PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Lorena Ruiz-Huerta ampara sus críticas a la Policía en la libertad de expresión

La Fiscalía la acusa de un delito de calumnias con publicidad y pide para ella una multa de 4.700 euros y las costas que se deriven de la publicación de la sentencia en medios de comunicaciónLas declaraciones de Lorena Ruiz-Huerta sobre supuestos abusos policiales tuvieron lugar en 2014, en el programa 'Salvados', de 'La Sexta', cuando ejercía como abogada. Foto: EP
|

La exportavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid Lorena Ruiz-Huerta amparó ayer ante la juez sus críticas a la Policía en un programa de televisión en su derecho a la libertad de expresión.

Ruiz-Huerta fue juzgada ayer en el Juzgado de lo Penal número 17 de Madrid por unas declaraciones que hizo el 1 de junio de 2014 en el programa Salvados, de La Sexta, como abogada penalista y miembro de la Asociación Libre de Abogadas y Abogados (ALA), de la que fue presidenta, sobre supuestos maltratos policiales a los detenidos.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) presentó una denuncia contra ella por un delito de calumnias con publicidad y otro de injurias con publicidad, y la Unión de Guardias Civiles (UnionGC) junto a la Unión Federal de Policía (UFP) una querella por los mismos delitos.

La Fiscalía también la acusa de un delito de calumnias con publicidad del artículo 205, 206, 211 y 215 del Código Penal en concurso de normas del artículo 8 con un delito de injurias, y pide para ella una multa de 4.700 euros (13 meses de multa a razón de 12 euros diarios).

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El fiscal ha modificado su petición de pena para añadir también las costas que se deriven de la publicación de la sentencia en medios de comunicación.

El SUP pide para ella dos años de prisión por un delito de calumnias con publicidad y el pago de una multa de 4.200 euros (14 meses de multa a 10 euros por día) por otro delito de injurias con publicidad.

También ha reclamado, sumándose a la petición de la Fiscalía, que publique la sentencia en un programa de similar audiencia a la de aquel en el que se emitieron sus declaraciones.

PUBLICIDAD

“En el SUP tenemos claro, y por eso también le denunciamos en su día ante la Dirección General de la Policía, que esa opinión rebasa la libertad de expresión y que no vamos a permitir que se ofenda el honor, la dignidad y la reputación de todos los compañeros con declaraciones como aquellas”, ha señalado hoy el sindicato en un comunicado.

“La Policía Nacional no maltrata, insulta ni humilla”, sentencia.

UFP y UniónGC han reclamado por un delito de calumnias con publicidad dos años de prisión y por un delito de injurias con publicidad una multa de 4.200 euros (14 meses a razón de 10 euros al día).

PUBLICIDAD

También han solicitado que se publique la resolución en los medios de comunicación y asuma el coste.

PUBLICIDAD

“En el momento en el que hizo las declaraciones era abogada en ejercicio y, sin embargo, nunca denunció malos tratos a ninguno de los defendidos que representaba, con lo cual, las afirmaciones públicas que hizo son falsas, ella sabía que lo eran, y en definitiva, lo que pretendía era desprestigiar la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”, ha señalado a Confilegal José María Benito, portavoz de la Unión Federal de Policía.

“La Unión de Guardias Civiles empleará todos los recursos legales a su disposición para luchar contra aquellas personas que faltando a la verdad calumnian e injurian a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y en particular a la Guardia Civil, como en su día hizo la acusada Lorena Ruiz-Huerta”, ha manifestado a este diario Francisco Javier Nodar, portavoz de UniónGC.

“No es admisible ampararse en la libertad de expresión para justificar acusaciones tan graves e inveraces como que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por sistema maltratan a los detenidos. Con estas declaraciones lo único que hace es manchar sin motivo ni justificación uno de los pilares del Estado de Derecho”, ha denunciado.

NO RESPONDIÓ A LA ACUSACIÓN PARTICULAR

Lorena Ruiz-Huerta solo ha respondido a las preguntas del fiscal, de su abogado y del letrado que representa al medio de comunicación donde hizo las declaraciones, Atresmedia. Se ha acogido a su derecho a no declarar ante la acusación particular, ejercida por el SUP, la UnionGC y la UFP.

PUBLICIDAD

Sostiene que contó su experiencia como abogada de personas vinculadas a la exclusión social.

Ha presentado un escrito de 14 folios en los que reseña los informes de Amnistía Internacional, del Defensor del Pueblo, de la Fiscalía General del Estado y de instituciones internacionales, en los que se basó en sus declaraciones en el programa, que ha sido rechazado.

La juez, Julia Patricia Santamaría Matesanz, tampoco ha aceptado las pruebas testificales propuestas por su defensa, según ha informado la acusada tras la vista. Una de ellas era del relator de Naciones Unidas para la Tortura quien, según Ruiz-Huerta, “ha hecho varios informes en los que declara que en España se producen todavía torturas y malos tratos”.

“No soy yo la única persona que lo dice, hay otras muchas organizaciones internacionales, instituciones, el Consejo General de la Abogacía Española, 13 sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que dicen esto mismo”, ha señalado.

Su letrado se ha quejado de que no se haya respetado el derecho a la libertad de expresión de su defendida y ha criticado que no se hayan tenido en cuenta las dilaciones indebidas, dado que los hechos se produjeron hace seis años.

“Espero que no tengamos que estar igual dentro de otros 6 años en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos”, ha indicado.

LAS DECLARACIONES QUE HIZO

Según el escrito de la Fiscalía, Lorena Ruiz-Huerta realizó en aquel programa “distintas intervenciones atribuyendo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado la práctica habitual de actuaciones lesivas a los derechos de los detenidos”.

El Ministerio Público destaca las siguientes manifestaciones: “Desde luego, no es lo mismo desde mi punto de vista llegar a declarar ante un juez después de dos días en los calabozos esposado y habiendo sufrido probablemente malos tratos por parte de la policía, sin comer, sin beber y con dificultades para utilizar cuarto de baño, habiendo tenido un acceso muy restringido a la asistencia letrada…”; “yo me lo encuentro en cada guardia que hago del turno de oficio, es curioso porque este es un dato que cuesta mucho que la gente se crea”.

“…Pues es así, la Policía maltrata a los detenidos de manera sistemática durante la detención. Desde el momento en que se produce la detención, durante la conducción, en los calabozos. No solamente de forma física, no solo les golpea, sino que veja, les insulta y les humilla”, es otra de ellas.

La Fiscalía indica que la exportavoz de Podemos afirmó que es “una acusación gravísima” que ella “recibía de todos” y que dijo que no se atrevería a dar un porcentaje, pero que “rozaría el 90% de los clientes que asistía” entonces como letrada.

También destaca que Ruiz-Huerta manifestó que “jamás por parte de la Fiscalía se hace una sola pregunta ni se inicia una investigación sobre cuál es el origen de esas lesiones que trae esa persona”.

En ampliación