PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El pasado regresa sobre la vocal Mar Cabrejas: ¿Se abstendrá de votar a su amigo Javier Hernández para magistrado del Supremo?

Desde que llegó al CGPJ, en 2013, la vocal Mar Cabrejas ha contado a propios y extraños que su objetivo es que su amigo, Javier Hernández, sea magistrado del Tribunal Supremo; la Ley 30/1992 de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo cataloga como causa de abstención la “amistad íntima”.
|

La vocal “progresista” del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Mar Cabrejas, vuelve a enfrentarse a la misma tesitura que hace dos años: votar o no votar a su íntimo amigo, Javier Hernández, para que sea magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.

Es uno de los candidatos que forman parte de las tres macrolistas para ocupar una de las tres vacantes en liza. Hernández lo intentó en 2018, con la que dejó José Ramón Soriano, pero el elegido resultó ser Vicente Magro.

En aquella votación a Hernández lo votaron 5.

Los vocales José María Macías –conservador–, Roser Bach, Concepción Sáez –progresistas–, el presidente del Consejo y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, y Mar Cabrejas. No tuvo duda entonces.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Pero la vocal no quedó nada bien. Porque Cabrejas se encontraba en la misma situación que Lesmes con respecto a su amigo, el exsecretario de Estado de Justicia con Alberto Ruiz Gallardón (2011-2014), Fernando Román.

LESMES, EL EJEMPLO A SEGUIR

Por su amistad con Román –la misma que Cabrejas tiene con Hernández–, Lesmes se abstuvo no una vez sino dos veces.

La primera vez fue en enero de 2016, cuando Román se presentó para un puesto de magistrado especialista de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo -como ahora-  que el entonces presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Rafael Toledano, le ganó por algo más que por puntos.

En aquella ocasión, Lesmes hizo público un comunicado explicando que no había intervenido ni en la selección de los candidatos ni en la votación consiguiente ante el Pleno del CGPJ por esa amistad que no podía negar ni quería ocultar.

PUBLICIDAD

Fue ejemplar.

Y citó el artículo 28.2.c) de la Ley 30/1992 de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo, que cataloga como causa de abstención la “amistad íntima” con alguno de los aspirantes. 

La segunda vez que se abstuvo Lesmes, fue en el Pleno de 2018 en el que finalmente Román resultó elegido. 

PUBLICIDAD

Por las mismas razones que había esgrimido en 2016.

Desde Confilegal, nos volvemos a hacer la misma pregunta que entonces: ¿Se abstendrá la vocal del CGPJ, Mar Cabrejas, en la votación de su amigo Javier Hernández, presidente de la Audiencia Provincial de Tarragona?

PUBLICIDAD

¿O volverá a votarlo, a pesar de su amistad íntima?

A Cabrejas le es aplicable el mismo artículo de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas, citado antes.

Por congruencia ética, personal y política tendría que seguir el ejemplo de Lesmes.
Sin olvidar que, en caso de que Hernández saliera, su nombramiento podría ser objeto de recurso por parte de cualquiera de los que quedaron fuera.

PUBLICIDAD

por Carlos Berbell.

Carlos Berbell es director de Confilegal. Periodista, consultor internacional en comunicación y escritor, está especializado en el campo de la justicia, la investigación criminal y la comunicación institucional.
Para comentar, suscríbete
Si ya eres suscriptor, Inicia sesión