El Supremo confirma 4 años y medio cárcel para el exadministrador del patrimonio del futbolista Joaquín
Joaquín Sánchez Rodríguez, jugador del Betis Balompié, ha visto refrendada la condena contra su exadministrador, Eduardo Fernández Triviño, por el Supremo. Foto: EP.

El Supremo confirma 4 años y medio cárcel para el exadministrador del patrimonio del futbolista Joaquín

|
01/1/2022 02:30
|
Actualizado: 01/1/2022 03:00
|

«Desde finales de 2003 hasta febrero de 2007 mantuvo una estrecha relación de amistad con el acusado, ya circunstanciado, Eduardo Fernández Triviño, en quien
depositó una absoluta confianza y le encomendó la gestión de sus negocios y asuntos, tanto personales como profesionales, acordando otorgarle a cambio unos honorarios de 3.000 euros mensuales».

Así comenzaban los hechos probados de la sentencia condenatoria que dictó el 25 de julio de 2019 la Audiencia Provincial de Sevilla contra Fernández Triviño,

El querellante de aquel juicio era Joaquín Sánchez Rodríguez, «Joaquín», el extremo derecho del Real Betis Balompié, equipo de la Primera División del Fútbol español. Uno de los tipos más extravagantes, divertidos, simpáticos y con más gracia del «planeta fútbol».

La Alegría de la Huerta, de existir, no le podría hacer sombra a este jugador de fútbol.

Fernández Triviño entonces fue condenado, por un delito de apropiación indebida en la modalidad de distracción, a 4 años y seis meses de prisión, multa de 4.950 euros, y a indemnizar a Joaquín con 781.736,62 euros; 255.900,93 euros pertenecían directamente al jugador y 525.835,79 euros eran propiedad de Chino Seventeen, S.L.U., de la que Joaquín era administrador único.

Esta sentencia es la que ahora ha confirmado la Sala Segunda del Tribunal Supremo, formada por los magistrados Manuel Marchena Gómez, como presidente, Juan Ramón Berdugo Gómez de la Torre, Ana María Ferrer García, como ponente, Carmen Lamela y Ángel Luis Hurtado Adrián, en fallo número 1006/2001, de 17 de diciembre.

El tribunal ha desestimado de plano los cuatro motivos de casación que adujo la abogada de Fernández Triviño, María de los Ángeles Lorca Camúñez.

Sólo ha modificado la condena a la esposa del administrador patrimonial, María de los Ángeles Lorca Camuñez.

La Audiencia Provincial de Sevilla había dictaminado que indemnizara conjunta y solidariamente al jugador con la misma cantidad que su marido, los 781.736,62 euros, y el Supremo se lo ha reducido a 176.134,14 euros.

PODERES ABSOLUTOS

Fernández Triviño tuvo absolutos poderes notariales para mover su dinero y toda su confianza de Joaquín.

Así lo declaró el jugador de fútbol en el juicio doce años después de Joaquín rompiera con él al descubrir que, como se suele decir en la calle, «se lo estaba llevando crudo».

Por petición del condenado, Joaquín le otorgó tres poderes notariales, en su nombre y en el de su mercantil, Chino Seventeen, S.L.U., de la que era administrador único, en 2003, en 2005 y en 2006.

Asimismo, abrió dos cuentas bancarias para «facilitar la gestión de sus asuntos», una a nombre de Joaquín y otra a nombre de su empresa, que manejaba Fernández Triviño.

El santo grial de la confianza se hizo añicos cuando en febrero de 2007 cuando el administrador remitió a Joaquín la documentación de sus operaciones en la que no se justificaban «cuantiosas disposiciones de efectivo de cuentas bancarias que efectuó durante su gestión».

«El acusado Eduardo Fernández Triviño nunca rindió cuenta detallada de su gestión», subraya la sentencia del Supremo.

De las dos cuentas mencionadas retiró multitud de cantidades durante los cuatro años en que fue administrador, sumando los 781.736,62 euros finales, que se relacionan en tiempo y forma con la adquisición de bienes inmuebles para los que la economía familiar de Fernández Triviño no disponía de suficientes recursos.

El Supremo lo vio claro y además de desestimar el recurso de casación de Fernández Triviño le impuso el pago de las costas.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Tribunales