PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Podemos denunciado por una supuesta vulneración de la Ley de Protección de Datos que podría costarle 10 millones de euros

Calvente informó a su superior, el diputado de Podemos y secretario de Organización de la formación morada, que iba a interponer una denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos por las irregularidades que se habían producido.
|

El exjefe jurídico y exdelegado de Protección de Datos de Podemos, José Manuel Calvente, ha denunciado a la formación morada ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) por “los graves incumplimientos” e “irregularidades legales” con respecto a la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales, “todas ellas debidamente documentadas y testificadas”.

Así se lo hace saber al secretario de organización de Podemos, Alberto Rodríguez, su superior inmediato, en el burofax que le envió el 23 de octubre de 2019, al que ha tenido acceso en exclusiva, Confilegal.

Lo que podría ser sancionado con una multa administrativa de hasta 10 millones de euros.

“Mi rechazo a aceptar irregularidades legales ha provocado el aumento de la animadversión hacia mí, sobre todo después de algunos desencuentros con doña Rocío Val, Gerente del partido, a raíz de las graves interferencias en mi trabajo, entre otras, por pretender lanzar con prisas la web de licitaciones sin avisos legales para ocultar la falsa licitación de las obras de la sede y por incumplir las medidas de seguridad ordenadas por mí sobre documentos legales digitales del partido tras la salida de doña Marta Flor del Equipo Legal”, afirma Calvente.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En concreto, el exjefe jurídico y exdelegado de Protección de Datos de Podemos, afirma que Marta Flor, la abogada a la que él aparto del equipo legal por vulnerar el secreto profesional y por mantener una relación íntima con uno de los fiscales anticorrupción en el “caso Tándem”, “mantuvo el acceso a su ordenador, por orden expresa de la Gerencia y a la documentación judicial de asuntos en que ya no intervendría como abogada, contraviniendo los protocolos de seguridad de la información y protección de datos del partido”.

En contra de las más elementales normas de seguridad informática y privacidad.

EL “CASO TÁNDEM” Y LA “POLICÍA PATRIÓTICA” DE VILLAREJO

El “caso Tándem” es la investigación sobre el comisario José Manuel Villarejo, actualmente en prisión preventiva, que se ha dividido en 25 piezas diferentes.

Una de ellas es la del “caso Dina”, en referencia a la exasesora de Pablo Iglesias, Dina Bousselham, a la que el robo de su móvil permitió al líder de Podemos construir el relato, en las elecciones generales, autonómicas y europeas de 2019, de que la formación morada había sido diana de “las cloacas del Estado” y la “policía patriótica” –encarnada en Villarejo– que buscaban su ruina.

PUBLICIDAD

Un relato que ha resultado ser falso.

Marta Flor, que fue apartada por Calvente por vulneración del secreto profesional y por sus relaciones íntimas con uno de los fiscales, fue restituida posteriormente como abogada del “caso Tándem” a pesar de estas irregularidades.

Según Calvente, otro hecho de extrema gravedad, que denunció ante la cúpula de Podemos, fue la actitud de bloqueo a su trabajo instigada desde la Gerencia y efectuada por la Secretaría de Organización Estatal (SOE) de Podemos, que pudo verificar documentalmente y mediante testigos.

PUBLICIDAD

El abogado asegura que se le impidió tener acceso a una notificación de la AEPD, se le ocultó primero su recepción y retrasando después su entrega.

Pudo descubrir la notificación y la ocultación porque recibió un aviso de la AEPD.

PUBLICIDAD

“Ocultarme información esencial para cumplimentar los informes sobre posibles brechas de seguridad derivadas de la sospecha de sustracción de datos personales hacia Más País”, es otra de las tropelías denunciadas por Calvente.

También subraya cuando le mintieron “aleccionando a los afectados, de la cesión de uso de los ordenadores del partido a asistentes del Congreso sin las debidas medidas de seguridad, como pudo descubrir la abogada, Azahara Botella, días antes de ser despedida en su propio ordenador”.

Además, existen otras irregularidades que Calvente tiene debidamente identificadas como “incidencias de seguridad”, que se le “ocultaron deliberadamente”, cometidas por la SOE en materia de apoderados.

PUBLICIDAD

VIOLACIONES DE LA SEGURIDAD DE DATOS PERSONALES

El abogado reprocha a Rodríguez, en su burofax, el desconocimiento de sus funciones como delegado de Protección de Datos de Podemos, y se las describe pormenoriza y escrupulosamente a lo largo de 44 líneas, con referencias directas a la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales y al Reglamento General de Datos Personales.

Este Reglamento define, de un modo amplio, las “violaciones de seguridad de los datos personales” como “todas aquellas violaciones de la seguridad que ocasionen la destrucción, pérdida o alteración accidental o ilícita de datos personales transmitidos, conservados o tratados de otra forma, o la comunicación o acceso no autorizados a dichos datos.”

“El acceso no autorizado a los datos personales se considera una violación de la seguridad de los datos personales, por lo que el control de acceso es una de las medidas de seguridad fundamentales en la protección de los datos”, subraya.

Los hechos descritos por el ex abogado de Podemos podrían ser constitutivos de infracciones legales, de las que serían responsables tanto la SOE como la Gerencia, según advirtió al secretario de organización, Alberto Rodríguez.

En su burofax, Calvente remitió un análisis jurídico al diputado de Podemos, apuntando a una infracción grave del artículo 73.w) de la Ley Orgánica de Protección de Datos, en relación con las obligaciones previstas en el 38 de la misma ley: “No posibilitar la efectiva participación del delegado de protección de datos en todas las cuestiones relativas a la protección de datos personales, no respaldarlo o interferir en el desempeño de sus funciones”.

“TU ESCRITO ES LA CULMINACIÓN A UN PROCESO DE ACOSO QUE LLEVA TIEMPO FORJÁNDOSE CONTRA MÍ”

El exjefe del equipo jurídico y exdelegado de Protección de Datos reprocha al secretario de Organización de Podemos la desconfianza hacia su persona y que haya incumplido ninguna orden suya.

El burofax de Calvente, que tiene fecha de 23 de octubre de 2019, es una respuesta inmediata al burofax que Rodríguez le remitió dos días antes, el 21 de octubre, cuando el abogado se encontraba de baja por enfermedad.

“Es falso que haya incumplido tu petición de información, sino que la respondí en cuanto la recibí, a pesar de estar de baja laboral por enfermedad. Tu burofax me ha obligado a solicitar el alta médica, a riesgo de mi salud, para poder defenderme ante el acoso que estoy sufriendo”, le dice Calvente a Rodríguez.

Tu escrito es la culminación a un proceso de acoso que lleva tiempo forjándose contra mí, como demuestra la ocultación premeditada de una notificación de la AEPD de hace unos días, una actuación que dice muy poco en favor de la profesionalidad de la SOE y de la Gerencia, tal y como me confirmó una persona de Finanzas. Finalmente, me la habéis entregado a través del abogado de la SOE, Raúl Carballedo, tras mis requerimientos y advertencias legales, casi una semana después. ¿Eso no sería una negligencia grave por vuestra parte?”, se pregunta el abogado.

El que fuera jefe del equipo jurídico y responsable máximo de Protección de Datos de Podemos acusa al diputado de injuria, difamación, y una falta de respeto hacia su profesionalidad, por tildarle de “desobediencia intencional a la organización”, “siendo más grave proviniendo del Secretario de Organización Estatal, que debe ser ejemplo de cumplimiento de los Estatutos, de la normativa interna del partido y de la legalidad vigente en materia de protección de dato”.

Acusarme de negligencia grave es una infamia y una acusación muy grave e injuriosa contra mí. Al contrario, lo cierto es que he actuado de forma totalmente diligente, cumpliendo mis funciones como Delegado de Protección de Datos. Negligencia grave hubiera sido facilitarte información sobre datos personales y documentos judiciales confidenciales de terceras personas sin tener autorización expresa para ello de sus titulares. Te adelanto que habrá que dar explicaciones a estas personas en su momento procesal oportuno, cuando sean consultados sobre si la SOE y su personal disponía de autorización expresa para disponer de información judicial y confidencial sobre sus asuntos judiciales privados y que debían ser expurgados del listado de asuntos antes de facilitarte la información”, aclara Calvente de forma contundente.

Y le recuerda que “Desde el año 2014 trabajo para el partido como responsable de Protección de Datos y solo he recibido elogios y el honor de conseguir que Podemos sea el único partido que no ha recibido ni una sola sanción de la Agencia Española de Protección de Datos”.

Detrás de todo lo que le ha pasado, según Calvente está Marta Flor.