PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Unión de Guardias Civiles pide a Interior el cese del DAO de la Guardia Civil, Laurentino Ceña

Reclama también a la directora general de la Guardia Civil que ordene la obligatoriedad del uso de los EPIEl DAO de la Guardia Civil afirmó que "todos los agentes que están en la calle disponen del kit oportuno para la protección". Foto: Guardia Civil.
|

La asociación Unión de Guardias Civiles solicita al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que cese inmediatamente al Director Adjunto Operativo (DAO) de la Guardia Civil, Laurentino Ceña, que participa en el Comité de Gestión Técnica del COVID-19.

Laurentino Ceña no ha acudido los dos últimos días a la rueda de prensa diaria en el Palacio de la Moncloa, ya que tras encontrarse indispuesto, y a la espera de realizarse la prueba del coronavirus, permanece en casa por precaución.

Actualmente, le sustituye en el Comité de Gestión Técnica el general de brigada de la Guardia Civil, José Manuel Santiago.

La Unión de Guardias Civiles explica en un comunicado que el motivo de esta petición se debe a las declaraciones realizadas por el mando de la Guardia Civil durante la rueda de prensa del pasado día 22, cuando afirmó que “todos los agentes que están en la calle disponen del kit oportuno para la protección”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Algo que, según denuncia esta asociación, es “totalmente falso”. Esta afirmación, destaca, “ha generado un gran revuelo entre los componentes de la Guardia Civil y de otros cuerpos policiales que están sobreexpuestos y sin equipos de protección individual dotados por el Ministerio del Interior”.

“El kit al que hace referencia está asignado a algunos vehículos policiales, ni tan siquiera a todos, y consta de un puñado de guantes de nitrilo, dos mascarillas de protección respiratoria, un bote de hidroalcohol y una bolsa de basura”.

Este kit solo se puede usar, tal como dijo el DAO, siguiendo “instrucciones de empleo dependiendo de los riesgos aparentes del ciudadano”, de modo que, señala el comunicado, “se restringe el uso de los mismos y, posteriormente, se exige una explicación del uso que se ha de plasmar junto al resto de vicisitudes del servicio”.

PUBLICIDAD

Por tanto, agrega, “se está exponiendo innecesariamente a los guardias civiles ante el riesgo de contagio y obligándoles a ejercer de adivinos para poder detectar las apariencias de los posibles infectados de COVID y, en ese caso, poder usar las mascarillas de dotación oficial”.

En cuanto al uso por parte de los agentes de su propio material de protección, el DAO de la Guardia Civil explicó que debido a “cierta presión por parte de algunos agentes” se había autorizado, “siempre y cuando sea algo de aspecto razonable, que se emplee sin mayor problema”.

Esto, a juicio de la asociación, “evidencia que hay guardias civiles a los que no se les dota de medios oficiales de protección, por eso se los tienen que comprar ellos” y recuerda que “anteriormente se les puso pegas para poder usar esos equipos de protección individual adquiridos a título particular.”

PUBLICIDAD

La Unión de Guardias Civiles consideras que “estos graves motivos de desprecio a la seguridad y salud de los trabajadores de la Guardia Civil hace más que motivado el cese de este General”.

PUBLICIDAD

Instrucciones sobre el uso de los EPI

Por otro lado, la asociación también reclama a la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, que se dirija “al colectivo e imparta instrucciones claras y taxativas, no sujetas a interpretaciones por la cadena de mando, acerca del uso obligatorio de los EPI (Equipo Protección Individual)”.

En este sentido, la asociación advierte que “de no adoptarse de forma obligatoria y urgente todas las medidas preventivas necesarias podría derivarse un evidente perjuicio para el servicio, e incluso llegarse a la imposibilidad física de su prestación, habida cuenta de que los efectivos disponibles se verían paulatina y seriamente mermados, con grave perjuicio para la ciudadanía”.

Al mismo tiempo la UnionGC solicita que se gestione de “forma inmediata el repuesto y sustitución de los EPI deteriorados y usados, a fin de evitar situaciones de riesgo innecesarias, especialmente en el caso de los compañeros que realizan tareas operativas en la calle”.

Hasta el momento, han fallecido cinco guardias civiles como consecuencia del coronavirus, tres agentes en activo y dos en reserva.

PUBLICIDAD