pueblo “no mantiene relaciones de amistad o afecto con Soler” y “no sólo acepta ser invitado, sino que toma iniciativa para obtener un mayor beneficio al solicitar expresamente que también sea invitada su hija”.

Indica que “dentro de las funciones y actividades que realiza Soler, ninguna tiene relación directa con invitar a personas a viajar a ver un partido de fútbol, es decir; el pago del viaje supone un coste añadido a su actividad empresarial” y además, considera que es “comercial y trata de que nadie sepa de él”.

RIBÓ DICE QUE FUE UN ERROR ACEPTARLO

Rafael Ribó negó el pasado 16 de septiembre que tenga relación con la trama del 3%, y dijo que fue un “error y un exceso de confianza” aceptar este viaje para ver la final de la Champions, en el que viajaban algunos investigados por la financiación irregular de CDC. Aseguró que a día de hoy no lo aceptaría.

Lo manifestó en su comparecencia en la comisión del ‘Síndic de Greuges’ en el Parlamento catalán, tras las informaciones que recogían que uno de los investigados de la trama del 3% había pagado a Ribó este viaje.

PUBLICIDAD

Cuando trascendieron, Cs pidió su comparecencia en el pleno del Parlamento catalán, pero la Mesa de la Cámara catalana lo rechazó. Se le preguntó sobre ello en la comisión.

Ribó afirmó que se trata de “un tema que tiene una dimensión básicamente personal” y argumentó que tenía entradas para ver esa final con un amigo, que al final no pudo asistir, y que el exdiputado de CDC Ramon Camp lo invitó a viajar a Berlín junto a un grupo del Barça de la comarca del Bages (Barcelona).

Insistió en que no conocía a ninguna otra persona de ese viaje, más allá de Camp: “Puedo decir categóricamente que yo no tengo ninguna relación con ninguna otra persona que realizaba este viaje. La gran mayoría que iban en ese avión ni los conozco ni sé sus nombres. Si los he conocido es porque los he leído en los medios de comunicación”.

Asimismo, reconoció que a veces recibe regalos, pero que están todos publicados siguiendo la Ley de Transparencia. Destacó que “no hay indicio ni prueba ni posibilidad” de que haya aceptado algún regalo incumpliendo la normativa o para hacer un favor a cambio.

Ribó cargó contra Cs durante su comparencia. Dijo que utilizaba esas informaciones para “difamar” contra él y que este partido no pretendía utilizar este caso para luchar contra la corrupción, sino para atacarlo.

“¿Qué pretenden con esta comparecencia? ¿Interesa el vuelo de la final de la Champions? En absoluto. ¿Interesa la lucha contra la corrupción? Lo que interesa es embadurnar, erosionar y atacar”, expresó.

El presidente de Ciudadanos en el Parlamento catalán, Carlos Carrizosa, anunció que llevaría este tema a la Oficina Antifraude y le recriminó que no haya comparecido en el pleno: “Para hablar de lo malvado que es el Estado sí que va al pleno. Para explicar por qué se monta en un jet privado con la trama del 3% no”.