El Gobierno de Navarra tolera la ocupación del Palacio del Marqués de Rozalejo, luego no hay delito, según la Justicia
El Palacio fue desalojado el viernes por la mañana por la Policía Foral del Navarra; por la tarde fue ocupado de nuevo.

El Gobierno de Navarra tolera la ocupación del Palacio del Marqués de Rozalejo, luego no hay delito, según la Justicia

|
19/8/2018 06:15
|
Actualizado: 19/8/2018 02:11
|

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona, Edilberto Esteban, ha archivado la causa abierta por la ocupación ilegal del Palacio del Marqués de Rozalejo de la capital navarra.

El hecho Gobierno de coalición de Navarra, compuesto por GeroaBai, EH Bildu, Podemos e Izquierda Ezkerra, haya solicitado la suspensión de la orden de desalojo supone una tolerancia de la ocupación y, por lo tanto, los denunciado previamente, «la ocupación», no es constitutivo de delito. 

En consecuencia ha dejado sin efecto el auto anterior, que emitió el 16 de agosto en respuesta a la solicitud de desalojo presentada por el asesor jurídico-letrado de la Comunidad Foral.

Esta nueva petición del Gobierno de Navarra ha procedido de un escalón político -superior al técnico-: la consejera sustituta del Departamento de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, que ha argumentado que se ha producido un avance sustancia en el proyecto a desarrollar en el inmueble y para garantizar la efectividad de las medidas que se adopten y evitar previsibles alteraciones de orden público y garantizar el mantenimiento de la seguridad ciudadana.

“No puede considerarse que el uso actual del inmueble por personas distintas del propietario sea un mantenimiento contrario a la voluntad del titular», dice el magistrado en su auto.

«Tal voluntad contraria a la ejecución de la medida viene de hecho a legitimar, temporalmente pero con carácter indefinido, el uso al que el inmueble está siendo destinado por personas distintas del propietario por lo que no puede sino proyectarse sobre la valoración global de la conducta, en un principio considerada como indiciariamente típica y antijurídica, debiendo por tanto entenderse que también excluye la concurrencia del supuesto previsto en el inciso primero del artículo 245 del Código Penal pues no puede considerarse que el uso del inmueble suponga una ocupación sin autorización debida ante la posterior tolerancia expresa por parte del propietario”, añade.

El Palacio «ocupado» estaba lleno de consignas políticas. Google Maps.

Sin embargo, concluye el magistrado, en el supuesto objeto de investigación “la tolerancia a la ocupación que ahora se declara, aunque sea sobrevenida, resulta incompatible con el carácter coactivo de una ocupación”, lo que determina, dado el carácter fragmentario y subsidiario del Derecho Penal, que solo puede actuar como ultima ratio, que los hechos no puedan considerarse constitutivos de delito por lo que procede el archivo de las actuaciones.

La solicitud de desalojo planteada por el asesor jurídico-letrado de la Comunidad Foral, y en el que basó su orden el magistrado Esteban, contó con el visto bueno del informe de la División de Información de la Policía Foral de Navarra.

En el mismo se exponía «que los ocupantes del inmueble han realizado obras de acondicionamiento de los distintos espacios y obras de defensa para impedir o dificultar un eventual desalojo, desde un trípode y tubos de acero en el tejado hasta el sellado y bloqueo de accesos así como probables sistemas de defensa pasiva, concurriendo por ello riesgos de caída de personas al vacío o de objetos a la vía pública al tenerse constancia de que durante las obras en el tejado han quedado tejas sueltas y se ha roto alguna de ellas, riesgos estructurales por la realización de obras sin ningún tipo de supervisión técnica en un inmueble antiguo en deficiente estado de conservación y, por último, un riesgo cierto de incendio por las características de la instalación eléctrica y la carencia de sistema alguno de detección temprana de sobrecargas eléctricas y de humos y por la utilización de soldaduras eléctricas y otras herramientas sin las debidas condiciones de seguridad”.

Los ocupas fueron desalojados por la Policía Foral el viernes a la 10 de la mañana del Gaztetxe Maravillas, como denominan ellos al Palacio del Marqués de Rozalejo, que se encuentra en el casco viejo de Pamplona. Sin embargo, por la tarde, al filo de las 19.47, anunciaron, a través de un mensaje de Twitter, que habían vuelto a «reocuparlo».

Los antidisturbios de la Policía Foral de Navarra se encargaron de desalojar el Palacio ocupado. Twitter.

Los policías forales tuvieron que emplearse para llevar a cabo la orden judicial. Twitter.

 

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Tribunales