PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

‘Caso Alvia’: el segundo cargo de Adif investigado defiende que no tenía competencias en la puesta en servicio de la línea

Las declaraciones continuarán mañana y el viernes
|

El gerente del área de seguridad en la circulación del noroeste de Adif, Fernando Rebón Sartal, investigado en el caso Alvia ha defendido este martes ante el juez que instruye la causa, Andrés Lago Louro, que no tenía competencias en la puesta en servicio de la línea.

Así lo ha apuntado en declaraciones a los medios Manuel Alonso Ferrezuelo, letrado de la plataforma de víctimas del tren, quien ha explicado que la declaración de Rebón ha sido “bastante breve”, en donde ha afirmado que “no tenía competencias en lo tocante a la puesta en servicio de la línea”.

Rebón es el segundo cargo de Adif que está investigado en la causa, junto a Andrés Cortabitarte, quien fue director de Seguridad en la Circulación de Adif –si bien desde 2017 está reubicado en un puesto de libre designación en una subdirección de nueva creación–.

Así, Rebón solo ha contestado a preguntas del fiscal, juez y su abogado, por lo que el letrado de las víctimas ha lamentado no poder haber preguntado por “un tema vital”, como es la desconexión del sistema de seguridad a bordo, ya que “él sí ha reconocido que su labor sí era en cuanto a la seguridad una vez que estaba en marcha la vía”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Al respecto, Manuel Alonso señala que el reconocimiento de sus labores incluye la supervisión de la desconexión, y esta “no se hizo como está ya acreditado por todos los peritos”.

De este modo, apunta que “es verdad que en la documentación de puesta de funcionamiento de la línea no hay ninguna firma ni hay ningún documento” referido a Rebón. “A partir de ahí sí que podemos entender que quizás no la tenga (responsabilidad), ya veremos a ver y analizaremos toda la documentación”, ha agregado.

“Pero sí que entendemos que en cuanto a la desconexión sí tiene una responsabilidad porque él es el gerente de seguridad de esta zona de España; entendemos que se tenía que haber supervisado y analizado ese riesgo, tal y como ha dicho la ERA (Agencia Ferroviaria Europea) y distintos peritos, y no ha se ha hecho”, asegurado.

“Entiendo que sí que tiene responsabilidad en cuanto a este hecho, que fue vital a la hora del accidente”, ha dejado claro el abogado de las víctimas sobre la supervisión de la seguridad.

PUBLICIDAD

Adif no pidió analizar la seguridad de la curva de A Grandeira

Por su parte, un técnico de la unión temporal de empresas (UTE) de Thales y Dimetronic, que suministró la tecnología de seguridad de la línea Ourense-Santiago, ha ratificado que Adif no pidió analizar la seguridad de la curva de A Grandeira.

Según Alonso Ferrezuelo, este técnico ha reconocido, tal y como había expuesto la consultora pública Ineco en noviembre de 2017, que “el encargo de los riesgos que tenían que analizar eran hasta el kilómetro 84, no la totalidad de la línea”, ya que “el ERTMS no llegaba a la totalidad de la línea, solo hasta antes de la curva”.

De tal forma, la curva no se analizó “por parte de ellos ni por parte de Ineco” al incluir el sistema de seguridad ERTMS. “Entendemos que eso es importante, porque a raíz del cambio de proyecto eso fue lo que cambió y se quitó ese sistema hasta ese punto kilométrico”, ha remarcado.

PUBLICIDAD

El técnico, que trabaja como coordinador de seguridad en la actualidad en obras en líneas en las que participa Adif, ha entrado a valorar ante el juez “solo hasta donde le tenían contratado en la línea”. EP.

PUBLICIDAD