PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Pablo Llarena, galardonado con el premio de la Fundación Villacisneros por su trabajo ‘en defensa del Estado de Derecho’

Destaca que durante la instrucción del 'caso procés' "ha sido sometido a un acoso intolerable por mantenerse firme en defensa de la ley y el Estado de Derecho"El magistrado recibirá el galardón el próximo 16 de noviembre de manos del presidente de la fundación, Íñigo Gómez-Pineda, en un acto que se celebrará en el auditorio de la Fundación Rafael del Pino, de Madrid, comenzará a las 19.30h. Foto: Carlos Berbell/Confilegal
| | Actualizado: 08/10/2021 9:44

La Fundación Villacisneros ha galardonado al magistrado del Tribunal Supremo (TS), Pablo Llarena, con su premio anual «en reconocimiento a su trabajo en defensa del Estado de Derecho». Se lo entregará el próximo 16 de noviembre, en un acto en Madrid.

El patronato de la institución acordó por unanimidad el pasado 16 de junio otorgar su premio, en su séptima edición, a este magistrado de la Sala de lo Penal del Supremo instructor del ‘caso procés’.

«Llarena, instructor de la causa derivada de la declaración unilateral de independencia del parlamento catalán el 27 de octubre de 2017, ha sido sometido a lo largo de su instrucción a un acoso intolerable por haberse mantenido firme en defensa de la ley y el Estado de Derecho», ha señalado la Fundación.

Uno de los apartados del decálogo en los que basa su actividad la Fundación Villacisneros es la defensa del Estado de Derecho porque «sin ley y sin separación de poderes no hay democracia, solo su respeto asegura la convivencia pacífica».

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Fundación Villacisneros destaca que Pablo Llarena, «a pesar de la persecución padecida, ha sabido mantenerse firme frente a los intentos de coacción, ejerciendo su función como se espera de un servidor público, con objetividad y neutralidad».

«No es fácil hacerlo en las circunstancias señaladas y por eso su comportamiento resulta ejemplar y digno de reconocimiento», expresa.

Por otra parte, la Fundación Villacisneros hace hincapié en que el Poder Judicial es «la última garantía» para asegurar el respeto al ordenamiento jurídico, «en cuya cúspide se encuentra la Constitución y la arquitectura institucional que ella diseña». «Y por ello es también la última instancia en la que confiar en defensa de la unidad de la nación española», añade.

«Así pues, la integridad y valentía del magistrado Llarena y nuestra confianza en la Ley para la defensa de aquello en lo que creemos y por lo que trabajamos, la unidad de España y el respeto al Estado de derecho, son razones que le hacen merecedor del galardón», concluye.

PUBLICIDAD

El premio le será otorgado en un acto público que se celebrará en el auditorio de la Fundación Rafael del Pino, a las 19.30h, por parte del presidente de la Fundación, Íñigo Gómez-Pineda.

íñigo Gómez-Pineda, presidente de la Fundación Villacisneros, junto a María San Gil, vicepresidenta.

UNA MUESTRA DEL ACOSO QUE HA SUFRIDO

El instructor del caso ‘procés’ está en la diana de los separatistas tras haber procesado a 25 líderes independentistas, y ha sufrido ataques, que van desde un escrache, a pintadas tildándolo de «fascista» e instándole a abandonar el municipio. Actualmente vuelve a estar en la picota del separatismo a causa de las euroórdenes contra Puigdemont y los exconsejeros prófugos de la justicia.

En marzo de 2018, Arran hizo pintadas en la segunda residencia del magistrado, en la localidad de Das (Gerona), tildándolo de “fascista e instándole a abandonar el municipio.

PUBLICIDAD

Las juventudes de la CUP difundieron por Twitter su ataque.

«Llarena fascista ni en Das ni en ningún sitio», pintada ante el domicilio de Pablo Llarena y su familia en Das. Foto: Twitter Arran.
Otra de las pintadas que hicieron.

Las pintadas fueron borradas por Ciudadanos.

PUBLICIDAD

Y la reacción de Arran fue ésta: «Un comando dirigido por Inés Arrimadas y Albert Rivera ha borrado la obra de arte frente a la casa del fascista juez Llarena en Das, la Cerdanya. Si este twit alcanza las 300 RT, volveremos a pintar!».

Consiguió 11.300 retuits y los jóvenes de la CUP cumplieron su amenaza. En noviembre de 2018, miembros de Arran también atacaron, de madrugada, el domicilio particular de Llarena, ubicado en Sant Cugat del Vallès (Barcelona). Lanzaron un cubo de pintura amarilla contra el portal y los telefonillos.

Así quedo el portal del edificio en el que vive el magistrado Pablo Llarena en Barcelona tras el ataque de Arran.

«El pueblo manda, Arran obedece. Ocho meses después, por petición popular y con una resolución de la instrucción judicial que prevé sentencias desmesuradas, lo hemos vuelto a hacer: señalamos al juez Llarena como símbolo del régimen del 78», manifestó Arran en un vídeo publicado en redes sociales que recogía el ataque. En él se ve cómo dos sujetos encapuchados y de espaldas lanzaron pintura amarilla contra el portal y los telefonillos.

PUBLICIDAD

El 28 de julio de ese año, el juez Llarena, su esposa, Gema Espinosa, y 15 amigos suyos también sufrieron un escrache independentista por parte de miembros del CDR de Palafrugell (Gerona) al salir de un restaurante de la localidad. Alrededor de 20 independentistas, que fueron alertados de la presencia del magistrado y sus amigos, entre los que se encontraba Alberto Fernández Díaz, entonces líder del PP en Barcelona, increparon a gritos y amenazaron al grupo cuando abandonaba el local y se dirigía a los coches. El magistrado, que iba protegido policialmente, no pasó ningún peligro por esa circunstancia.

«Las calles serán siempre nuestras», le gritaron, entre otras cosas.

Incidentes de recusación, una demanda colectiva  y la demanda civil interpuesta en Bélgica por el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y cuatro exconsejeros huidos, Meritxell Serret -se entregó en el Supremo el pasado mes de marzo-, Antoni Comin, Clara Ponsatí y Lluis Puig son otras de las acciones de los separatistas a las que se ha enfrentado este magistrado.

El ataque al domicilio de Llarena fue condenado por el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, quien pidió respeto a la independencia judicial.

En septiembre de 2018, el Congreso de los Diputados también mostró su respaldo al magistrado ante las presiones recibidas y por la demanda de Puigdemont y los exconsejeros ante los tribunales belgas. Fue una Proposición No de ley de Ciudadanos que instó, además, al Ejecutivo a que de forma inmediata articulara «una clara y abierta defensa» de la jurisdicción española, de sus principios de integridad e inmunidad jurisdiccional frente a esa demanda presentada por esos prófugos de la justicia.

La iniciativa fue respaldada por el PP y el PSOE. Unidos Podemos, el PNV, ERC y el PDeCAT la rechazaron.

El juez Llarena recibió aquel año el premio de Confilegal a la Independencia. Un reconocimiento al gran trabajo realizado en ese procedimiento.

LA MISIÓN DE LA FUNDACIÓN VILLACISNEROS

La Fundación Villacisneros nació en 2007 con el objetivo de «promover los principios y valores que emanan de la dignidad de la persona y constituyen la esencia de la civilización occidental».

Aspira a ser «el vehículo a través del cual miles de españoles puedan canalizar su compromiso por construir una sociedad mejor».

Es a la vez un homenaje a Alfonso Gómez-Pineda Bellido, quien en su condición de capitán de caballería estuvo deportado en la ciudad de Villa Cisneros que formó parte de la provincia española del Sahara, y es también también un homenaje al Ejército español y a la labor que desempeñó allí.

Su misión es contribuir a potenciar la reflexión y el pensamiento crítico con el fin de promover cambios y mejoras en la sociedad; promover la educación en valores; defender, apoyar y sensibilizar a la sociedad sobre la memoria, dignidad y justicia en relación a las víctimas del terrorismo; defender el derecho a la vida; y apoyar el conocimiento y difusión del patrimonio cultural y la historia de España.