El TSJ de Extremadura reconoce el derecho de los progenitores a conservar la sangre del cordón umbilical para uso propio
La Sala de lo Contencioso-Administrativo explica que ese derecho está reconocido en el Real Decreto-Ley 9/2014, de 4 de julio.

El TSJ de Extremadura reconoce el derecho de los progenitores a conservar la sangre del cordón umbilical para uso propio

Hasta ahora el Servicio Extremeño de Salud permitía la donación de sangre de cordón umbilical para un uso para terceros
|
07/5/2021 06:48
|
Actualizado: 07/5/2021 12:55
|

El Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) ha reconocido el derecho de los progenitores de disponer de la sangre del cordón umbilical que se obtenga durante el parto para un uso autólogo eventual, es decir, para su propio uso en el futuro, pudiéndose guardar en un banco autorizado.

Así lo ha fijado en la sentencia 74/2021, 22 de abril, contra la que cabe recurso, en la que estima el recurso de apelación interpuesto por una mujer contra la resolución de la Dirección General del Servicio Extremeño de Salud (SES), que desestimó la solicitud para la formalización de un convenio entre el SES y una entidad, que permitiese la entrega de la sangre del cordón umbilical.

El tribunal, formado por Daniel Ruiz Ballesteros -presidente y ponente-, Elena Méndez Canseco, Mercenario Villalba Lava, Raimundo Prado Bernabeu, Casiano Rojas Pozo y Carmen Bravo Díaz, establece que el SES debe realizarlas las actuaciones que sean precisas para el ejercicio del derecho de uso autológico eventual.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo explica que ese derecho está reconocido en el Real Decreto-Ley 9/2014, de 4 de julio, por el que se establecen las normas de calidad y seguridad para la donación, la obtención y evaluación, el procesamiento, la preservación, el almacenamiento y la distribución de células y tejidos humanos y se aprueban las normas de coordinación y funcionamiento para su uso en humanos.

Hasta ahora el SES permitía la donación de sangre de cordón umbilical para un uso para terceros, pero con esta resolución se reconoce el derecho a un uso propio en el futuro.

En la resolución, el TSJ apunta que el matiz en este caso se encuentra en que no es un establecimiento de tejidos y banco de sangre el que solicita un convenio sino que es una usuaria del servicio público de salud la que reclama el ejercicio de los derechos contemplados en el Real Decreto-ley 9/2014.

En este sentido, hace referencia a una sentencia de 2018 del Tribunal Supremo que, a su juicio, «da luz a la cuestión debatida en este juicio». De esta resolución, explica, se extraen dos «importantes consideraciones».

Y es que, «existe un derecho u opción legítima de la usuaria del SES a optar por el uso autólogo eventual» y que el «ejercicio del uso autólogo eventual no supone la ampliación por vía judicial de la cartera de servicios reconocida en el sistema nacional de salud sino el ejercicio de un derecho previsto en el Real Decreto-ley 9/2014, de 4 de julio».

Para el TSJ la denegación acordada por el SES «conlleva que los derechos reconocidos a la usuaria del SES en el Real Decretoley 9/2014, de 4 de julio, no puedan llevarse a cabo y se produzca una discriminación según la Comunidad Autónoma donde residan los progenitores, pues algunas Comunidades Autónomas han celebrado convenios de colaboración con establecimientos privados de tejidos y bancos de sangre, o el centro público o privado donde tenga lugar el parto».

Por tanto, subraya, «lo que está en juego es el principio de igualdad de los pacientes y el ejercicio de los derechos plasmados en el Real Decreto-ley 9/2014, de 4 de julio, que no puede depender de la Comunidad Autónoma o del carácter público o privado del centro hospitalario donde se produzca el parto».

«Es un derecho de la paciente con amparo legal, que no perjudica a terceros y que no comporta riesgos para la sanidad pública»

Sobre esto, el tribunal afirma que el Real Decreto «es la norma habilitante de un derecho y presta amparo normativo a una opción legítima de la madre, sin que dicho derecho pueda quedar vacío de contenido por la opción de uso alogénico adoptada por el SES».

Añade que «la del SES es una opción perfectamente coherente con el fomento de las donaciones altruistas de sangre del cordón umbilical para uso alogénico de las mismas, preservando el carácter público y solidario del sistema sanitario español de trasplantes y que proporciona una información clara, auténtica y veraz, basada en evidencias científicas de la donación de sangre del cordón umbilical, pero ello no puede impedir que los usuarios del sistema opten por otras opciones igualmente reconocidas en la Ley».

Esta normativa, recuerda, «no contiene restricciones o prohibiciones al ejercicio del derecho que reclama la parte actora, siendo dicha norma con rango de Ley la que debería haber prohibido el uso autólogo eventual».

También resalta que «si bien no está comprobada la utilidad de un uso autólogo eventual, tampoco está comprobado lo contrario, que sea prejudicial, de manera que existiendo una regulación que ampara la libertad del paciente para la reutilización de las células no puede oponerse un estado de la ciencia que se desconoce en el presente momento como evolucionará».

Por último, recuerda que en la página web de la Organización Nacional de Trasplantes en el apartado de Donación de Sangre de Cordón Umbilical se expone que este Real Decreto reconoce la capacidad de los padres de poder guardar la sangre de cordón umbilical de su hijo para uso autólogo eventual.

La conclusión, afirma el TSJ, es que «estamos ante un derecho de la paciente con amparo legal, que no perjudica a terceros y que no comporta riesgos para la sanidad pública, y que precisa ser instrumentado con la actividad libre y transparente de entidades públicas o privadas que hagan efectivo ese derecho, conforme a las previsiones contenidas en el Real Decreto-ley 9/2014, de 4 de julio».

Noticias Relacionadas:
Lo último en Tribunales