Firmas

¿A qué temen los candidatos Ribón y Ochoa para no querer debatir más que una vez?

¿A qué temen los candidatos Ribón y Ochoa para no querer debatir más que una vez?
Manuel Álvarez de Mon Soto, ha sido magistrado, fiscal y funcionario de prisiones. Actualmente es letrado del Colegio de Abogados de Madrid. [email protected]. El columnista reclama la máxima transparencia en las elecciones y la obligación de que los candidatos debatan varias veces. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
28/11/2022 06:48
|
Actualizado: 27/11/2022 19:47
|

Ya faltaron al  realizado por diario El Debate, como denunció en ese  periódico el pasado día 23 de noviembre de 2022, la periodista María Jamardo. En el caso de Confilegal el rechazo tiene un significado especial, dado que se trata del principal  medio de comunicación jurídico de España, como se manifiesta año tras año no solo por el incremento de su tirada sino en la entrega de premios de Confilegal, y ya van 5, con la concurrencia de personas de la máxima significación juridica y politica.

Lo que da una idea de la importancia de este medio jurídico. Importancia que ya manifestaron expresamente en declaraciones la eminente jurista Margarita Robles ministra de Defensa, o, en sus discursos en las diferentes entregas de premios todos los participantes entre otros los exministros de Justicia Rafael Catalá, Juan Carlos Campo, Dolores Delgado o la actual ministra de Justicia Pilar Llop.

A la última entrega de sus premios, el pasado 16 de noviembre, asistieron el presidente del Tribunal Constituciónal, la presidenta del Consejo de Estado, el presidente interino del Consejo General del Poder Judicial, el presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, así como otros destacados juristas y políticos. Llop no pudo asistir por padecer COVID. Le sustituyó su segundo, el secretario de Estado «Tontxu» Rodríguez.

También asistió el decano saliente, José María Alonso y los siete candidatos a decanos del Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM), cuya Junta de Gobierno tiene que ser renovada en las elecciones fijadas para el próximo 20 de diciembre.

Pocos días antes de que se convocaran oficialmente las elecciones, el 27 de octubre pasado, Confilegal contactó con los siete candidatos y les hizo saber su intención de celebrar un debate electoral. Dos de ellos no dijeron que sí ni que no, que al final ha sido que no: Eugenio Ribón y Raúl Ochoa.

VER A LOS CANDIDATOS «EN ACCIÓN», DEBATIENDO, PREMISA FUNDAMENTAL

En toda confrontación de lucha democrática por un poder público cualquiera que sea, es fundamental conocer a los candidatos. No por lo que ellos digan de sí mismos, o las promesas que hagan, que eso va de suyo. La única forma de saber quiénes son, de que no nos vendan gato por liebre, es verlos actuar en debates, en directo, confrontandose con las ideas de los otros candidatos. Es ahí donde se ve la «real thing», la cosa de verdad.

En esas circunstancias los candidatos se ven obligados a ser claros en las explicaciones, incluso pedagógicos. Es cierto, si no hay substancia que debatir más que lo genérico, las frases hechas, las consignas de consumo, es muy peligroso debatir. Lo entiendo.

El electorado puede percibir, como en el cuento, que el «Rey va desnudo», que detrás del candidato no hay nada.

La importancia de estos debates por televisión –como el de Confilegal del próximo miércoles– se puso de relieve desde la primera vez que se realizó por televisión, en Estados Unidos . Fue en el cierre de la campaña electoral de 1960, que significó el triunfo de un joven desconocido.

El candidato demócrata John F. Kennedy venció al favorito, el vicepresidente, y candidato republicano, Richard Nixon, quien, finalmente, alcanzó la Presidencia en 1968 frente un mediocre Hubert Humphry.

El debate en directo y por televisión fue fundamental para que los votantes conocieran de primera mano a sus candidatos. Desde entonces son clave en cualquier tipo de elecciones.

Es cierto que las elecciones al Colegio de la Abogacía de Madrid no son las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, o de cualquier otro país. Pero son también elecciones políticas, aunque correspondan a una corporación de derecho público, con casi 77000 colegiados; la más importante de Europa. Con una gran influencia jurídica y sociopolítica .

Pues bien, ¿qué pueden temer los candidatos que eluden el debate de Confilegal pese a la importancia e influencia del medio?

¿INSEGURIDAD EN LOS CANDIDATOS QUE NO QUIEREN DEBATIR?

Desde luego, lo primero de todo es pensar que son inseguros frente a los demás candidatos. Y ello por cuestiones indiciariamente  incómodas para ellos, como pueden ser las siguientes.

En primer lugar, por su no dimisión previa a las elecciones, como dispone el artículo 79.3 del Estatuto General de la Abogacía, de 2021, como si hizo diligentemente el candidato Juan Gonzalo Ospina. Sus candidaturas –las cuatro de Eugenio Ribón y la de Raúl Ochoa– fueron impugnadas fundadamente por los candidatos Ángeles Chinarro y Miguel Durán.

La Comisión Electoral invalidó ambas impugnaciones. Una decisión que va a acabar, según informó Durán, en los tribunales de lo contencioso-administrativo. Lo que, de facto, ha puesto una espada de Damocles sobre el futuro de cualquiera de los dos candidatos si ganaran.

Quizás teman enfrentarse a ese tema en un debate libre y por ello solo quieren acudir al que convoque el Colegio, con un formato favorable.

En segundo lugar, y de otro lado, deberian explicar por qué no han hecho ni propuesto desde la Junta cosas que ahora prometen. En especial en lo relativo al turno de oficio, pese a que uno de los candidatos, Ribón, fue apoyado en la elecciones anteriores por la asociación Altodo.

¿Acaso querrá eludir el debate con Begoña Trigo cuya candidatura la componen 13 abogados del turno de oficio, de los 14 que la componen?

¿Estarán dispuestos a exigir más asignación económica al Estado y a la Comunidad de Madrid para un pago y reparto justo del trabajo de los abogados del turno de oficio ?

Y en tercer lugar hay otros temas muy  importantes, como la transparencia total en todos los ingresos, gastos y contrataciones del Colegio como, por ejemplo, una explicación sobre los viajes pagados de personal del Colegio, dietas , eventos o mayor apertura a prestar a los abogados que lo deseen  los diversos  servicios de asistencia jurídica como, por ejemplo, el penitenciario, acotados y controlados por algunos con carácter cuasi funcionarial o en lo relativo a la comisión disciplinaria, etcétera.

En definitiva las elecciones al ICAM ganarán legitimidad si todos los candidatos acuden no a un debate oficial sino a los debates libres y abiertos. Desde luego todos los candidatos ganarían en credibilidad. El de Confilegal es el miércoles a las 19.30. A través de Youtube. Todavía queda tiempo para rectificar. Para utilizar la inteligencia. O no.

Otras Columnas por Manuel Álvarez de Mon Soto:
Últimas Firmas
  • Opinión | «La Guerra de Charlie Wilson» en Afganistán: Una decisión cuyas consecuencias aún sacuden la geopolítica actual
    Opinión | «La Guerra de Charlie Wilson» en Afganistán: Una decisión cuyas consecuencias aún sacuden la geopolítica actual
  • Opinión | Los pactos de socios, pilar fundamental en sociedades de reciente creación
    Opinión | Los pactos de socios, pilar fundamental en sociedades de reciente creación
  • Opinión | En torno al nuevo criterio del Supremo sobre el delito de falsedad documental por simulación
    Opinión | En torno al nuevo criterio del Supremo sobre el delito de falsedad documental por simulación
  • Opinión | En defensa de la independencia del CGPJ: no todo vale
    Opinión | En defensa de la independencia del CGPJ: no todo vale
  • Opinión | Procuradores: Orgullosos de nuestros 450 años de historia
    Opinión | Procuradores: Orgullosos de nuestros 450 años de historia