PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Hablamos Español denuncia la ‘sorpresiva eliminación’ del español en cinco asignaturas de un doble grado en Derecho y en Ciencias Políticas y de la Administración Pública

Presenta una queja ante el rector de la Universidad de Valencia y el defensor del pueblo de la Comunidad ValencianaSegún informa, los alumnos afectados "consideran que recibir la enseñanza en otra lengua dificultará su aprendizaje y solicitan que se establezcan dos líneas según el idioma, tal como sucede en otros grados, de manera que no se perjudique a nadie".
| | Actualizado: 28/07/2021 11:26

La asociación Hablamos Español ha presentado una queja ante al rector de la Universidad de Valencia y el defensor del pueblo de la Comunidad Valenciana por la «sorpresiva eliminación» del español en cinco asignaturas de un doble grado en Derecho y en Ciencias Políticas y de la Administración Pública.

Según informa esta entidad, que preside la profesora Gloria Lago, un grupo de 11 estudiantes ha solicitado la ayuda de Hablamos Español por la «eliminación del español sin información previa de, al menos, cinco de las asignaturas».

Señala que al iniciar los trámites para formalizar la matrícula en primer curso, los estudiantes comprobaron que la lengua en la que se impartirán cinco de las asignaturas ya no será el castellano, como en cursos precedentes y tal como habían visto publicado en la página web de la universidad, sino que serán impartidas en valenciano.

Esas asignaturas son Derecho Civil I, Teoría del Derecho, Introducción a la Sociología, Geografía Humana, y Universidad, Investigación y Política. Añade que en el caso de Economía Política no se aclara en qué lengua se impartirá.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Las asignaturas y el idioma en el que serán impartidas.

Esta asociación destaca que los alumnos optaron por este grado con el convencimiento de que las clases serían en español. Algún alumno tenía también plaza en otra universidad española y se decidió por la Universidad de Valencia al pensar que podría estudiar todas las asignaturas en español, y no ha podido recuperar la plaza a la que renunció en la otra universidad, según indica la asociación.

Los alumnos afectados tienen el español como lengua materna y, según manifiesta Hablamos Español, «consideran que recibir la enseñanza en otra lengua dificultará su aprendizaje y solicitan que se establezcan dos líneas según el idioma, tal como sucede en otros grados, de manera que no se perjudique a nadie».

La presidenta de Hablamos Español informa que se ha dirigido a instancias académicas, que han alegado problemas de presupuesto y han respondido afirmativamente a la petición de libre uso del idioma por parte de los alumnos a la hora de realizar preguntas, proyectos y exámenes.

Hablamos Español ya está animando a usar el español a los alumnos de Primaria y Secundaria a través de una campaña llamada Manual de Rebeldía y ha planteado procedimientos administrativos para garantizarlo, como en el caso de una niña de un colegio de Paterna, «a quien bajaron la nota por responder en español», como publicó ABC y cuyo procedimiento se encuentra ahora en fase de recurso.

PUBLICIDAD

Hablamos Español afirma que seguirá reclamando que se implante un sistema de doble vía idiomática en esta modalidad.

Espera que una vez que se dé a conocer este caso de la Universidad de Valencia, más alumnos se sumen a estas nueve chicas y siete chicos, cuatro de ellos procedentes de Comunidades Autónomas limítrofes.

La presidenta de esta asociación destaca en Confilegal que «si se quiere que las lenguas cooficiales tengan la consideración de riqueza, no podemos en la práctica convertirlas en algo empobrecedor».

PUBLICIDAD
Gloria Lago, presidenta de esta asociación creada en el verano de 2017 para defender los derechos lingüísticos de los hispanohablantes.

Señala que «tener lenguas cooficiales implica una serie de gastos que hay que asumir, siendo el principal de ellos garantizar el cumplimiento del principio de cooficialidad, que en todas las democracias se basa en la capacidad para elegir lengua, no en un bilingüismo obligatorio».

«Si el sistema que tienen en mente los responsables educativos de cara al futuro es una inmersión parcial, se encontrarán con nuestra oposición y movilización», advierte Hablamos Español, que no quiere que la Comunidad Valenciana «se convierta en una Cataluña bis».

PUBLICIDAD

Esta asociación defiende una política lingüística basada en la libre elección de lengua, que tenga como eje los derechos de las personas, y que estas «no se pongan al servicio de la conservación de las lenguas».

Persigue la elección de lengua vehicular en la enseñanza y que se pueda estudiar en español en toda España.

Otra de sus batallas es el bilingüismo en la administración, que ser hispanohablante no suponga un impedimento para viajar, establecerse en una comunidad española o acceder a una oposición en cualquier lugar de nuestro país.

PUBLICIDAD

Por ello, pide que el español esté presente en la Sanidad, en edificios y documentos oficiales, en informacion turística y en señales de tráfico, y que un empresario pueda rotular su negocio en la lengua que quiera.

Para lograr su objetivo pide que se apruebe una ley que garantice nuestros derechos.