PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

José Manuel Maza ya es fiscal general del Estado

Luis Navajas, teniente fiscal del Tribunal Supremo, padrino de Maza, imponiéndole el escudo de fiscal general del Estado en la sesión solemne que tuvo lugar hoy en el Salón de Plenos del Tribunal Supremo. FGE.
|

El magistrado del Tribunal Supremo, José Manuel Maza, ya es fiscal general del Estado después de tomar posesión de su cargo en el acto formal que se celebró en el Salón de Plenos del Alto Tribunal al filo de las 13 horas y que duró apenas seis minutos.

Maza eligió como padrino al teniente fiscal del Tribunal Supremo, Luis Navajas -número 2 de la Fiscalía-.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Bajo la presidencia del presidente del máximo órgano jurisdiccional de la Justicia, Carlos Lesmes, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, la Sala de Gobierno, la totalidad de los magistrados y fiscales del Supremo, las cúpulas judicial y fiscal, todos los fiscales de Sala y fiscales superiores y la presencia de la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, el presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, y el director del Centro Nacional de Inteligencia, Félix Sanz Roldán, Maza repitió, una vez más, un rito centenario al que algunos expertos encuentran reminiscencias “masónicas”.

Después de que el secretario de Gobierno, Tomás Sanz, leyera el nombramiento publicado en el Boletín Oficial del Estado, rubricado por el Rey Felipe VI, el presidente Lesmes indicó a Navajas que fuera a buscar a su “apadrinado”, José Manuel Maza, que esperaba fuera de la Sala, ataviado con su toga forense, a la que le había quitado el escudo de magistrado del Supremo, y vestido con un frac.

Navajas llegó a la puerta y desde ese momento, recorrieron juntos, apenas 18 metros, la distancia hasta el lugar físico del tribunal.

PUBLICIDAD

Allí el teniente fiscal le impuso el escudo de fiscal general del Estado. Luego, Lesmes le invitó a “tomar asiento en señal de pertenencia” en el sillón reservado al máximo responsable de lo que en Iberoamérica conocen también como Procuraduría General del Estado.

A continuación, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial levantó la sesión.

PUBLICIDAD

Uno de los primeros en felicitar a Maza fue su antecesor en el cargo, Cándido Conde-Pumpido, compañero en la Sala de lo Penal. Después saludó a los miembros de la Sala de Gobierno y a Lesmes, para el que posó unos segundos para la cámara dándose la mano.

PUBLICIDAD

Después se produjo una larga cola de “felicitadores”, compañeros del Supremo, fiscales, vocales del CGPJ, presidentes de Tribunales Superiores de Justicia, magistrados de la Audiencia Nacional, abogados, amigos.

El “besamanos”, otra forma de llamar a la cosa -que nadie encuentre nada peyorativo-, se prolongó durante casi 45 minutos. Hay que reconocer que Maza es una persona muy sociable y muy bien relacionado.

El nuevo fiscal general del Estado prometió ayer su cargo ante el Rey Felipe VI tras ser nombrado por el Consejo de Ministros, tras pasar la comparecencia preceptiva ante la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados y tener el informe positivo del CGPJ.

José Manuel Maza nació en Madrid en 1951. Ingresó en la Carrera Judicial en 1975 y en la Fiscal en 1978, donde fue el primero de su promoción, si bien comenzó ejerciendo como abogado y como letrado de la Red Nacional de Ferrocarriles.

Fue magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid hasta ocupar su puesto en lo Penal del Tribunal Supremo, en 2001, en sustitución de Adolfo Prego, que fue nombrado vocal del CGPJ.

PUBLICIDAD

Una de las primeras decisiones que tendrá que afrontar el nuevo fiscal general del Estado es la ratificación o nuevo nombramiento de 33 puestos de fiscales, tal como explicábamos hoy en Confilegal.