PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Segunda denuncia de la pareja gay agredida en Fuenlabrada que fueron insultados cuando salían ayer de los juzgados

El denunciado les siguió hasta la estación de cercanías de Fuenlabrada donde en julio se produjo la primera agresiónImagen de la pareja agredida este verano en una de sus visitas a la Comisaría de Policía.
|

Cuatro meses han mediado entre las dos denuncias de esta pareja gay contra su agresor, un joven de 24 años. Este martes acudieron a los juzgados de la localidad madrileña de Fuenlabrada donde estaba señalado su juicio por la primera agresión.

Pero lo que no se esperaban Y.A.T., de 23 años, y J.D.M., de 37 es que a la salida, otra vez en la estación de cercanías de Fuenlabrada Central, el denunciado, que presuntamente les siguió desde la sede de los juzgados, volviera a acometerles y les insultara.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Y ello, a pesar de que iban acompañados de dos representantes de la asociación LGTB ‘Arcópoli’ porque de no haber sido así “estamos seguros que nos hubiera agredido”, dicen las víctimas.

Según los hechos que se recogen en la denuncia presentada a la que ha tenido acceso Confilegal y que ocurrieron a las 13:00 horas del martes 6 de noviembre, la pareja al bajar las escaleras de la plaza del Ayuntamiento en la localidad de Fuenlabrada se encontraron de frente con el acusado que sacó el auto del juicio del pantalón y se lo mostró a la pareja mientras les decía cosas como: “Esto es lo que habéis conseguido, hijos de puta; sois unos mierdas, acosadores de niños, discapacitados, sois unos sinvergüenzas”.

En el trayecto hasta la estación de Fuenlabrada Central no paró de increparles y las víctimas se refugiaron en la cafetería de la estación.

PUBLICIDAD

Este suceso ha supuesto una recaída para uno de los miembros de la pareja que durante estos meses ha estado siguiendo tratamiento psicológico. Su visita a los juzgados ya le supuso una situación de elevado estrés.

Junto a esta segunda denuncia en la Comisaría de Policía, su abogado José María Garzón ha solicitado en el juzgado una orden de alejamiento.

PUBLICIDAD

“Tememos que pueda haber represalias y si antes teníamos miedo, ahora con más motivo”, comentan los agredidos.

PUBLICIDAD

Insultos y agresión

El origen se remonta al pasado 27 de julio, cuando el denunciado les insultó y agredió al grito de “maricones de mierda” y “escorias” cuando paseaban “tranquilamente” cerca de la estación de Renfe.

Uno de los agredidos fue diagnosticado de una lesión pareo occipital derecha e inflamación que le provocó vómitos y otalgia en el lado donde recibió un puñetazo, así como dolor cervical y mareo.

La vista oral de este martes por un delito de lesiones leves, tal como lo calificó la juez, quedó suspendida porque la defensa en un recurso de calificación ha pedido que la agresión, en la que hubo lesiones y maltrato de obra con “motivo homófobo”, sea vista como penal por delito de odio.

Como ha podido saber Confilegal, las diligencias de la Policía se abrieron por delito de odio al entender que la causa de la agresión es su homosexualidad.

“El inicio de las acciones que competan será una vez que se resuelva el recurso”, según explica su abogado José María Garzón.

PUBLICIDAD

Delito tipificado desde 2015

Solo en la Comunidad de Madrid, en lo que va de año se han producido en torno a 200 agresiones homófobas. Y eso teniendo en cuenta que nuestro ordenamiento jurídico incluye, expresamente, estas conductas en un nuevo tipo penal, tras la reforma del Código Penal, operada por la Ley orgánica 1/2015, de 30 de marzo.

Los delitos de odio tienen asociadas penas privativas de libertad en el caso de que se produzca fomento o la incitación al odio y a la hostilidad contra grupos o personas por su pertenencia a una determinada religión, etnia, origen, sexo, enfermedad u orientación sexual; la difusión de material que fomente o promueva dicho odio o violencia; la negación pública o el enaltecimiento de los delitos cometidos contra grupos o personas, por razón de su pertenencia a una determinada religión, etnia, origen, sexo, enfermedad u orientación sexual; o la humillación, menosprecio o descrédito  a las personas o grupos de personas.

Además, si este tipo de delitos se cometen a través de las redes sociales, las penas podrán ser impuestas en su mitad superior y se podrá acordar, tanto la retirada de dichos contenidos, como el bloqueo del acceso a una determinada página web.