La empresa puede cubrir necesidades temporales a tiempo completo y/o parcial con trabajadores excedentes voluntarios que hayan solicitado su reingreso
La trabajadora de este caso está contratada en el centro comercial Albacenter, de Albacete, en la empresa Cecosa Hipermercados, que es propiedad del grupo vasco Eroski.

La empresa puede cubrir necesidades temporales a tiempo completo y/o parcial con trabajadores excedentes voluntarios que hayan solicitado su reingreso

|
26/7/2023 06:31
|
Actualizado: 26/7/2023 10:58
|

La cuestión que se dirime en esta esclarecedora resolución de fecha 24 de mayo de 2023 (la 376/2023), del que es ponente Ángel Blasco Pellicer, magistrado de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, consiste en determinar si la reincorporación de una persona trabajadora, excedente voluntaria, a través de un contrato a tiempo parcial, constituye una novación de su anterior contrato a tiempo completo o, por el contrario, mantiene su derecho a la reincorporación a jornada completa cuando exista vacante.

Como bien indica la sentencia, suscrita por los magistrados Antonio V. Sempere -presidente-, el mencionado Blasco Pellicer, Sebastián Moralo e Ignacio Garcia-Perrote Escartín, el principal problema que plantean las excedencias voluntarias resulta ser el reingreso, en este caso en la mercantil Cecosa Hipermercados, S.L., cuya matriz es el Grupo Eroski.

En este caso en cuestión, la empleada era una trabajadora, con categoría profesional de vendedora de frescos, que tenía una antigüedad que se remontaba al 1 de diciembre de 2000 en el Centro Comercial Albacenter, de Albacete.

El 20 de diciembre de 2007 solicitó una excedencia voluntaria de tres años, que la empresa concedió.

Cuando decidió volver, las cosas se pusieron difíciles. Porque en 2010 solicitó su reincorporación tres veces; dos veces en 2011; dos veces en 2012; tres veces en 2013; y cuatro veces en 2014.

En todas, la empresa se lo negó, lo que dio lugar a la interposición de varias demandas por parte de la trabajadora.

En 2015 Cecosa Hipermercados le ofreció un puesto de trabajo de 16 horas semanales de lunes a domingo, que no aceptó. En 2016 le hizo un nuevo ofrecimiento, el de una plaza en la sección de frutería con jornada anual de 1373 horas divididas en 30 horas semanales. Que también rechazó.

En 2017, la empresa le hizo una tercera: cubrir una plaza de jornada anual de 1190 horas, de 26 horas semanales, que fue aceptada por la trabajadora recordando que ello no suponía la renuncia a su expectativa de un reingreso con contrato a jornada completa.

La empresa contestó aclarándole que la aceptación de la oferta suponía el agotamiento de su derecho a reingreso. A lo que la trabajadora contestó reiterando que su aceptación no suponía la renuncia a ese derecho.

Y ese es el meollo de la cuestión que resuelve la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, después de que la trabajadora y Cecosa Hipermercados interpusieran sendos recursos de casación para unificación de doctrina aduciendo una disparidad entre la sentencia de suplicación (equivalente a apelación en otras jurisdicciones) de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha y dos, uno de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco y otra del TSJ de Cataluña.

La trabajadora denunció infracción del artículo 46.5 del Estatuto de los Trabajadores (ET) y el artículo 38 del Convenio Colectivo de Grandes Almacenes, solicitando la revocación de la sentencia recurrida y el mantenimiento de la sentencia de instancia.

La empresa solicitó la revocación total de ambas sentencias, de la del Juzgado de lo Social 3 de Albacete y la del TSJCLM y y la desestimación integra de la demanda por entender que se ha producido una novación contractual, denunciando al efecto, infracción de los artículos 12.4.e) y 46.5 ET, así como el artículo 40 del referido
Convenio.

El Ministerio Fiscal informó solicitando inadmitir el recurso de la trabajadora por falta de contradicción y sobre el de la empresa estimó que debió ser desestimado.

SI NO HAY VACANTE DE IGUAL O SIMILAR CATEGORÍA NO PUEDE REINGRESAR, AUNQUE EL VÍNCULO PERMANECE

Tras analizar las tres sentencias, el Supremo concluye que si la empresa no tiene vacante de igual o similar categoría, el trabajador no puede reingresar pero el vínculo contractual se mantiene suspendido de suerte que el trabajador adquiere un derecho preferente a reingresar en la empresa con motivo de la primera vacante que se produzca.

Solo si en el momento de la solicitud de reingreso, el empresario, directa o indirectamente, deja claro que no reingresará nunca al trabajador o que entiende que ya no tiene derecho al reingreso, estaremos en presencia de un despido, quedando ambas partes a las consecuencias normales de la calificación que judicialmente se hiciese de dicho despido.

Si, por el contrario, la empresa no niega el derecho al reingreso del trabajador, sino que lo admite y se limita, por tanto, a denegar el reingreso en el momento de la solicitud por inexistencia de vacante, no habrá despido.

El trabajador podrá ejercitar una acción judicial declarativa solicitando el reingreso.

En el proceso subsiguiente la clave será la prueba sobre la existencia o inexistencia de vacante, de forma que si se prueba que no existía, el trabajador verá desestimada su demanda.

Si, en cambio, acredita que existía vacante de igual o similar categoría el juez concederá al trabajador el derecho al reingreso.

Así las cosas, si el trabajador tenía la condición de indefinido con anterioridad a la excedencia, la vacante que debe ofrecérsele es aquélla que conlleve la misma situación contractual.

PERO LA EMPRESA PUEDE OFRECERLE UNA VACANTE TEMPORAL

Ello significa que si la empresa no tiene vacantes de puestos indefinidos puede ofrecerle una vacante temporal, que el trabajador puede aceptar o rechazar.

Si la acepta, ocupará el puesto temporal y, a su finalización el contrato anterior no se extingue sino que se mantiene suspendido con un derecho preferente al reingreso en la primera vacante que se produzca. Igualmente, el trabajador podría no aceptar la vacante temporal y continuar excedente manteniendo su derecho al reingreso en la primera vacante que se produzca.

Lo mismo ocurre cuando la empresa que no tiene vacantes a tiempo completo ofrece al excedente una vacante a tiempo parcial; el trabajador será libre de aceptarla o no; en ambos casos mantiene su derecho a que se le reincorpore en una vacante a tiempo completo.

Así lo puso de relieve la sentencia del Tribunal Supremo de 12 de febrero de 2014 donde se estableció que el trabajador excedente tiene preferencia al reingreso frente a otros trabajadores de su misma categoría que hayan visto convertido su contrato de trabajo temporal y/o a tiempo parcial en otro indefinido y/o a jornada completa tras producirse la solicitud de reingreso.

Es cierto que la transformación de los contratos no supone el acceso de personal externo a la empresa, pero también lo es que evidencia la existencia de necesidad de mano de obra permanente y de las características del actor.

LOS TRABAJADORES TEMPORALES Y/O A TIEMPO PARCIAL NO TIENEN DERECHO PREFERENTE AL DEL EXCEDENTE

Por lo tanto, no cabe aceptar que los trabajadores temporales y/o a tiempo parcial tengan un derecho preferente al del propio excedente, en tanto la obligación de la empresa de reincorporarle había nacido ya en el momento en que, solicitado el reingreso, aparecen necesidades que han de cubrirse con otros trabajadores.

Alfredo Aspra, abogado laboralista y socio de Labormatters Abogados explica que “la excedencia voluntaria es una suspensión del contrato de trabajo atípica. De hecho, como bien ha dictaminado nuestro Alto Tribunal en su resolución de 21 de enero de 2010, la Empresa puede disponer del puesto que el excedente deja libre, bien amortizándolo mediante la reordenación de los cometidos laborales que lo integran, bien contratando a un trabajador con carácter indefinido».

«Por otro lado, y como resuelve la resolución comentada, es perfectamente posible que una Compañía ofrezca/cubra con un puesto de trabajo temporal y/o a tiempo parcial a un trabajador excedente indefinido con un contrato a tiempo completo, que hubiera manifestado su solicitud de reingreso sin que ello, por sí mismo y cuando se dieran las condiciones oportunas, suponga la renuncia de dicho empleado a ocupar una posición con similares condiciones contractuales de las que gozaba con carácter previo a iniciar su situación de excedente voluntario», añade.

Y recuerda que: “Otra cuestión será si con ocasión de dicha reincorporación se suscribe entre las partes una novación contractual vía artículo 12.4.e) del Estatuto de los Trabajadores, en cuyo caso, además, la transformación de la jornada ha contado con el consentimiento y, por ende, constituiría a todos los efectos el régimen contractual definitivo que vincularía al trabajador con la compañía”.

Alfredo-Aspra
Alfredo Aspra, abogado especializado en asesoramiento jurídico-laboral, es socio director de la firma Labormatters Abogados.
Noticias Relacionadas:
Lo último en Tribunales