PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Guardia Civil confirma que los CDR investigados por la AN tuvieron una participación directa en presuntos actos de terrorismo

El Servicio de Información de la Benemérita ha remitido al juez una cantidad ingente de información y contenido audiovisual de la investigación realizada, más de un centenar de archivosLos informes y anexos de la Guardia Civil aportan detalles que desmontarían la estrategia de defensa de los abogados de los CDR; en la imagen uno de los registros, en los que los agentes hallaron abundante material y sustancias, consideradas precursores para la confección de explosivos, susceptibles de ser empleadas en la fabricación de artefactos.
| | Actualizado: 16/06/2021 17:21

La Guardia Civil confirma que los miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) investigados por la Audiencia Nacional (AN) tuvieron una participación directa en presuntos actos de terrorismo.

El Servicio de Información de la Benemérita ha remitido al magistrado instructor de la causa, Manuel García-Castellón, una cantidad ingente de información y contenido audiovisual de la investigación realizada -más de un centenar de archivos-, que aportan detalles que desmontarían la estrategia de defensa de los abogados de los CDR.

El juez investiga su posible pertenencia a grupo terrorista, fabricación y tenencia de explosivos y conspiración para causar estragos.

Estos 9 CDR fueron detenidos el 23 de septiembre de 2019 en diferentes puntos Cataluña en una operación orientada a esclarecer presuntas actividades delictivas planificadas por miembros de estos grupos, en el marco de una investigación dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la AN -del que es titular Manuel García-Castellón-, la Fiscalía y la Guardia Civil.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Dos de ellos quedaron en libertad ese mismo día.

La operación se desarrolló «ante la certeza de las acciones que iban a perpetrar» aprovechando el período comprendido entre el aniversario del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 y la sentencia del ‘caso procés’, según informó entonces el Ministerio Público y ahora confirma la Guardia Civil.

La Fiscalía explicó que por este motivo se decidió «proceder a la detención de los implicados, para abortar el proyecto que podría haber causado daños irreparables debido a lo avanzado de sus preparativos».

PUBLICIDAD

El 26 de septiembre el juez García-Castellón envió a prisión provisional a los otros siete detenidos. Atendió así la petición del teniente fiscal de la AN, Miguel Ángel Carballo, que reclamaba su ingreso en prisión «ante el riesgo» de que materializasen «las conductas que planeaban» de cara al 1-O.

En diciembre de 2019 quedaron en libertad tres de ellos, Xavier Buigas, Guillem Xavier Duch y Eduard Garzón, bajo fianzas de 5.000 euros y con medidas cautelares.

Ese mes, la AN también dejó en libertad bajo fianza de 5.000 euros a Alexis Codina y Ferran Jolis.

PUBLICIDAD

En enero de 2020 salieron de prisión los dos otros dos que quedaban, Jordi Ros y Germinal Tomàs Aubeso, previo pago de fianzas de 30.000 y 15.000 euros, respectivamente.

Desde entonces, en este año y medio no ha trascendido nada del caso hasta estos informes de la Guardia Civil.

PUBLICIDAD

LAS CONCLUSIONES DE LA GUARDIA CIVIL

Con uno de ellos, fechado a 20 de mayo y al que ha tenido acceso Confilegal, los investigadores pretenden ofrecer «una visión integral de la actividad desplegada por la organización criminal con finalidad terrorista investigada, así como de todos los elementos que así la caracterizan, para, a la postre, reforzar los elementos indiciarios que en su momento sirvieron de fundamento a la imputación delictiva realizada contra los investigados y que, concluida la investigación, confirman, sin lugar a dudas, la implicación, participación y responsabilidad de aquellos en las actividades delictivas investigadas».

Según expone el Servicio de Información de la Guardia Civil en este informe, «el Equipo de Respuesta Táctica (ERT), integrado por los sujetos investigados en la presente investigación, fue conformado por individuos pertenecientes a diferentes Comités de Defensa de la República (CDR) quienes, a través de su participación en diferentes acciones promovidas por dicha entidad, demostraron un especial compromiso, radicalidad y predisposición al empleo de medios violentos».

Los investigadores señalan que la pertenencia previa a los denominados CDR, así como el activismo y significación política demostrada y acreditada a lo largo de la investigación, constituyen el elemento ideológico cohesionador entre los encartados en la presente investigación. «Así, ha quedado contrastado, a través de las actividades observadas y las conversaciones detectadas entre los investigados, como las actividades ilícitas reflejadas en el presente documento atendían a una finalidad única, que no era otra que la de coadyuvar a la independencia del territorio de Cataluña», explica.

PUBLICIDAD

Añaden que teniendo como objetivo el precitado fin, el ERT recibe y acepta del colectivo clandestino denominado “CNI catalán” a través de la persona de Xavier Buigas el encargo de participar en el asalto, ocupación y defensa del Parlament de Cataluña llegado el denominado día “D”, con la finalidad de «producir un efecto desestabilizador en el Estado español».

La fecha de ejecución de dicho evento no ha sido clarificada, pero la misma podría haber tenido lugar con ocasión de la publicación de la sentencia del ‘caso procés’; momento en el que, a la postre y una vez neutralizado el entramado investigado, se produjeron violentos y graves disturbios a lo largo del territorio catalán, según relatan.

La Guardia Civil expone que a partir de la recepción del precitado encargo, y hasta la detención de parte de los investigados el 23 de septiembre de 2019, se producen una serie de actividades, reuniones y eventos enmarcados en la materialización de los preparativos para la ejecución de las misiones encomendadas a dicha organización.

Apunta que aunque inicialmente Xavier Buigas traslada al ERT una serie de cometidos enmarcado en la disposición de una red de comunicaciones segura, así como otras funciones a realizar en el entorno del Parlamento catalán, «de la investigación se concluye que posteriormente las mismas fueron ampliadas con cometidos de mayor virulencia».

En particular, los investigadores llegan a la conclusión «de que, durante la reunión llevada a cabo el 29 de abril de 2019 en Barcelona, se transmitió a los investigados la necesidad de elaborar sustancias incendiarias, deflagrantes y explosivas al objeto de llevar a cabo acciones contra diferentes objetivos que, a la postre, favorecieran el cometido».

De cara a las actividades planificadas para el día “D” y asumiendo cada investigado las funciones propias, a través de la investigación, los investigadores indican que se ha conseguido acreditar la realización de los siguientes cometidos preparatorios:

-Cometidos de dirección y coordinación efectuados por varios de los investigados y que han servido de correa de transmisión de las instrucciones que, desde escalones superiores como el mentado CNI Catalán, se dirigían hacia los integrantes del ERT para realizar sus funciones. Así mismo, dichas labores incluían el establecimiento de contactos y encuentros de coordinación con otros núcleos productores de sustancias incendiarias, deflagrantes y explosivas.

-Adquisición de materias primas y realización de síntesis químicas para la obtención de sustancias deflagrantes y/o incendiarias como el agente “termita”, así como de sustancias explosivas como el hexógeno, el nitrato de amonio, la Tetralita, la nitrocelulosa, la cloratita, el amonal, el amosal o el Anfo.

-Establecimiento de sendos laboratorios, para lo que se aprovisionaron de los materiales de laboratorio, de destilación, así como específicos de protección para la síntesis de las anteriores sustancias.

-Planificación de la disposición sobre el terreno y adquisición de las necesidades materiales para el establecimiento de una red de comunicaciones segura en el entorno del Parlament de Cataluña, de tal
manera que se garantizase la comunicación entre el interior y el exterior de las citadas instalaciones, durante todo el tiempo que durase su ocupación.

-Obtención de informaciones relativas a las medidas de seguridad, accesos, entorno y condicionantes relativos a diferentes instalaciones y objetivos críticos y sensibles, así como de algunos individuos sobre los
cuales podían ejecutarse las acciones planificadas en el marco del encargo recibido.

En particular, se detectó una intensa labor de obtención de información realizada por los investigados relativa al dispositivo de seguridad constituido en el entorno del Parlament de Cataluña con ocasión del 11 de septiembre de 2019 por personal perteneciente al Cuerpo de Mossos d’Esquadra.

Por otra parte, destaca las informaciones recabadas con relación a acuartelamientos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, siendo particularmente reseñable el realizado por uno de los investigados al perímetro de seguridad del Acuartelamiento de la Comandancia de la Guardia Civil de Barcelona.

La Benemérita explica que los indicios obtenidos a lo largo de la investigación, así como las conclusiones emitidas por los especialistas del Servicio de Criminalística y del Grupo de Especialistas en Desactivación de Explosivos (GEDEX) de la Guardia Civil permiten afirmar que «los investigados habían establecido sendos laboratorios caseros y clandestinos» en un domicilio familiar en Sabadell y en otro de Sant Fost de Campsentelles.

En tal sentido, el Servicio de Información señala que durante los registros de dichas dependencias se hallaron evidencias que demuestran cómo los investigados habían conseguido una elevado grado de eficiencia en la obtención del agente “termita”, del que se hallaron varias muestras preparadas para su empleo, conservadas en contenedores estancos en los que los distintos componentes, repartidos conforme a una determinada proporción, mantendrían sus propiedades en condiciones idóneas hasta su empleo.

Asimismo, indica que de las conclusiones emitidas por los especialistas GEDEX en base a las evidencias obtenidas durante la investigación, se determina que los investigados «contaban con los agentes precursores necesarios, los manuales detallados, los datos y formulaciones manuscritas correctas y el material del laboratorio necesario para la síntesis de los compuestos explosivos señalados».

Además, de las pesquisas realizadas y de los vestigios hallados durante la realización de los precitados registros domiciliarios, se desprende que «la vivienda sita en Sant Fost de Campsentelles era el lugar donde se realizaban ensayos y experimentos de la síntesis de los productos, haciendo la zona ajardinada las veces de campo de pruebas para la ignición de los distintos compuestos químicos elaborados, al reunir unas especiales características de aislamiento a la vista y al sonido desde el exterior de la precitada parcela».

De todo lo anterior, la Guardia Civil concluye que «el ERT cumplía una labor fundamental en la planificación del asalto, ocupación y defensa del Parlament de Cataluña, quedando de manifiesto su naturaleza como organización criminal con finalidad terrorista de la que reúne todos los elementos».

Estos son, según explica, que el «objetivo común a todos los integrantes del grupo sería el de coadyuvar a la independencia del territorio de Cataluña por medio de la realización de acciones de diferente naturaleza, y en particular de la participación en el proyecto de asalto, ocupación y defensa del Parlament de Cataluña».

Añade que los diferentes componentes del grupo desarrollaban unas determinadas funciones que condicionaban tanto las actividades realizadas por cada uno de ellos, como las relaciones de coordinación establecidas entre sus componentes.

Asimismo, señala la existencia de un sistema y unas relaciones de coordinación entre sus integrantes. Explica que «son numerosas las reuniones de coordinación acreditadas a lo largo de la investigación, a resultas de las cuales se ha observado una impulso en las actividades de los investigados» y que también «se han detectado diversos grupos de mensajería instantánea creados específicamente para la coordinación de las actividades investigadas entre los miembros de la organización implicadas en las mismas».

El grupo contaba con un sistema de toma de decisiones mixto, de acuerdo a la Guardia Civil. Por una parte, recibían instrucciones provenientes de escalones superiores y transmitidos por aquellos sujetos que realizaban labores de dirección y coordinación; por otra, el grupo gozaba de cierta autonomía a la hora de determinar la forma en la que se llevarían a cabo determinados cometidos, según exponen los investigadores.

Además, siempre según este informe, la organización gozaba de una elevada cohesión favorecida por la común pertenencia previa a los CDR, que permitía que todos sus integrantes persiguieran una misma finalidad en sus acciones, así como compartieran un sustrato ideológico relativamente homogéneo y favorable a la obtención de la independencia catalana a través de un activismo radical.

En cuanto a las relaciones con el medio exterior, la Guardia Civil afirma los componentes del ERT mantenían estrechas vinculaciones con su CDR de origen, siendo habitual la participación de ellos en algunas de las actividades organizadas en dicho ámbito. Asimismo, resalta que no hay que perder de vista que precisamente, el encargo de asalto, ocupación y defensa del Parlamento catalán llega al ERT a través de una entidad exterior a su organización, como sería el CNI Catalán.

También concluye que el grupo tenía vocación de permanencia en el tiempo, «siendo prueba de ello la constitución del mismo a finales del año 2018 y las intensas relaciones existentes entre sus integrantes hasta el mismo momento de las detenciones».

Noticias relacionadas:

Los 9 CDR detenidos tenían competencias muy definidas dentro de la célula terrorista, según la Guardia Civil