PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El etarra ‘Txeroki’, juzgado hoy por el intento de asesinato de una periodista

CON UN PAQUETE BOMBA'Txeroki' dirigía el aparato militar de ETA cuando fue detenido en Francia en noviembre de 2008.
| | Actualizado: 02/07/2018 11:33

El exjefe militar de ETA Garikoitz Aspiazu, alias ‘Txeroki’, volverá a sentarse este lunes en el banquillo de la Audiencia Nacional, por el supuesto intento de asesinato de la delegada de Antena 3 en el País Vasco María Luisa Guerrero. La Fiscalía pide casi 20 años de cárcel para el etarra.

‘Txeroki’ cumple prisión en el país galo, pero a principios de año fue trasladado a España para ser juzgado por diversas causas pendientes. Entre ellas, este supuesto intento de asesinato que llevó a cabo el comando K Olaia en enero de 2002, con el que ETA volvió a poner en la diana a los medios de comunicación.

Según relata el Ministerio Público, los etarras ‘Txeroki’, Arzalluz Goñi y Mendizábal Múgica enviaron al domicilio de María Luisa Guerrero, en Leioa (Vizcaya), un paquete con explosivo con el objetivo de «asegurar el resultado letal, evitando toda defensa por parte de la víctima».

Contenía 230 gramos de dinamita-goma, una cantidad capaz de hacer saltar por los aires el edificio entero. Simulaba ser de la asociación empresarial Confesbank y lo entregaba la empresa S.L.T.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Se entregó en la dirección de Guerrero el 17 de enero de 2002. María Luisa Guerrero no estaba en su domicilio, se encontraba en una reunión de trabajo en Vitoria. Fue su madre, María Jesús Martínez, quien recogió el paquete. Estaba junto a su otra hija y las dos hijas de ésta, una recién nacida y la otra de tres años.

Cargaba a la bebé cuando abrió la puerta y la nieta mayor quiso abrirlo.

La caja estaba lista para estallar al ser abierta. «Para asegurarse el resultado letal, -el mecanismo- se accionaba por un sistema de tracción de apertura de la caja», detalla el escrito de la fiscalía, que le imputa un delito de asesinato terrorista en grado de tentativa.

Afortunadamente, no llegó a explotar. El paquete bomba fue desactivado por personal especializado de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

PUBLICIDAD

Sobre las 17.30 horas, su madre la llamó por teléfono para contarle que había recibido un paquete. «Déjalo lo más alto que puedas y salid corriendo de allí», contestó la periodista sobresaltada.

La banda terrorista la había puesto a ella y a su padre, Antonio Guerrero, que entonces era director de El Correo, en la lista de los «txakurras -perros- de la pluma». Así se lo comunicó Interior el 18 de septiembre del 2000. Desde entonces llevaba escolta.

El fiscal pide para ‘Txeroki’ una pena de 19 años, 11 meses y 29 días de cárcel. Además, solicita que indemnice a María Luisa Guerrero con 100.000 euros; a la hermana de ésta con 50.000; y a los herederos de la madre, que falleció en 2008, con otros 50.000 euros.

PUBLICIDAD

Tanto su madre como su hermana sufrieron secuelas psicológicas a raíz del suceso y precisaron tratamiento. De hecho, la hermana sigue con el trauma y no podrá comparecer en el juicio como testigo.

El fiscal también pide que se prohíba al etarra acercarse a menos de 50 kilómetros de la víctima y su familia, así como comunicarse con ellos por cualquier medio y vivir en Leioa durante diez años más del tiempo de la condena.

PUBLICIDAD

Los etarras Asier Arzalluz Goñi e Idoia Mendizábal Múgica ya fueron condenados por estos hechos a 20 años de cárcel.

Garikoitz Aspiazu, considerado como uno de los jefes más duros de ETA, fue capturado en Francia el 17 de noviembre de 2008. Entonces dirigía el aparato militar de la banda asesina.

Fue arrestado junto a Leire López Zurutuza en una casa de la localidad de Cauterets, en los Pirineos franceses, donde había sido objeto de seguimiento policial en los días precedentes durante una operación contra la cúpula de la banda terrorista.

PUBLICIDAD

OTROS DOS OBJETIVOS

Además de la delegada de Antena 3 en el País Vasco, los terroristas señalaron a otros dos periodistas como objetivo en el mapa de Bizkaia. En estos casos, el destino era Getxo. 

Los remitentes de los paquete bomba eran el vicepresidente del Grupo Correo, Enrique Ybarra, y el director de Radio Nacional en el País Vasco, Santiago Silván. Pero los terroristas también pincharon en hueso. Con ninguno lograron asesinar. No estallaron.

Tras ser detenido en Francia, ‘Txeroki’ se ha sentado otras dos veces en el banquillo de la Audiencia Nacional. Hace ya casi una década.

En junio de 2011 fue juzgado por primera vez en nuestro país por el envío del paquete bomba al vicepresidente del Grupo Correo. Quedó absuelto. Los jueces consideraron que no existían pruebas suficientes para condenarlo.

Pero un mes después fue sentenciado a 377 años de prisión por 20 delitos de asesinato en grado de tentativa, 18 años por cada uno y por un delito de estragos terroristas. Entre ellos, el intento de asesinado de la exteniente alcalde de Portugalete (Vizcaya) Esther Cabezudo (PSE) en febrero de 2002.