Firmas

Cartas desde Londres: Operaciones de M&A, seguros de W&I y tribunales ingleses (y III)

Cartas desde Londres: Operaciones de M&A, seguros de W&I y tribunales ingleses (y III)
Lord Sumption fue el juez que le correspondió fallar este caso, como cuenta el columnista, Josep Gálvez.
23/2/2021 06:47
|
Actualizado: 23/2/2021 12:26
|

La semana pasada dejamos en suspenso la solución que la “High Court” dio al asunto Starbev Gp Ltd v Interbrew Central European Holdings BV [2014] EWHC 1311 (Comm).

Esencialmente, había que decidir si el uso de un pagaré exigible posteriormente a la reventa era o no un medio evasivo de Starbev para reducir el precio variable a favor de los propietarios originales de la compañía.

Como recordarán, en el contrato de compraventa (“SPA”) ambas partes pactaron que el precio dependía del tiempo que transcurriera estando la compañía cervecera en manos de la compradora hasta su reventa a un tercero.

Esta situación suponía un ejemplo claro de intereses contrapuestos: cuanto más tiempo tardara Starbev en revenderla, mayor sería el precio que pagaría a Interbrew.

LA DECISIÓN DE LA “HIGH COURT”

Pues bien, la sección mercantil del Tribunal Superior londinense consideró que, para activar la cláusula “anti-escaqueo” que habían introducido con gran inteligencia los “solicitors” de Interbrew, para evitar precisamente reducciones interesadas del precio, primero debía analizarse si el uso del pagaré tenía esa finalidad primordial.

Y así fue. La “High Court” de Inglaterra y Gales, en base a las pruebas disponibles, concluyó con rotundidad que, efectivamente, Starbev había estructurado deliberadamente la reventa a un tercero mediante un pagaré para reducir artificiosamente el precio a pagar a Interbrew.

Para los jueces, aunque existían otros motivos económicos relacionados con las garantías, el pago mediante el uso de un pagaré exigible hasta mucho después de la realización de la reventa de la compañía respondía a un propósito dominante o primordial (“principal or dominant purpose”): reducir el precio a pagar a Interbrew.

Y esto, como veremos más adelante, tendrá una gran importancia.

La sentencia de la High Court trajo consigo que el pagaré convertible activara la famosa cláusula y que el multiplicador del precio pasara del 2,05 al 2,5, por lo que Starbev tuvo que pagar a Interbrew nada menos que 129 millones de euros adicionales por la compañía.

Un pastizal que, como es lógico, provocó que Starbev apelara la sentencia.

LA DECISIÓN DE LA “COURT OF APPEAL”

En efecto, Starbev no estuvo conforme con la decisión de la “High Court” y recurrió ante el Tribunal de Apelación (“Court of Appeal).

En su recurso, Starbev alegó, básicamente, que el tribunal mercantil se había equivocado porque para aplicar la cláusula “anti-escaqueo”, el uso del pagaré debía tener como único propósito (“»sole purpose”) la reducción del precio a Interbrew y se había demostrado que este medio de pago tenía otras finalidades en la transacción.

Es más, Starbev alegó que, incluso, aunque se pudiera aplicar el concepto “propósito dominante o principal”, la “High Court” se equivocó al decidir, con las pruebas existentes, cuál era la finalidad dominante ya que sin la estructuración del precio mediante pagaré, la transacción ni hubiera existido.

Pues ahí que vamos.

Dada la complejidad y la cuantía del tema, las vistas ante el Tribunal de Apelación tuvieron lugar durante los días 19, 20 y 21 de abril de 2016.

Por cierto, aunque no hay grabación pública disponible de las sesiones de este caso, si alguien tiene curiosidad por saber cómo se desarrollan las vistas ante la “Court of Appeal” de Inglaterra y Gales en materia civil y mercantil, aquí tienen un excelente ejemplo.

Pero volvamos a nuestro caso cervecero.

Ya les adelanto que el Tribunal de Apelación rechazó las alegaciones de Starbev en su sentencia correspondiente al caso Starbev GP Ltd v Interbrew Central European Holdings BV (Rev 1) [2016] EWCA Civ 449.

Y es que para la “Court of Appeal”, la expresión “el propósito de” (“the purpose of”) no significa que sea “el único propósito” (“the sole purpose”), sino “el propósito predominante” (“the dominant purpose”).

En efecto, para el Tribunal de Apelación, el uso del pagaré en la reventa activó la cláusula, introducida por Interbrew precisamente para tales circunstancias, porque el propósito principal para usar el pago por ese medio era precisamente reducir el precio a favor de los propietarios originales.

Para ello, la “Court of Appeal” se basó, entre otros, en el caso Hayes v Willoughby [2013] UKSC 17.

En este asunto, el Tribunal Supremo del Reino Unido tuvo que aclarar nada menos que el alcance de la regulación contra el acoso prevista en el artículo 1(3)(a) de Ley de Protección contra el Acoso de 1997.

El artículo indicado establecía una excepción para conductas que, de otro modo, podrían ser consideradas como acoso, únicamente si aquellas se efectuaban con “el único propósito de prevenir o detectar un delito”.

En este caso, el famoso juez del Tribunal Supremo, Lord Sumption, argumentó que el significado de la palabra “propósito” era hasta cierto punto de carácter mixto, y que el principio fundamental es que el “propósito relevante” (“relevant purpose”) es equivalente al predominante.

Por tanto, el Tribunal de Apelación consideró que la “High Court” había aplicado correctamente el criterio de la finalidad predominante, tumbando las pretensiones de Starbev.

De otra manera, dijo la “Court of Appeal”, si “el propósito” se interpretara como “el único propósito”, sería demasiado fácil para Starbev evitar la aplicación de la cláusula anti-escaqueo, simplemente uniendo otros fines de carácter fiscal o comercial al uso del pagaré.

Y con esto, se acabó el caso.

¿QUÉ HACE UN CERDO EN LA SENTENCIA?

Como curiosidad y, según cuenta la sentencia de la “High Court”, la idea de reducir el precio a Interbrew mediante un pagaré fue de un tal Przemek Oblöj, miembro del equipo de operaciones de M&A en Starbev.

Total, que en el equipo de Starbev se referían simpáticamente a esta solución como “PIG”, (“cerdo” en inglés) ya que respondía al acrónimo de «Przemek’s Idea of Genius» (Idea Genial de Prezmek).

Viendo el resultado finalmente obtenido, seguramente no contaban con aquello tan castizo de que, “A cada cerdo…”

La semana que viene, más.

Otras Columnas por Josep Gálvez:
Últimas Firmas
  • Opinión | Los responsables de las tractoradas no anunciadas se enfrentan a penas de hasta un año de prisión
    Opinión | Los responsables de las tractoradas no anunciadas se enfrentan a penas de hasta un año de prisión
  • Opinión | El cambio de uso por prescripción: el descontrol de las infraviviendas
    Opinión | El cambio de uso por prescripción: el descontrol de las infraviviendas
  • Opinión | Si pediste un crédito de consumo y el banco no cumplió, pueden devolverte los intereses
    Opinión | Si pediste un crédito de consumo y el banco no cumplió, pueden devolverte los intereses
  • Opinión | Análisis de la primera sanción en España por incumplir la normativa sobre publicidad de criptoactivos
    Opinión | Análisis de la primera sanción en España por incumplir la normativa sobre publicidad de criptoactivos
  • Opinión | La videograbación de los juicios con jurado sigue sin ser preferencia del LAJ Luis Revilla
    Opinión | La videograbación de los juicios con jurado sigue sin ser preferencia del LAJ Luis Revilla