PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Gobierno reconoce la gran trayectoria profesional del magistrado José Manuel Sieira con la Gran Cruz de San Raimundo

José Manuel Sieira se jubiló el pasado mes de diciembre después de servir en el Supremo durante 26 años; entre 2010 y 2015 fue presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo. Foto: Carlos Berbell/ Confilegal.
|

El Consejo de Ministros aprobó ayer conceder la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort al magistrado José Manuel Sieira Míguez, en reconocimiento a su trayectoria profesional de 48 años de servicios al Estado, de los que 26 han sido en el Tribunal Supremo, en cuya Sala de lo Contencioso-Administrativo estuvo destinado.

Entre 2010 y 2015 fue también presidente de dicha Sala, la Tercera. 

Sieira Míguez se jubiló el pasado mes de diciembre de 2019.

La Gran Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort es la máxima categoría de esta condecoración creada hace más de 70 años para reconocer el trabajo de destacadas personalidades del ámbito del Derecho, la Justicia y la organización del Estado.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La propuesta de la concesión de dicha condecoración fue suscrita por los casi 34 magistrados que conforman dicha Sala y se presentó ante la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, que la suscribió, el 18 de febrero de este año.

Esta, como el preceptivo, la remitió a la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el órgano de gobierno de los jueces, que es quien tenía que elevarla al Ministerio de Justicia para su aprobación por el Gobierno.

LA PERMANENTE CAMBIÓ LA PROPUESTA PROCEDENTE DEL SUPREMO

Sin embargo, la Comisión Permanente, contra todo pronóstico, informó favorablemente la propuesta de concesión, pero no de la Gran Cruz sino de la Cruz de la misma orden, un honor sensiblemente menor al propuesto.

Y así lo envió al Ministerio de Justicia.

PUBLICIDAD

Aquella decisión de la Permanente del CGPJ fue valorada como “un feo” en toda regla por los magistrados del Supremo que lo habían propuesto y que reconocían el gran trabajo realizado por Sieira, desde la Presidencia de la Sala, en contraposición con la actual.

La razón es que Sieira, después de un brillante quinquenio en la Presidencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, fue sustituido por el actual presidente, Luis María Díez-Picazo Giménez, hombre de confianza del presidente en funciones del CGPJ y del Supremo, Carlos Lesmes. 

La indepedendencia profesional y de criterio no casaba con el giro que Lesmes quería dar a la Sala Tercera, de ahí que fuera apartado.

PUBLICIDAD

Ha sido el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, conocedor del valor de la trayectoria de Sieira quien ha rectificado la propuesta del CGPJ y ha recuperado la original, tomada por la Sala de Gobierno del Supremo, en un gesto que no puede significar más que un concepto, una idea: “al César lo que es del César”. Y así la ha elevado al Consejo de Ministros. 

Con la concesión de la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort a José Manuel Sieira Míguez se pone un broche de oro, público y merecido a la carrera profesional de uno de los grandes juristas de la jurisdicción contencioso-administrativo que España ha tenido en este periodo democrático.

PUBLICIDAD