Firmas

Sangrante indefensión

15/8/2020 06:30
|
Actualizado: 14/8/2020 22:18
|

Los tres pilares fundamentales que determinan la vida de los seres humanos en el mundo son libertad, salud y economía.

España se encuentra herida de gravedad ya que, la salud y la economía sangran de indefensión, de inseguridad y de indigencia. Sólo las libertades pueden y deben salvar tan grave y nefasta situación.

Mujeres y hombres lloran su indefensión en las colas del paro, en las colas de la pobreza, buscando alimentarse en los contenedores del despilfarro, comercios echando el cierre, restaurantes, salas de ocio, empresas familiares, hoteles vetados por los contagios del COVID-19, en alarmante situación sin turismo internacional, sin esperanza y sin más amanecer que la resignación de un gran pueblo sorprendido por un letal virus.

Huele a podredumbre, a aislamiento, a distancia muy superior a dos metros de los grandes líderes del pueblo, de esas mujeres y hombres qué sufriendo tan grave indefensión, tapan su rostro con mascarillas, sin abrazos, sin trabajo, sin cobrar ningún tipo de ayuda económica, malviviendo gracias a las modestas pensiones económicas de sus mayores, que en situación de vulnerabilidad, restan sus necesidades asistenciales, para sumar en beneficio de sus descendientes.

La situación sanitaria y económica oscurece cada amanecer, las noticias aún sesgadas, resultan mortalmente preocupantes, aumentan los contagios, no cesan las personas fallecidas, virólogos, epidemiólogos no poseen senderos de sanación, las preconizadas vacunas no llegan, determinadas residencias de mayores se han convertido en asilos de la muerte, escapándose de las manos en determinadas instituciones tan acuciante, tan grave, tan indefensa situación.

LA REALIDAD

Sanitarios solicitan medidas, medios, más protección, más aparatos capaces de salvar vidas de seres humanos, que en esta criminal guerra vírica caen con peligro de no levantarse nunca jamás.

Las secuelas físicas, psíquicas y emocionales del COVID-19, “dejan huella para siempre” afirman determinados especialistas. La OMS anuncia que la denominada pandemia internacional durará largo tiempo y sus efectos durarán décadas.

Los efectos económicos son tan devastadores que en un país como el nuestro, líder mundial en turismo, en restauración gastronómica, en ocio cultural, plantea echar el cierre en multitud de empresas turísticas ante el grave fracaso del aislamiento, del veto, de la desconfianza generada por ser el primer país de Europa triste líder en contagiados del COVID-19.

Ante tan caótico panorama, en determinados medios de comunicación, vulnerando principios fundamentales de defensa, rompiendo el principio internacional de presunción de inocencia, los principios de legalidad, de inviolabilidad, prescripción legal, saltándose la Declaración Universal de Derechos Humanos, realizan injustos juicios paralelos sobre el rey emérito Don Juan Carlos de 82 años de edad.

La transparencia no sólo debe existir en las distintas Instituciones del Poder, sino también en toda información libre y veraz, sin gestar difamación con repercusión en medios de comunicación internacionales, con grave perjuicio colateral para España, prestigioso país garante de derechos y libertades en el mundo.

La ley, la razón y la legítima conciencia deben ser principios fundamentales para que la libertad de expresión no vulnere la realidad total de un Jefe de Estado que durante años llevó el prestigio, la libertad y los derechos humanos por todo el mundo, como máximo mandatario de una gran Nación España, como Estado Social y Democrático de Derecho establecido en la Constitución de 1.978.

Resulta evidente, qué conforme a Derecho, si hubiese enjuiciamiento sobre cualquier cuestión, sería el Poder Judicial quien debería ocuparse del asunto, resultando gravemente injusto, mediante juicios paralelos, condenar públicamente a ningún ser humano, sin ni tan siquiera, haber sido escuchado por ningún Tribunal de la Justicia.

Con supremo respeto, considero, que el talento de la concordia, la inteligencia de la unión y la multidisciplinar especialización, entre todas las Instituciones y partidos políticos, aunando voluntades, debe constituir eficaz solución contra el dañino perjuicio de toda índole del COVID-19, para que España como gran y prestigioso país enraizado en el corazón social de sus autonomías de las nacionalidades y regiones, sane, crezca y se multiplique en derechos económicos, derechos jurídico-sociales y derechos asistenciales con salud regeneradora, garante del derecho humano a la vida y el derecho humano a la salud plasmado en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Otras Columnas por Jesús Seligrat:
Últimas Firmas
  • Opinión | Si pediste un crédito de consumo y el banco no cumplió, pueden devolverte los intereses
    Opinión | Si pediste un crédito de consumo y el banco no cumplió, pueden devolverte los intereses
  • Opinión | Análisis de la primera sanción en España por incumplir la normativa sobre publicidad de criptoactivos
    Opinión | Análisis de la primera sanción en España por incumplir la normativa sobre publicidad de criptoactivos
  • Opinión | La videograbación de los juicios con jurado sigue sin ser preferencia del LAJ Luis Revilla
    Opinión | La videograbación de los juicios con jurado sigue sin ser preferencia del LAJ Luis Revilla
  • Opinión| Graduados sociales, profesionales de la Justicia Social en España
    Opinión| Graduados sociales, profesionales de la Justicia Social en España
  • Opinión | CDL: ‘The Jimi Hendrix Experience’ ante los tribunales de su Graciosa Majestad (y III)
    Opinión | CDL: ‘The Jimi Hendrix Experience’ ante los tribunales de su Graciosa Majestad (y III)