Confilegal
¡Ya está bien de abusar de la libertad de expresión para tratar de justificar el independentismo!
Pintada a la que se refiere el autor de esta columna, Javier Borrego. elnacional.cat.
Firmas

¡Ya está bien de abusar de la libertad de expresión para tratar de justificar el independentismo!

Javier Borrego
7 enero, 2017

Ocho y cuarto de la mañana. Estación Avenida de América del metro madrileño, concurrida como siempre. Pasajeros que vienen por la línea 7 hacen trasbordo para coger la línea 6 o Circu­lar.

publicidad

Les esperan unas empinadas escaleras, 57 peldaños. Antes de subirse a la escalera mecánica, ya oyen un violín. La música, tan agradable, se acerca a medida que se sube.

Y aparece una pareja mayor, él toca ensimismado el violín y su mujer, también sentada en un taburete y con los labios pintados, está pendiente de pasar las páginas de la partitura sobre el atril.

Una hermosa escena bajo tierra, estimulante a esa hora temprana.

Pero ese martes 13 de diciembre, por algo que había leído en el trayecto, y recordando que un día él me contesto que eran de «Hungaria», una tristeza irritada me invadió.

publicidad

Había leído lo que había ocurrido tras la detención por los Mossos d’Esquadra de cuatro antisistema, algunos militantes de la Candidatura de Unidad Popu­lar, conducidos ante la Audiencia Nacional para su comparecencia por no atender previos requerimientos.

Debían declarar en un procedimiento por injurias al Rey tras la quema de fotos de Felipe VI el último 11 de septiembre.

publicidad

Inmediatamente, miembros destacados de la Candidatura empiezan a criticar la actuación de la Policía autonómica y a exigir groseramente la dimisión del conseller de Interior del Gobierno autonómico catalán, Jordi Jane, del Partido Demócrata Europeo Catalán, antigua Convergencia.

En la sede de este partido en el distrito barcelonés de Horta-Guinardo, se ha hecho una pin­tada: una horca dibujada (sí, una horca, un palo vertical rematado por uno horizontal, del que cuelga un nudo corredizo, a enrollar en el cuello a los condenados a muerte).

La pintada

Dos nombres en mayúsculas (las mayúsculas en el lenguaje callejero y en la Red se usan como gritos), Jordi Jane y Marta Pascal.

La pintada ya es suficientemente expresiva, pero para sus autores intelectuales, si es que tienen intelecto quienes jalean a los instrumentales, ha de expresar mas odio, intentar dar terror.

Y también con mayús­culas escriben debajo de los nombres: “Ho pagareu” (lo pagareis).

La Candidatura antisistema inicia una campaña con el lema “Ni rei ni por. Desobeïm” (Ni rey ni miedo. Desobedecemos).

Un diputado de la Candidatura afirma: “Las pintadas son una provocación. Sobredimensionarlas, un error”.

Desde el derecho a la libertad de expresión: quienes hacen esas pintadas, animan a ellas o pretenden minimizarlas, no están ejerciendo la libertad de expresión.

En absoluto.

Tampoco están sobrepasando los límites que el artículo 10, párrafo 2, del Convenio Europeo de Derechos Humanos, impone a la libertad de expre­sión.

Es discurso de odio

Es más, sobrecogedoramente, mucho más grave.

Es discurso de odio en estado puro.

Y para el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el discurso de odio es un abuso del derecho, rotundamente prohibido por el artículo 17 del Con­venio: algunos reclaman libertad de expresión para negar a los que no piensan como ellos todos los derechos y libertades, incluyendo el de­recho de vivir.

¡Que bestial ese “lo pagareis”!

Los demócratas estamos con todas las consecuencias con el Sr. Jane y la Sra. Pascal.

Hace 24 años el Tribunal de Estrasburgo ya decía que los límites de la crítica admisible son mas amplios en relación con el Gobierno que con un simple particular.

Pero se olvida que esa misma sentencia Castells ya afirmaba que es lícita para las autoridades del Estado la adop­ción, en su condición de garante del orden pú­blico, de medidas, incluso penales, de reacción frente a acciones difamatorias sin fundamento o de mala fe.

Campaña tras las detenciones, declaraciones seudopolíticas anticipan y acompañan la pintada.

Y esa pintada “es una llamada a una venganza sangrienta que despierta los instintos primarios y conduce a una mortífera violencia”.

Esa pintada “atiza el odio contra los señalados, y les expone a un eventual riesgo de violencia física”.

“Es cierto que los políticos que han hablado no han participado (que se sepa) en las pintadas. Pero es igualmente cierto que ellos han proporcionado a los autores un soporte para atizar la violencia y el odio”. (Sentencia de 8 julio de 1999).

Ya esta bien del abuso del derecho a la libertad de expresión para intentar justificar un independentismo que, en el caso de la Candidatura, es un objeti­vo transitorio para culminar su finali­dad antisistema.

Detenciones de acuerdo con la ley catalana

Mi admirado Pío Cabanillas me enseñó que en español amabilidad y debilidad suenan igual, y que muchos simples, si eres amable y no gritas, etc., creen que eres débil.

Para evitar toda confusión: ¡YA ESTA BIEN de este abuso!’

Por cierto, las detenciones judiciales practicadas por los Mossos d’Esquadra vienen impuestas no desde Madrid, sino por la propia ley catalana, en este caso por el artículo 12, tercero de la Ley 10/1994, de 11 de julio, de la Policía de la Generalidad de Cataluña, al desarrollar las funciones de policía judicial que con­forme al Estatuto de Autonomía y a la Constitución corresponde a los Mossos d’Esquadra.

El violinista del metro y su mujer, húngaros, me recordaron la «Terror Haza», en la Avenida Andrassy, número 60, de Budapest.

Este museo de las atrocidades del totalitarismo húngaro, primero fascista y luego comunista, es inquietante y no se puede olvidar.

En la contraportada del libro de la «House of Terror” aparece una cita de un español, Baltasar Gracián: “Nada hay más peligroso que la verdad, es una lanceta del corazón. Es tan difícil decir la verdad como ocultarla”.

Frente al negacionismo de la verdad, practicado por los peligrosos totalitarismos, decir la verdad y preguntar:

¿Hasta cuando van a abusar de nuestra paciencia como sociedad los que propagan el discurso del odio?

¿Hasta cuando lo vamos a soportar?

P.S.: El violinista y su mujer se colocan fren­te a un cartel de la línea Circular. No de cualquier otra.

Ellos han vivido trayectos con ho­rribles estaciones término. La línea Circular no tiene estación final, toda ella discurre en la democracia garantizada en España por la Consti­tución.

NOTA: Este artículo fue publicado originalmente en el diario ABC. Por la importancia de la reflexión y la relevancia de la figura de Javier Borrego, sin duda uno de los magistrados españoles más brillantes que han servido en el Tribunal Europeo de Derecho Humanos, la reproducimos en Confilegal.

Javier Borrego

Javier Borrego

El autor es abogado del Estado jefe en el Tribunal de Cuentas y exmagistrado del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.


Leave a Reply

5 Comments on "¡Ya está bien de abusar de la libertad de expresión para tratar de justificar el independentismo!"

avatar
Sort by:   newest | oldest | most voted
Luis Manzanera
Guest
Luis Manzanera
Pero Javier Borrego antes que juez del Tribunal Europeo propuesto por Michavila fue Abogado del Estado Español ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, es decir, defensor de los intereses del Estado. En sus escritos de abogado del Estado se ha distinguido por su agresividad. Es un hombre muy visceral. Critica a los nacionalistas catalanes pero él es un furioso nacionalista español. Cuando descalificó a sus compañeros de la Corte Europea por la sentencia que anulaba la doctrina Parot los jueces de Estrasburgo sintieron verguenza por haberle tenido de compañero, dadas las descalificaciones que hizo con el tribunal del que… Read more »
Carlos Berbell
Admin
Estimado amigo Manzanera, El señor Borrego no fue Abogado del Estado español ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, sino magistrado en dicho tribunal de garantías. Fue elegido el 29 de abril de 2003 por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. La elección se produjo en primera votación. Del total de 150 votos emitidos, Borrego, primero de los tres candidatos del Gobierno español, obtuvo 131 a su favor. Es cierto que Borrego fue abogado del Estado-jefe ante los órganos internacionales de derechos humanos desde 1990,pero también es cierto que entre 2003 y 2009 fue magistrado del máximo tribunal de… Read more »
Rafael Vázquez
Guest
Rafael Vázquez
Como siempre…los “patriotas” me hielan el corazon, ¿ porque sera que siempre se consideran en la “obligacion” de defender “la patria” los que se viven “legal” o “ilegalmente” de ella ? No confundan Churras con Merinas las frases verbales, escritas o en morse no son mas que eso palabras que se las lleva el viento. La radicalidad solo encuentra sentido bien en la falta de razones o en la negativa de la evidencia de las mismas, Un pueblo es un pueblo, una nacion es una nacion por la voluntad democratica de sus habitantes, NADA ES INMUTABLE y si un pueblo,… Read more »
Carlos Berbell
Admin

Como le decía antes, es su opinión. Que bien que pueda expresarla en libertad, como aquí.
Un saludo.

Javier Marco
Guest
Javier Marco
Javier Borrego tergiversa deliberadamente el concepto de “discurso de odio” para atacar al nacionalismo y al independentismo catalán como posición política, negándole el derecho a expresarse, por ser producto de un nacionalismo diferente al que él profesa. El discurso de odio es, efectivamente, un concepto relativamente nuevo, incorporado recientemente a nuestro sistema penal. El elemento básico del discurso de odio como ilícito penal es que establece límites a la libertad de expresión. Por este motivo, hay sistemas jurícos como el de EEUU, que lo rechazan de plano , por cuanto la Primera Enmienda a la Constitución consagra el principio de… Read more »
wpDiscuz


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR

Suscríbete al Newsletter

Recibe nuestras últimas novedades en tu email
Al pulsar "Enviar" aceptas nuestros términos de Política de privacidad