Rodríguez Arribas no entiende la escandalera que se ha armado sobre la decisión del TC: ‘Hubo normalidad democrática’
Rodríguez Arribas no comprende las críticas al TC, que incluso se han hecho sin esperar siquiera a conocer la argumentación del órgano de garantías, pues lo que hizo ayer fue simplemente notificar la resolución. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

Rodríguez Arribas no entiende la escandalera que se ha armado sobre la decisión del TC: ‘Hubo normalidad democrática’

El vicepresidente emérito del Tribunal Constitucional destaca que el uso de un recurso reconocido en el ordenamiento jurídico no es por sí mismo acreedor de ningún reproche
|
20/12/2022 13:55
|
Actualizado: 20/12/2022 14:36
|

Ramón Rodríguez Arribas, exmagistrado del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional (TC), del que es vicepresidente emérito, no comprende «la escandalera que se ha armado» con la decisión del órgano de garantías de suspender de forma urgente la tramitación parlamentaria, ya en el Senado, de las dos enmiendas por las que se modifica la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) y la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (LOTC), al admitir las medidas cautelarísimas solicitadas por el PP en su recurso contra dichas enmiendas.

«Hubo normalidad democrática», sentencia.

Rodríguez Arribas señala que el Tribunal resolvió ayer, en el curso de un recurso de amparo, unas medidas cautelarísimas que se habían pedido expresamente, y hace hincapié en que «eso es el funcionamiento normal de una institución como el Tribunal Constitucional, que es un órgano de tipo jurisdiccional, aunque no forma parte del Poder Judicial en España».

También se pregunta cómo es posible que se esté insultando a quienes hacen uso de sus derechos interponiendo un recurso que el propio ordenamiento jurídica les otorga.

«Han hecho uso de las facultades que le confieren la propia Constitución y la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional y para algunos parece que es un poco menos que un crimen», manifiesta.

Además, recuerda que estamos al principio del proceso y queda por ver si el Tribunal finalmente da la razón o no al recurrente.

«Lo que ha hecho el Tribunal es que, para evitar que se consume la posible vulneración del derecho fundamental de participación política de los diputados del Grupo Parlamentario Popular, ha tomado una decisión provisionalísima de decir ‘de momento no hagan ustedes nada que voy a estudiarlo. Después abre la pieza de suspensión en la que escucha a todo el mundo y cuando proceda, en plazo breve, ratifica o rectifica lo que ha acordado con urgencia, y posteriormente entrará en el fondo del asunto en lo referente a si se vulneraron o no los derechos fundamentales de los recurrentes», aclara Ramón Rodríguez Arribas.

«Cuando se reacciona a los cinco minutos y despotricando es porque lo que digan los jueces desde el punto de vista del Derecho no les importa, sino ganar o perder»

Por tanto, no comprende las críticas al TC, que incluso se han hecho sin esperar siquiera a conocer la argumentación del órgano de garantías, pues lo que hizo ayer fue simplemente notificar la resolución.

Todavía no conocemos los argumentos jurídicos por los cuales considera que ha hecho bien.

En opinión del magistrado emérito del Constitucional, «para hacer un análisis jurídico, lo mínimo que habría que hacer sería esperar a que se pronuncie el Tribunal y se conozcan los votos particulares de los magistrados discrepantes».

Pone el foco en que «cuando se reacciona a los cinco minutos y despotricando es porque lo que digan los jueces desde el punto de vista del Derecho no les importa, sino ganar o perder».

«Antes de conocer los argumentos del tribunal ya censuran su resolución simplemente porque han perdido. Eso en el campo del Derecho es desastroso y revela la poca fe que se tiene en el ordenamiento jurídico y en las instituciones», concluye Rodríguez Arribas.

En una reciente entrevista en Confilegal ha declarado que «hemos llegado a un punto en el que las ideologías están por encima hasta del sentido común» y que «ese es el camino del caos».

El vicepresidente emérito del TC señala que «se está debilitando al Estado» y que «en algunos aspectos casi se le está desarmando ante la posibilidad anunciada de que se repitan hechos que podrían ser constitutivos de un auténtico golpe a la democracia».

Noticias Relacionadas:
Lo último en Mundo Judicial