El abogado Eduardo Ranz publica «No matarás. Memoria civil»
Eduardo Ranz es uno de los grandes especialistas en Memoria Histórica.

El abogado Eduardo Ranz publica «No matarás. Memoria civil»

|
14/3/2021 06:46
|
Actualizado: 15/3/2021 14:38
|

Eduardo Ranz es uno de los grandes especialistas en la Ley de Memoria Histórica. Por ello, era lógico este desenlace: la publicación de un libro, que ha titulado, «No matarás. Memoria Civil«, y que tiene como objetivo conocer esa parte de esa historia de España para no olvidarla y, sobre todo, para no repetirla.

El título del libro, prologado por el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tiene una referencia directa al quinto Mandamiento, «no matarás». Porque el que mate será sometido a juicio.

En el libro Ranz explica los los primeros procesos legales sobre memoria histórica, en el año 2012, hasta hoy. Cuando empezó todo, se conocía la Ley de Memoria Histórica, del año 2007, pero aún el ámbito procesal estaba completamente por desarrollar.

Aborda la retirada del franquismo en las calles españolas, desde una vertiente de dignidad democrática, todo ello en referencia a acontecimientos del momento, como las cenas de la Fundación Francisco Franco o la colaboración con Baltasar Garzón.

Igualmente, analiza el paso por la justicia argentina de las víctimas del franquismo, la exhumación del dictador  y la de las víctimas del Valle de los Caídos.

Relata el más conocido de todos, el de “los hermanos Lapeña” y también el del colectivo A.R.I.C.O., la única sentencia que autoriza u ordena a exhumar y que cuestiona el franquismo o las circunstancias de las fosas cordobesas de Nuestra Señora de la Salud, y de la fosa en el Cementerio de San Rafael y el colectivo “Dejadnos Llorar”.

También explica el acceso a archivos, las dificultades que puede traer, bajo el ejemplo de una investigación familiar, así como de las causas más recientes: Lorca, Ortega-Smith y la Asociación Trece Rosas Asturias, o el caso de una familia filipina, de origen vasco, que como descendientes de republicanos solicitan la nacionalidad española.

Además de bibliografía y conclusiones, el libro cuenta con tres anexos. El primero de ellos, una entrevista al presidente José Luis Rodríguez Zapatero, para la tesis doctoral “procesos legales en memoria histórica”, defendida en la Universidad Carlos III, por el autor del libro, y dirigida por el periodista José María Calleja, cuya calificación fue de Cum laude.

Ranz recuerda dos recientes acontecimientos. El primero, la retirada de la última estatua del dictador en suelo público, y la segunda, el recurso ante el constitucional sobre la exhumación de Federico García Lorca, esta última a caballo entre la incertidumbre y la esperanza.

La estatua se encontraba en Melilla, la primera ciudad española que se unió a lo que, en principio iba a ser un golpe de Estado. Fue con los votos a favor del PSOE y la abstención de VOX y PP:

«En Melilla se ha completado una actuación que comienza con la eliminación del primer gran vestigio de exaltación de dictadura, fue la retirada de la estatua ecuestre del general Franco en la plaza San Juan de la Cruz en Madrid, durante aquella madrugada del 17 de marzo de 2005, momento en que gobernaba el presidente Zapatero. Ese mismo día, se celebraba en Madrid el nonagésimo cumpleaños de Santiago Carrillo», explica.

EL CASO DE GARCÍA LORCA

Por lo que se refiere a García Lorca, ejecutado junto a dos banderilleros y un maestro, la nieta de este maestro, Nieves García Catalán ha promovido el proceso legal.

«Lorca según su partida de defunción, falleció por ‘Heridas producidas por hecho de guerra’ a los 38 años de edad, siendo encontrado su cadáver el 20 de agosto en la carretera de Visnar a Alfacar», cuenta Ranz.

«El juez de Granada archivó el procedimiento principalmente por dos motivos, el primero nos por entender que la vía adecuada era la civil, que además había sido derogada por el PP en 2016, y el segundo que había pasado mucho tiempo, y no podía enjuiciarse al supuesto culpable, sin embargo hay jurisprudencia que establece que la probabilidad del fallecimiento no puede ser motivo de la inadmisión a trámite», agrega.

«Cuantitativamente Lorca representa un caso de daño humano y cultural, pero, cualitativamente se trata de encontrar al andaluz más internacional, a nuestro mejor poeta de todos los tiempos, al que aún la sociedad, no ha tenido la oportunidad de dar cultural sepultura. Parece más fácil llegar a Marte, que localizar a Lorca», apunta.

Según el autor del libro, en el ámbito legal hay dos grandes opciones: «la vía penal, que es un castigo, un reproche contra alguien, y la vía civil, que es el reconocimiento familiar. Yo entendí la memoria como esta segunda opción. Y esa idea, esa reivindicación, y sobretodo la forma de hacerlo, desde dentro del estado de derecho, es memoria civil».

Ranz recuerda también en su libro a las mujeres, los robos de bebés y ‘las rapadas’.

«Todas ellas, grandes olvidadas, que no tuvieron tiempo para llorar. Esas mujeres que con su ejemplo de fuerza y valentía lograron sacar adelante a sus hijos, en un momento en que les habían ejecutado a sus maridos, a ellas les habían congelado sus pensiones para que sus hijos no pudieran comer o estudiar. Ellas derribaron los muros y lograron que sus descendientes pudieran contar su historia, en algunos casos dando a luz durante su cautiverio, en otros incluso, robando esos bebés por sus apropiadores. Se sabía cuando entraban, pero no cuando iban a salir, esas mujeres dieron su juventud, a cambio de despojo y verse reducidas a una situación de minoría de edad, y la sociedad española todavía no les ha dado el inmenso reconocimiento que merecen», concluye el autor.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Política